POLÍTICA

Granados niega el chivatazo de un guardia civil: "No me dijo nada de ninguna cámara"

Reconoce que intentó averiguar si lo estaban investigando por su patrimonio.

15/11/2017 11:10 CET | Actualizado 15/11/2017 17:21 CET

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha negado hoy en el primer juicio del caso Púnica que el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino le diera el soplo de que le estaba investigando y ha asegurado que nadie le dijo "nada de si se había colocado una cámara" frente a las empresas de David Marjaliza.

"Este señor no me dice nada de que haya una investigación abierta contra mi ni contra nadie", ha asegurado Granados durante su interrogatorio en la Audiencia Nacional, en el que ha reconocido que tuvo un encuentro con Talamino -también acusado- el 5 de septiembre de 2014, en las fiestas de Valdemoro (Madrid), en el que le dijo que "había compañeros suyos trabajando" en la localidad.

Sin embargo, ha admitido que "este comentario tan inocuo" le causó cierta preocupación porque le sonó "a advertencia" porque podría relacionarse con las investigaciones vigentes sobre el patrimonio que tanto él como su exsocio David Marjaliza tenían en diversas cuentas de Suiza y que procedía de "actividades lícitas", según ha defendido.

Por eso llamó al también acusado José Luis Caro, guardia civil en excedencia y amigo de Talamino, para que lo intentase aclarar y él le dijo que le extrañaba que el agente le hubiese dicho esto y que estaría "borracho".

"Se lo pregunto porque es amigo de Talamino, no porque fuera guardia civil, si hubiera sido fontanero también se lo hubiera preguntado", ha dicho.

EFE
La Audiencia Nacional celebra hoy el primer juicio del caso Púnica contra el exconsejero madrileño y exdirigente regional del PP Francisco Granados (3d), para quien la Fiscalía pide 3 años de cárcel por el chivatazo de la operación policial que le llevó a prisión. Justo cinco meses después de ser excarcelado tras pasar dos años y medio en prisión preventiva, Granados se sienta en el banquillo de los acusados junto con el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino (2d), responsable de dar el soplo, y su amigo José Manuel Caro (d), guardia civil en excedencia y exasesor de la Comunidad de Madrid, todos ellos acusados de un delito de revelación de secretos.

La fiscal Carmen García Cerdá ha comenzado el interrogatorio preguntándole por sus cuentas en Suiza y Granados ha reconocido, como ya hizo en instrucción, que tuvo dinero en el extranjero.

"Como ya declaré en sede judicial, como había reconocido en 2014, yo tuve desde 1993 dinero en Suiza (...) Una cuenta que cerré en 2005", ha dicho Granados. Sin embargo, minutos después ha asegurado: "Yo ya expliqué que cuando entré en política (en 1999) cerré la cuenta en Suiza".

El exconsejero en el gobierno de Esperanza Aguirre ha dicho en esta primera parte del interrogatorio que es "falso" que él advirtiera a Marjaliza de que la investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) en Valdemoro se centrara en sus negocios y ha dicho que fue éste el que le llamó a él.