TENDENCIAS

La gente comparte sus mejores anécdotas con actores en mitad de los escándalos sexuales en Hollywood

"No hay que olvidar que entre las estrellas de Hollywood también hay actos de bondad".

13/11/2017 18:57 CET | Actualizado 13/11/2017 19:58 CET
GETTY/AFP/GTRES
Robin Williams, Nicole Kidman y Danny DeVito.

Una ola de denuncias por acoso y abusos sexuales ha dinamitado Hollywood en las últimas semanas, dinamitando la imagen de toda una industria.

Entre tanta tempestad, y ansioso por escuchar alguna historia bonita, el artista Oliver Leach hizo un llamamiento público el pasado jueves para que la gente compartiera las experiencias positivas que hubieran tenido con algún famoso:

"Si pudierais contar alguna historia positiva sobre algún famoso, sería genial".

Por ejemplo, se preguntó si habría actores famosos repartiendo regalos de Navidad.

Oliver Leach le comentó a la edición estadounidense del HuffPost que es de agradecer que se ponga el foco de la crítica en los acosadores sexuales, pero que no hay que olvidar que entre las estrellas de Hollywood también hay actos de bondad.

Con su tuit, Oliver dio pie a algunas historias maravillosas, como la de la exactriz infantil Mara Wilson (Matilda, Señora Doubtfire), que dio a conocer los bonitos gestos de algunos de los actores con quienes compartió rodaje cuando ella pasó por una época complicada:

"Danny DeVito y Rhea Perlman me dejaron quedarme con ellos cuando mi madre estaba en el hospital para una operación de cáncer", tuiteó Mara Wilson.

Perlman y DeVito interpretaban a sus padres en la película Matilda. Poco después del rodaje, su madre falleció de cáncer de mama.

Mara Wilson compartió unos cuantos ejemplos más de su propia experiencia. También los fans tuitearon algunas historias, tanto bonitas como desternillantes.

Salma Hayek bailó con mi hermana pequeña en una fiesta, y Shannon Doherty también. La Spice Girl Melanie C jugó a cuatro en raya con ella. Lucy Liu fue tan amable y cariñosa conmigo cuando trabajamos juntas, cuando yo tenía 9 años, que se convirtió en uno de mis primeros flechazos.

Cuando estaba en el programa de Conan [O'Brien] (un tío genial también), Tom Hanks nos trajo a los más de 50 participantes comida de In-N-Out porque le pareció que teníamos hambre.

Mi amiga estaba en el súper a finales de los 90 llorando después de una discusión con su hermana y, de la nada, apareció Tyra Banks para consolarla.

Tyra y sus amigos le dijeron que no dejara que ningún tío la hiciera llorar así. Mi amiga estaba demasiado sorprendida en ese momento como para corregir el malentendido.

Denzel Washington me ayudó a bajar unos escalones en una obra cuando iba con muletas y Annie Clark (St. Vincent) es superguay. Es divertida, graciosa y cercana.

Me encontré con Emma Stone, Kal Penn y Darren Criss en una fiesta VIP. A Emma mi perro le pareció muy mono. Kal y Darren fueron muy cariñosos y Kal me dijo que ojalá él fuera periodista.

Robin Williams es el famoso más majo y comprensivo que he tenido el placer de conocer en persona. Le vi amenazando con darle una paliza a unos tíos que estaban acosando a una persona sin hogar hace seis años o así.

Al verme en un bar casi vacío, Nicole Kidman empezó a hablar conmigo durante media hora larga, y no sacó nunca a relucir que era famosa, simplemente hablamos de la vida, me preguntó cosas sobre mí y fue muy amable con la única intención de ser amable.

Conocí a @JohnWesleyShipp en una convención hace un par de años. Cuando le dije que mi madre llevaba décadas pillada por él, sugirió que la llamáramos por teléfono. Hablaron casi 10 minutos y mi madre sigue hablando de ello a día de hoy. Es uno de los hombres más amables que he conocido.

Woody Harrelson vino una vez al local de juegos de mesa en el que trabajaba y me preguntó amablemente si alguien podía jugar con él. Luego machacó a todos con los que jugó a Balderdash.

Y tú, ¿tienes alguna anécdota chula con algún famoso? Mándanosla a ayuda@huffingtonpost.es para que la incluyamos en la selección.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.