ECONOMÍA

Si has leído que Hacienda cobrará un 4% si compras en Ebay o Wallapop, aquí te lo explicamos

Las ventas entre particulares están sujetas a un tributo que solo se aplica, en la práctica, a coches y viviendas de segunda mano.

16/11/2017 17:20 CET | Actualizado 17/11/2017 11:29 CET
Beck Diefenbach / Reuters
Oficinas de Ebay en San José, California. REUTERS/Beck Diefenbach

Las alarmas se han disparado este jueves en las redes sociales. "Golpe fiscal a las ventas online entre particulares" titulaba el diario Expansión. La información contaba que las compras por internet de bienes de segunda mano entre particulares en plataformas como Ebay y Wallapop pagarían un impuesto del 4%.

Tras unas declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, donde confirmaba que las ventas por internet tributan igual que las tradicionales, Wallapop se ha convertido en trending topic en Twitter en España. Muchos usuarios han criticado lo que consideraban un nuevo impuesto por parte del Gobierno.

¿Existe alguna novedad en materia de impuestos?

No. Las ventas entre particulares tributan por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) en la modalidad sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO). "No hay ninguna novedad tributaria. El comercio online no puede ser diferente de lo que han sido las transacciones comerciales normales" , ha asegurado Montoro.

¿Qué es el ITP?

Se trata de un tributo estatal, que tiene cedida la recaudación y la gestión a las comunidades autónomas, han explicado desde la Consejería de Economía de Madrid. Esto quiere decir que Montoro no recaudará absolutamente nada de este impuesto, puesto que quien tiene que encargarse de recaudarlo son los organismos regionales, han señalado fuentes de la Agencia Tributaria a El HuffPost.

¿En qué se diferencia el ITP y el IVA?

Este impuesto grava las transmisiones entre particulares de bienes, mientras que el IVA se aplica a la adquisición de artículos nuevos. Estas operaciones están exentas de IVA, ya que en la transacción no interviene un empresario o un profesional.

La diferencia más grande es que lo tiene que pagar el cliente que compra el artículo y no el vendedor. Además se debe tributar en el sitio donde resida el comprador. Esto quiere decir que si tú compras un coche o una vivienda, debes dirigirte a la administración tributaria correspondiente a tu domicilio para pagar ese impuesto. Esta declaración debe hacerse en un plazo de 30 días hábiles, tal y como explica la Comunidad de Madrid.

¿Qué porcentaje tengo que pagar por un artículo?

Al depender este impuesto de las comunidades autónomas, el tipo impositivo varía según la región. Donde más caro sale comprar algo de segunda mano es en Galicia, donde el tributo al 8%. En Valencia, Castilla-La Mancha y Extremadura es del 6%. Cataluña y Castilla y León cobran el 5%. Mientras que el resto de regiones tiene un tipo del 4%, que es el que indica la ley estatal en el caso de que no haya regulación autonómica.

Debido a ello, la Dirección General de Tributos (DGT) se ha referido al tipo del 4% en la consulta vinculante, realizada el 22 de agosto, que ha sido recogida por multitud de medios.

¿Tienen que tributar los que compren por internet?

La ley dice que sí. Así lo ha aclarado la DGT a una contribuyente que quería saber qué tributos debe pagar si vende a través de una página web objetos y enseres personales de segunda mano. "Si se entiende que la venta de objetos usados la realizan como particulares y no como empresarios ni profesionales en el ejercicio de su actividad, como operación no sujeta al IVA, debe considerarse, en todo caso, como transmisión gravada por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, debiéndose liquidar por el adquirente, en base al valor real de los bienes (...) y en función del tipo de gravamen para los bienes muebles en la actualidad, de un 4%", ha explicado el organismo de Hacienda.

¿Va a cambiar algo en la realidad?

Difícilmente. Supuestamente estos impuestos serían de aplicación en plataformas como Wallapop, Ebay, milanuncios, Vibbo, Amazon, Chicfy o la plataforma de Facebook marketplace. Esto ha sido lo que ha desatado las alarmas.

Sin embargo, actualmente solo se aplica cuando se hacen compraventas importantes o en el caso de los coches de segunda mano, en los que la Agencia Tributaria puede cruzar datos con Tráfico para comprobar cambios de titularidad. Diversos expertos consultados explican que las comunidades no tienen capacidad para perseguir compraventas de pequeños artículos.

¿La Agencia Tributaria ha pedido datos a estas plataformas?

No. La Agencia Tributaria actúa en casos concretos. En ningún caso ha pedido las bases de datos a las plataformas de comercio online para investigar estas transacciones.

¿Podría pagarse este impuesto de manera generalizada?

Únicamente sería posible si se produjera un cambio legal, que estableciera que fueran estas plataformas las que tengan que tributar ese impuesto, como ocurre con el IVA cuando compras un artículo en Amazon. Sin embargo, este cambio no ha sido planteado por el Ministerio.

MÁS SERIES