TENDENCIAS
23/11/2017 12:32 CET | Actualizado 23/11/2017 12:32 CET

10 consejos poco convencionales sobre sexo

La monotonía del dormitorio o del sofá puede acabar con la vida sexual. Probad a cambiar el lugar, y no me refiero a pasar de la cama al suelo.

LWA/Dann Tardif via Getty Images

Un poco de experimentación no le va a hacer ningún daño a la vida sexual de nadie.

Para intentar dar algo de chispa a la imaginación de quienes llevan mucho tiempo en pareja, la edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con expertos sexuales de todo el país para que compartan sus consejos menos convencionales. Coge papel y boli:

1. Masturbaos uno delante del otro.

"Da mucho morbo desvelar tu placer más íntimo, ¿no? Mastúrbate delante de tu pareja tal y como lo harías si estuvieras a solas mientras tu pareja hace lo propio. Permitir que tu pareja se excite viéndote hará que te excites tú también. Es como ver porno en directo". ― Keeley Rankin, terapeuta sexual.

2. Dirigid vuestra propia escena porno.

"Para una pareja acostumbrada a practicar un sexo más suave o convencional, pensar en lo que realmente les gustaría hacer puede encender la mecha de la pasión. Intenta crear una historia o una escena de película con esa fantasía. Imagínatelo todo de principio a fin con todo lujo de detalles. Que tu pareja haga lo mismo y turnaos a la hora de contaros lo excitados que estáis, lo que os gustaría hacer, la ropa que llevaríais puesta, todo como si os estuvierais leyendo un libro erótico o viendo una escena porno. A veces simplemente el hecho de ser muy explícito con los deseos sexuales y decirlos en voz alta puede ser suficiente para despertar una relación con una vida sexual algo desgastada". ― Kristin Zeising, terapeuta sexual.

3. Respirad hondo.

"Respira hondo para relajarte' no es el consejo sexual más picante del mundo, pero es sorprendentemente eficaz. Cuando tengas ansiedad o estés distraído, con un par de bocanadas para relajarte verás cómo vuelves a centrarte en las sensaciones. Es más, la respiración también puede intensificar las sensaciones y proporcionarte orgasmos más placenteros. Cuando tengas dudas, respira hondo varias veces y presta atención a las sensaciones que te transmite tu cuerpo. La respiración es la herramienta sexual más subestimada". ― Chris Maxwell Rose, educadora sexual y creadora de los cursos en línea Pleasure Mechanics.

4. Practicad sexo oral sin poner el orgasmo como objetivo.

"Id más allá del sexo con penetración y disfrutad del sexo oral. En lugar de hacer siempre los mismos trucos en las mismas zonas, probad distintas técnicas para estimular a vuestra pareja oralmente, incluidos lametones largos o pequeñas succiones en distintas zonas. Simplemente explorad los genitales de vuestra pareja con la boca. Tomaos vuestro tiempo y no os concentréis en buscar el orgasmo. En lugar de eso, concentraos en darle placer a vuestra pareja". ―Shannon Chavez, psicóloga y terapeuta sexual.

5. Disfrutad haciendo crecer la excitación.

"Se sabe a partir de estudios como este que muchas veces, sobre todo en el caso de las mujeres, el deseo es receptivo, no espontáneo, lo cual significa que el hecho de estar abiertos a disfrutar de la experiencia sexual es fundamental. Cuando estás receptivo ante la estimulación sexual (caricias en el pelo o en la piel, besos), lo más frecuente es que el cuerpo reaccione, y es esa excitación gradual la que hace que aparezca el deseo sexual". ― Megan Fleming, terapeuta sexual y autora de la obra 'Invisible Divorce: Finding Your Way Back to Connection'.

6. Gozad del cuerpo de vuestra pareja.

"A veces, cuando llevamos mucho tiempo con nuestra pareja, dejamos de verla de forma sexual. Al perder esta faceta, dejamos de disfrutar con su cuerpo. Aprovechar el placer que pueden dar los cuerpos no tiene por qué ser malo en una relación sana y es muy excitante. A mí me gusta animar a las parejas a que saquen su lado más lascivo y travieso y lo vuelvan a volcar en sus relaciones. También les digo que incorporen a la relación el dios o diosa sexual que tienen ocultos". ― Moushumi Ghose, terapeuta sexual y autora de la obra 'Classic Sex Positions Reinvented'.

7. Descubrid vuestra 'marca de la casa'.

"Una de las cosas que hacen que alguien quiera volver a acostarse con otra persona es su marca de la casa. Piensa en los mejores amantes que has tenido y seguro que todos tenían algo especial. Descubre qué es lo que enciende a tu pareja y házselo más veces con pequeñas variaciones o en nuevos lugares. Una de las cosas más excitantes de una relación es que se aprende un lenguaje tácito que solo vosotros dos compartís, repleto de secretos calientes". ― Anne Ridley, sexóloga y dueña de Modern Aphrodite, una tienda erótica online.

8. Hacedlo en un lugar en el que no deberíais.

"La monotonía del dormitorio o del sofá puede acabar con la vida sexual. Probad a cambiar el lugar, y no me refiero a pasar de la cama al suelo. La próxima vez que vayáis a casa de algún amigo a cenar, escaqueaos un momento a su cuarto de baño. La próxima vez que estéis en un aparcamiento medio vacío, daos un revolcón. Ni siquiera hace falta acabar. Puede ser un poco de sexo oral o podéis usar las manos. La clave es crear un ambiente de riesgo más emocionante que reavive las llamas de la pasión. Con suerte, podréis aprovechar esas llamas en el dormitorio". ― Lisa Paz, terapeuta sexual, matrimonial y familiar.

9. Menos pensar y más actuar.

"Dejad de dar vueltas a cada idea que tengáis y de preocuparos por si lo estáis 'haciendo bien'. No es cuestión de 'bien' o 'mal' a la hora de hacer el amor, sino de vivir el momento, prestar atención a las sensaciones del cuerpo y explorar los muchos placeres que puede darte el sexo". ― Janet Brito, psicóloga y terapeuta sexual en el Centro de Salud Sexual y Reproductiva de Honolulú (Hawái).

10. Intentad ser más juguetones.

"Disfrutad jugando aunque no haya sexo a la vista. Muchas parejas solo tontean cuando están a punto de acostarse, como si sentirse excitado fuera un estado molesto del que hay que librarse lo antes posible mediante un orgasmo. Las parejas más felices disfrutan excitándose mutuamente aunque no haya tiempo ni lugar para llegar al sexo, por el simple hecho de que sienta bien. No hace falta buscar una excitación máxima, puede tratarse solo de jugar con los pies bajo la mesa de un restaurante. A veces, sentirse un pelín excitado y dejar que se pase sin llegar al sexo está muy bien". ― Stephen Snyder, terapeuta sexual y autor de la obra 'Love Worth Making: How to Have Ridiculously Great Sex in a Long-Term Relationship'.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

MÁS SERIES