INTERNACIONAL

El ejército toma el control en Zimbabue pero niega un golpe de Estado en contra de Robert Mugabe

El partido del actual presidente dice que está detenido y otros medios sostienen que se prepara para dimitir y busca una salida para su familia.

15/11/2017 11:11 CET | Actualizado 15/11/2017 11:11 CET
Philimon Bulawayo / REUTERS
Robert Mugabe, el actual presidente de Zimbabue, en una imagen tomada en Harare el pasado octubre.

El ejército de Zimbabue se ha hecho con el control del país pero, según los militares, el presidente Robert Mugabe, de 93 años, se encuentra "sano y salvo" y que su seguridad está garantizada. Los militares también han negado que sus acciones constituyan un golpe de Estado en contra de Mugabe, en el poder desde que Zimbabue se independizó de Reino Unido en 1980, lo que lo hace el presidente más viejo del mundo.

"Nuestro objetivo son criminales de su entorno, que están cometiendo crímenes y que están causando sufrimiento económico y social al país", dijo un general zimbabuense al leer una declaración transmitida en vivo por la televisión estatal, a la que los uniformados entraron por la fuerza. "Tan pronto cumplamos con nuestra misión, esperamos que la situación regrese a la normalidad", agregó el militar. Mugabe, sin embargo, todavía no se ha pronunciado ante estos hechos.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

En la declaración, el ejército no específico a quiénes se refería como objetivo de sus acciones ni de qué crímenes concretos se deben defender. Varias agencias, sin embargo, han informado de la detención del ministro de Finanzas, Chombo Among, aunque como toda la información en estos momentos, que procede de un caos de intereses partidarios, es poco fiable, destaca la BBC.

Según medios como Reuters, fuertes explosiones y disparos se han escuchado en las últimas horas en Harare, la capital de Zimbabue, en cuyas inmediaciones se vieron tanques de combate. Medios locales añaden que algunos trabajadores de la cadena ZBC fueron golpeados cuando los soldados entraron en el edificio, quienes les dijeron que "no debían preocuparse" ya que sólo estaban allí para proteger el lugar.

Horas antes de conocerse esta información, el embajador de Zimbabue en Sudáfrica, Isaac Moyo, también negó que se tratara de un golpe de Estado. Pese a ello, las embajadas de Estados Unidos y Reino Unido en Harare recomendaron a sus ciudadanos en el país permanecer en sus casas hasta nuevo aviso.

¿DETENIDO? ¿DIMITIDO?

La Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) -el partido que hasta ahora lideraba el presidente Mugabe- ha asegurado este miércoles que el mandatario y su familia están detenidos y que el nuevo presidente interino es el exvicepresidente Emmerson Mnangagwa.

"La pasada noche, la primera familia fue detenida y sus miembros están seguro. Tanto por la Constitución como por el bien del país, esto era necesario. Ni Zimbabue ni ZANU son propiedad de Mugabe ni de su mujer. Hoy empieza una nueva era y el camarada Mnangagwa nos ayudará a conseguir un Zimbabue mejor", ha asegurado en su cuenta de Twitter el partido gubernamental zimbabuense.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

La formación política que ha liderado Zimbabue durante las últimas décadas ha subrayado también que lo sucedido en las últimas horas "no ha sido un golpe de Estado" sino que ha habido "una decisión de intervenir" porque la Constitución "ha sido socavada". "El camarada interino Emmerson Mnagngawa será el presidente de ZANU PF, como establece la Constitución de nuestra organización revolucionaria", ha asegurado el partido hasta este martes liderado por Mugabe, indica Europa Press.

El partido ha asegurado, además, que lo que está viviendo el país es una transición "pacífica no sangrienta" y que la situación de Zimbabue es estable. "ZANU PF tiene su forma de solventar nuestros problema. La situación es estable y Zimbabue está abierto a los negocios. No ha habido un golpe de Estado", ha subrayado.

No obstante, hay rumores de que Mugabe está preparando su dimisión mientras negocia para que su mujer, Grace, salga del país ante la intervención militar, indica el canal de televisión sudafricano News24. Según este medio, que avanza que mañana por la tarde se hará un anuncio al respecto, el Ejército mantiene bajo su custodia a la familia presidencial y a su guardia.

DE DÓNDE VIENE LA CRISIS

La crisis se disparó cuando este martes el partido del presidente Mugabe acusó al jefe del Ejército de "conducta de traición" destinada a "incitar la insurrección", después de que el líder militar advirtiera que se tomarían "medidas correctivas" si continuaban las "purgas" de los miembros más veteranos del partido del gobierno.

En un comunicado, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico subrayó que "reafirma la primacía de la política sobre las armas" y calificó las palabras del militar, Constantine Chiwenga, de "sorprendentes" y calculadas para "perturbar la paz nacional y la estabilidad".

"Las fuerzas de defensa de Zimbabue permanecen como el principal depositario en lo que respecta a los logros de la lucha por la liberación. Y, cuando estos están amenazados, estamos obligados a tomar medidas correctivas", aseveró Chiwenga.

Sus declaraciones llegaron una semana después de que Mugabe, destituyera a su vicepresidente y veterano de guerra, Emmerson Mnangagwa, a quien muchos consideraban como su posible sucesor. Mnangagwa era hasta entonces uno de los aliados más antiguos de Mugabe, quien a sus 93 años ha gobernado el país desde hace 37 y es el jefe de Estado más viejo del mundo.

El ex vicepresidente fue acusado, al parecer por la esposa de Mugabe, Grace, de conspirar en contra del mandatario.

En un comunicado, Mnangagwa se quejó de que el partido haya sido "secuestrado". Tras su salida del gobierno, aseguró que había recibido amenazas y huyó a Sudáfrica. Esto permitió que la primera dama, Grace Mugabe, se posicionara como la clara favorita a suceder a su marido; que no llegó a pronunciarse al respecto.