POLÍTICA

Ciudadanos, de 'El Taxidermista' a rozar el Palau

Cs aparece como la fuerza constitucionalista más fuerte para el 21-D pero con menos opciones que Iceta para el día después.

03/12/2017 09:15 CET | Actualizado 03/12/2017 09:15 CET
AFP
Inés Arrimadas

En el número 8 de la Plaza Real de Barcelona estaba el restaurante El Taxidermista. Era la Barcelona de 2005 y un grupo de intelectuales, escritores y periodistas se reunía allí para hablar de la situación política. Compartieron que había que hacer algo, que no se sentían representados por los partidos y que había que frenar la deriva, en su opinión, soberanista en la que se sumergía Cataluña.

De allí surgieron los documentos fundacionales de Ciudadanos, cuyo primer manifiesto se presentaría en junio de 2005 como plataforma civil. En menos de un año, en marzo de 2006 y a ocho meses de las elecciones autonómicas, se presentaría el segundo manifiesto en un abarrotado teatro Tívoli de Barcelona. En julio de ese año se celebraría el primer congreso del partido y se elegiría de manera inesperada a un veinteañero empleado de La Caixa como líder: Albert Rivera. Las piedras fundacionales ya estaban puestas.

Han pasado once años desde entonces. Escena actual: en el ya mítico teatro Tívoli de Barcelona se subían en el escenario Rivera y Arrimadas para lanzar la precampaña de las catalanas del 21-D. Nadie de los fundadores pensarían que algo más de una década después su partido se haya convertido en la principal fuerza de la oposición de Cataluña, el primer partido constitucionalista en las encuestas para los próximos comicios y que su candidata tenga posibilidades de ocupar el principal despacho del Palau de la Generalitat.

GTRES

ENCUESTAS... Y MIRANDO A ICETA

En Ciudadanos están como una moto. Se ven fuertes en la próxima cita con las urnas y esperan una participación récord dentro de un mes. No son unas elecciones normales, son incontrolables, en plena aplicación del 155. Las encuestas soplan bien, aunque los sondeos suelen beneficiarlos últimamente. Arrimadas sueña con que los constitucionalistas sumen más escaños que los independentistas y la apoyen en una futura investidura. Ha intentado sin éxito firmar un pacto previo para ello con PSC y PP. Espera que esto suceda, aunque en el partido naranja hay recelos respecto a los socialistas.

Y es que en este magma preelectoral también se detectan ciertos movimientos en los sondeos en los que el PSC también recorta distancias. El miedo el día después no está solo en el independentismo, sino en la posibilidad de que sea el candidato del PSC, Miquel Iceta, quien pueda articular una mayoría alternativa a pesar de tener menos votos que los 'naranjas'.

Todo está en el aire. Como explica a El HuffPost el sociólogo, politólogo y miembro de Politikon Jorge Galindo, ahora se vislumbran tres escenarios: una mayoría de partidos constitucionalistas sin los comunes, que parece "casi imposible", una suma de partidos independentista, que es "bastante posible", y "ninguna suma clara". En este último punto, cree que Iceta tendría más posibilidades que Arrimadas para lograr sumar a los comunes y pivotar una alternativa.

Este escenario ha hecho que en las últimas semanas haya subido mucho la tensión entre Cs y el PSOE. Los 'naranjas' ponen en duda constantemente el compromiso del PSC con una opción constitucionalista, mientras que los socialistas han llegado a atacar a Ciudadanos diciendo que son como Vox y comparando a Albert Rivera con José Antonio Primo de Rivera (aunque luego lo retiró Adriana Lastra).

Y es que el PSOE a nivel nacional está jugando a situar incluso a Cs a la derecha del Partido Popular. Una estrategia que va dirigida también a intentar recuperar aquel antiguo 'cinturón rojo' de Barcelona que hace dos años se volvió 'naranja'. Arrimadas cuidará mucho el área metropolitana y tiene previstos actos durante la campaña en Granollers, Sant Boi de Llobregat, Mataró, Vilanova i la Geltrú, Cornellà de Llobregat, Sant Andreu de la Barca y Sabadell.

EFE

Una de las claves de Cs está ahora mismo en su candidata, Inés Arrimadas. La transición del personalista partido de Rivera en Cataluña se ha hecho con éxito en estos dos últimos años, siendo la jerezana una de las políticas más respetadas en el Parlament incluso por los rivales. Como explica Galindo, es una persona que puede conjugar en su discurso "el complemento salarial a jóvenes, la gestación subrogada y el artículo 155".

Por ahora todo son encuestas y, como comenta Galindo, está el problema de que en los sondeos se detecta con más dificultad el posible voto constitucionalista que el destinado al independentismo. Y una de las cosas que son conscientes los partidos es que ya hay poco espacio en el que crecer y si el 21-D se confirma la alta movilización, será una imagen muy fiel de los máximos a los que pueden llegar cada formación.

¿Tienen miedo electoralmente, por otro lado, los independentistas de Cs? Fuentes del PDeCAT consultadas por El HuffPost dicen que los naranjas ya "rascaron de su espacio lo que podían el 27-S", principalmente aquellos votantes que se decantan por temas económicos. Además, comentan que la imagen en Cataluña de los de Rivera es muy diferente a la del resto de España: "aquí son extremos y radicales anti consensos transversales de país". "Se dedican a tensar la cuerda por el flanco españolista", insisten las fuentes. Además, en los cuarteles de la formación de Puigdemont creen que las encuestas están infladas para Ciudadanos e, incluso, piensan que hay más voto oculto, dentro del constitucionalismo, que irá al PSC y al PP.

CS: DE LA SOLEDAD EN EL PARLAMENT A PARTIDO NACIONAL

A partir del 21-D se escribirá una nueva historia para este partido. Ciudadanos dio su gran subidón en las elecciones del 27 de septiembre de 2015. Entonces se aupó a la segunda posición con 25 escaños en la Cámara del parque de la Ciudadela, después de haber logrado tres escaños en 2006, también tres en 2010 y nueve en 2012.

A esta cita electoral Cs llega en un momento diferente al de 2015. Ya se ha asentado como partido a nivel nacional , Rivera ya es uno de los grandes protagonistas de la política española y no es un partido meramente catalán. De hecho, los 'naranjas' dieron un giro en su estrategia en el congreso nacional del pasado mes de febrero dejando caer su lado socialdemócrata y etiquetándose como liberales progresistas y hablando ya claramente de entrar en los gobiernos autonómicos y municipales a partir de 2019. Ese halo de centro-centro que vendían se inclinaba ya claramente hacia el centro derecha.

Una imagen hacia la derecha que se ha reforzado durante estos meses durante la crisis catalana, donde Cs fue el partido que más pronto apostó por la aplicación del 155. Hasta Rivera ha recibido aplausos del expresidente José María Aznar, al que no le ha gustado nada la actuación del PP ante el desafío territorial. En Cs siempre intentan rebajar este aire derechoso diciendo que lo que hacen es hablar claro. Pero han conseguido 'comerse' a los populares en Cataluña y parece que el PP ya ni lucha por lograr el puesto de Cs.

EFE

Lo cierto es que su papel en la crisis catalana ha hecho que mejore su intención de voto también a nivel nacional. En el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Cs logró aumentar en tres puntos y le pisa ya la tercera posición a Unidos Podemos en caso de que hoy hubiera elecciones en toda España. Todo ello en el contexto de una España en la que ha aumentado la preocupación considerablemente por la situación en Cataluña, que es el segundo problema ya para los ciudadanos en todo el país.

Lejos quedan aquellas imágenes de un solitario Albert Rivera en el Parlament, que solía acudir por las noches a las tertulias de televisiones de la derecha. Pasado el tiempo, comenta a El HuffPost el secretario de Organización de Cs, Fran Hervías, "se ha demostrado que aquella voz tenía a miles de catalanes detrás y desde entonces no hemos parado de crecer". "Hemos demostrado que un proyecto alternativo al separatismo puede ganar las elecciones y estamos cerca de ser la fuerza con más apoyo entre los catalanes. PP y PSC han renunciado a salir a ganar el partido en Cataluña con una alternativa clara al nacionalismo. Salimos a ganar", añade.

A partir del 21-D sabremos el resultado. Hay muchos jugadores y muchos balones en el partido.

Inés Arrimadas