INTERNACIONAL

Trump y Duterte, que asegura haber matado a puñaladas a un hombre, colegas en Filipinas

El presidente de EEUU y su homólogo filipino muestran su sintonía: "Somos aliados".

13/11/2017 12:50 CET | Actualizado 13/11/2017 13:35 CET

Donald Trump ha exhibido este lunes en Manila su buena sintonía con Rodrigo Duterte, el controvertido presidente filipino que lleva a cabo en su país una sangrienta guerra contra el tráfico de estupefacientes y asegura haber matado a puñaladas a un hombre, cuando era adolescente.

Sentados uno al lado del otro, el presidente estadounidense y su homólogo filipino, de 71 y 72 años respectivamente, han aparecido muy distendidos, haciendo bromas al inicio de su primera reunión. "Somos aliados" de Estados Unidos, "somos un importante aliado" ha dicho Duterte.

Pero los dos presidentes han hecho pocas declaraciones ante los periodistas, ignorando en particular los temas sobre derechos humanos. La "guerra contra la droga" llevada a cabo con medios expeditivos por Duterte le vale, a nivel internacional, una oleada de críticas.

"Tenemos muy buenas relaciones" ha subrayado Trump, en esta reunión celebrada al margen de una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Luego, ha hablado del tiempo: "En Filipinas, el tiempo siempre acaba siendo bueno...".

En cambio, Trump —que termina en Filipinas una gira que lo llevó a cinco países de Asia— no dijo nada cuando se le ha preguntado por el tema de los derechos humanos. "No es una rueda de prensa, es una reunión bilateral" ha intervenido Duterte, sentado a su lado, sin corbata, antes de que los periodistas abandonaran la pieza.

EN 40 MINUTOS, NI UNA PALABRA SOBRE DDHH

El asunto de los derechos humanos "no ha sido tratado" durante la entrevista de 40 minutos entre Trump y Duterte, según el portavoz del presidente filipino, Harry Roque. Sarah Sanders, portavoz del ejecutivo estadounidense, ha asegurado por su parte que el tema ha sido tratado "brevemente".

Las relaciones entre Manila y Washington, países aliados unidos por un acuerdo de defensa, han sufrido vaivenes tras la llegada al poder en 2016 del populista abogado filipino.

Hace un año, durante una cumbre en Laos, el precedente presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anuló una entrevista con Duterte tras haber sido tratado por éste de "hijo de puta".

Duterte, que mantiene una alta popularidad en Filipinas, reivindica claramente su estilo y comentó hace algunos días cómo, a los 16 años, había matado a puñaladas a un hombre durante una "trifulca". Su entorno, sin embargo, sugiere que no hay que tomarlo al pie de la letra, ya que es un adepto de la "hipérbole".

Tanto para el caso de Filipinas como para otros países acusados de violar los derechos humanos, la administración Trump afirma que no permanece inactiva pero que prefiere la discreción más que las denuncias públicas.

"Rodrigo, quiero agradecerle su extraordinaria hospitalidad" dijo Trump, un poco más tarde, en torno a una mesa redonda, reflejando la complicidad entre los dos hombres, a diferencia de lo que ocurrió que el anterior inquilino demócrata de la Casa Blanca.

Duterte fue elegido en 2016 y prometió erradicar el tráfico de droga matando hasta 100.000 traficantes y presuntos adictos.

Desde su llegada al poder hace 16 meses, la policía anunció haber matado a 3.967 personas. Grupos de desconocidos mataron a 2.290 sospechosos en casos de droga. Miles de otras personas fueron ultimadas en circunstancias poco claras, según las cifras de la policía.

Filipinas organiza este lunes y martes una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

La creciente amenaza del grupo Estado Islámico en el sudeste asiático, y los esfuerzos por presionar al líder norcoreano Kim Jong-Un para que abandone sus ambiciones nucleares, deben centrar la agenda de esta cumbre en Manila.

"El terrorismo y el extremismo ponen en peligro la paz, la estabilidad y la seguridad de nuestra región, pues esas amenazas no conocen fronteras" dijo Duterte este lunes en su discurso de apertura de la cumbre.

Por otro lado, la llegada de Trump a Filipinas fue acogida por unos 2.000 manifestantes hostiles, según la policía, que portaban pancartas en las que se podía leer: "Trump go home".