TENDENCIAS

'Mindhunter': tres casos reales de la serie que te van a provocar pesadillas

Trata de no arrepentirte de leer esto.

19/11/2017 11:39 CET | Actualizado 19/11/2017 11:40 CET
Cameron Britton em cena de ‘Mindhunter’ como Edmund Kemper.

Sea para tratar de entender sus propios actos, buscar alguna recompensa o tener compañía y hablar, decenas de asesinos en serie esparcidos por Estados Unidos decidieron abrirse a la pareja de agentes John Douglas y Robert Ressler (1937–2013) en los años setenta.

Los dos fueron responsables de recabar información sobre esos hombres y los crímenes que cometieron. El resultado de su arduo y siniestro trabajo ayudó a consolidar la psicología criminal y cambió para siempre la manera en la que el FBI aborda los casos de asesinos en serie.

Junto al escritor y cineasta Mark Olshaker, Douglas registró esos casos en el libro Mindhunter: Inside the FBI's Elite Serial Crime Unit, en el que se inspira la exitosa serie homónima de Netflix.

Aquí se recogen algunas de las historias abordadas en la serie, y también algunos de los casos más famosos de asesinos en serie de EEUU. Avisamos: el contenido puede resultar perturbador para personas sensibles.

1. Richard Speck (1941–1991)

© Bettmann/CORBIS

"Nacido para traer el infierno". Richard Franklin Speck tenía esa frase tatuada en su antebrazo. Fue sufienciente para ser identificado en un hospital, después de ingresar por un intento de suicidio.

En 1966, en un barrio de la zona sur de Chicago, Speck asaltó una casa con ocho mujeres jóvenes. Su intención —en ese época tenía 24 años— era robar dinero para irse de la ciudad. Sin embargo, después de atarlas a todas, cambió aparentemente de idea: Speck violó a las ocho jóvenes, las estranguló y las apuñaló. La única superviviente, que consiguió ver el tatuaje, lo denunció a la policía.

John Douglas no consideró a Speck un asesino en serie, pero sí un asesino en masa, pues mató a más de una persona en un solo acto.

Murió a los 49 años en prisión, la víspera de su cumpleaños, después de sufrir un ataque cardiaco.

En la serie Mindhunter lo interpreta Jack Erdie y aparece en el episodio nueve.

2. Edmund Kemper (1948–)

Santa Cruz County Sheriff's Office

Edmund Emil Kemper III, de familia desestructurada, empezó a presentar comportamientos extraños en su infancia, después del divorcio de sus padres.

Descuartizó a los dos gatos de la casa y bromeaba con Susan, su hermana mayor, con rituales de muerte. Después de ser expulsado de la casa de su madre, Ed Kemper fue a vivir con sus abuelos al interior; los asesinó a tiros.

Rápidamente, fue internado en un hospital psiquiátricos para criminales. A los 21 años, fue liberado a regañadientes de los psiquiatras y puesto bajo custodia de su madre. Alto y corpulento, medía 2,06 metros y pesaba cerca de 135 kilos.

Kemper tuvo otras ocho víctimas, todas mujeres. Los crímenes implicaban ahogamientos, descuartizamientos, decapitaciones, disecciones y hasta violación de los cadáveres. Una de las víctimas fue su propia madre, que asesinó a martillazos, violó, le retiró la laringe y la destrozó en la trituradora de la pila de la cocina.

Aunque pidieron pena de muerte "por tortura", fue condenado a cadena perpetua.

El actor Cameron Britton da miedo en el papel de Kemper. Interpreta al personaje en los caoítulos 2, 3 y 10 de la serie de Netflix.

3. Jerry Brudos (1939–2006)

Reprodução/PinsDaddy.com

A Jerome Henry Jerry Brudos le encantaban los zapatos y la ropa femenina. Durante la adolescencia, entraba en casas para robar esas prendas y después ponérselas; llegó a estrangular hasta desmayarse a algunas mujeres que lo pillaron in fraganti robando sus pertenencias.

En 1968, ya casado y padre de dos hijos, oyó el timbre de casa. Era Linda Slawson, de 19 años, que vendía enciclopedias y, por error, fue a parar en su casa. Brudos la arrastró hasta la puerta, donde la golpeó y la estranguló.

Después, vistió el cadáver con prendas de su colección particular y la tiró al río Willamette; aunque antes le cortó el pie izquierdo le puso un zapato de tacón alto y lo metió en el congelador.

La joven no fue su última víctima. Después de ser identificado por varias mujeres y ser arrestado en una operación policial, confesó los crímenes que había cometido. Brudos murió en prisión a causa de un cáncer de hígado después de 37 años encarcelado.

En la serie lo interpreta Happy Anderson, que aparece en los episodios 7 y 8.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición brasileña de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés.

MÁS SERIES