POLÍTICA

Correa ofrece colaboración a cambio de su salida de la cárcel

El cabecilla de la trama Gürtel sorprende al pedir el indulto del juez Baltasar Garzón

17/11/2017 17:10 CET | Actualizado 20/11/2017 12:05 CET

El presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha ofrecido este viernes en la última sesión del juicio del caso Gürtel "decir toda la verdad" en causas pendientes de corrupción a cambio de su libertad y ha pedido el indulto de Baltasar Garzón, separado de la judicatura por irregularidades en su investigación.

"Ofrezco mi total colaboración de ahora en adelante en todas las causas. Si tengo que estar semanas reunido con ustedes para aclarar todas las causas pendientes, lo haré. Pero me gustaría ir por mis propios medios, no desde la cárcel", ha afirmado Correa.

El empresario realizaba este viernes su turno de última palabra durante la jornada número 125 del juicio de la primera época de la trama 'Gürtel', que transcurre entre 1999 y 2015, que se ha celebrado en la sede de la Audiencia Nacional en la localidad madrileña de San Fernando de Henares. La vista oral ha finalizado tras más de un año.

Heino Kalis / Reuters

Correa ha sido trasladado desde la cárcel de Valdemoro (Madrid), donde cumple una condena de 13 años por la actividad de la Gürtel en Valencia, expresamente para hacer uso de la última palabra. El acusado ha empleado aproximadamente media hora para este último alegato, antes de que el juicio quedara visto para sentencia.

Quiero hacer un ofrecimiento a la Fiscalía, mi total colaboración absolutamente de ahora en adelante en todas las causas pendientesFrancisco Correa

"Quiero hacer un ofrecimiento a la Fiscalía, mi total colaboración absolutamente de ahora en adelante en todas las causas pendientes", ha dicho Correa, de 62 años y para quienes las fiscales pidieron 125 años de prisión, la mayor pena respecto a cualquiera de los 37 acusados.

Entre ellos se encuentran también el extesorero del PP Luis Bárcenas y el exconsejero de Deportes de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo, que se enfrentan a una petición de 39 años de cárcel cada uno por parte de la Fiscalía.

Correa ha criticado que el principio de que "la justicia es igual para todos" no sea así ni para él ni para los otros dos acusados que están en prisión, el presunto número 2 de la trama y el exsecretario de Organización del PP gallego, Pablo Crespo, y Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes', que trabajaron en sus empresas y de quienes ha defendido su honradez.

El supuesto cabecilla ha mantenido que otros acusados en circunstancias similares de casos de corrupción se encuentran en libertad y ha asegurado que no se va a fugar para apostillar: "Por qué estamos tratados como terroristas, qué hemos hecho de malo".

"No tengo nada que ocultar, me da igual que me echen 200 o 300 años. A veces las cosas no son como parecen y estoy dispuesto a aclararlo, ya no tengo absolutamente nada que ganar ni que perder, lo que quiero es solucionar este tema y que el país deje de hablar de esto", ha recalcado.

Como ciudadano español el indulto del juez Baltasar Garzón porque ha sido injustamente inhabilitadoFrancisco Correa

En la última parte de su intervención, Correa ha sorprendido a los presentes, incluido el tribunal, al pedir el indulto para Baltasar Garzón, a quien considera "injustamente inhabilitado". "Como ciudadano español el indulto del juez Baltasar Garzón porque ha sido injustamente inhabilitado. Es una víctima más como yo de una causa que tiene un tinte político y no jurídico", ha asegurado.

El presidente de la Sala, Ángel Hurtado, le ha indicado que es una cuestión que se salía del marco del juicio y no le ha dejado continuar sobre la cuestión. Algo que Correa ha lamentado.

Seguidamente ha pedido a los magistrados "que no se dejen influir por las televisiones" y ha indicado: "Habremos cometido errores por haber trabajado con un partido político -en referencia al PP- pero las personas de mi empresa son honradas y algún que otro político no se tendría que haber dedicado a la política".

"Por mis relaciones con algunos políticos y durante muchos años con el partido gestioné adjudicaciones de obras públicas y las empresas privadas me buscaban y me decían si se lo podía gestionar a cambio de un porcentaje", ha reconocido, pero ha asegurado no pagó "ni una peseta ni un euro al señor que adjudicaba".

CORREA NO FACILITA NOMBRES

"Son personas que yo conozco y alguno ya ha fallecido, ministros y expresidentes del Gobierno de este país que trabajan de esta manera en muchos países latinoamericanos y de Oriente Medio, que son contratados para conseguir negocios y les hacen unos contratos importantes para que estas empresas españolas tengan trabajo en esos países", ha explicado.

Sobre si hubo irregularidades en facturas ha indicado: "Si yo hago un trabajo y hay una campaña profesional y mañana me dicen que para cobrar tengo que facturar a Donald Trump le facturo a Donald Trump pero es así y es una práctica habitual".

Correa ha señalado que él hacía lo mismo con sus clientes que lo que se ve en los palcos de fútbol en los que "todas las personas que están ahí van invitadas por el propietario del equipo y vemos todo tipo de personalidades, ministros, presidentes y magistrados".

Justo antes de la última palabra de Correa, el abogado de Carmen Rodríguez Quijano, exesposa de Correa, ha leído una carta de su defendida a modo de última palabra. La Fiscalía pidió para ella 35 años de prisión por participar en actividades de su exmarido en el Ayuntamiento de Majadahonda.

En su misiva indica que fue engañada y utilizada por su exmarido y por el exalcalde de Majadahonda, el también acusado Guillermo Ortega. Correa ha asegurado en su intervención que no pretendió engañarla y ha estimado que su exmujer está siendo juzgada de forma injusta.

MÁS SERIES