TENDENCIAS

Méndez de Vigo ordena que Cataluña devuelva los bienes de Sijena

Se trata de 44 piezas del XV al XVIII de un monasterio de Huesca, vendidas por sus monjas pero que Aragón peleaba como patrimonio propio.

28/11/2017 21:37 CET | Actualizado 28/11/2017 21:37 CET
ADRIA ROPERO / EFE
Vista de las cajas sepulcrales y el trono de Blanca de Aragón y Anjou en el Museo Diocesano de Lleida, donde se encuentran las 44 piezas que el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena ha reclamado.

El Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha ordenado que se dé cumplimiento a la sentencia que establece que la Generalitat debe devolver 44 piezas del patrimonio histórico y artístico del Monasterio de Sijena (Huesca).

Según han informado fuentes del Ministerio, Méndez de Vigo, que desde la aplicación del artículo 155 asumió las competencias del departamento catalán de Cultura, ha recibido hoy el requerimiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Huesca. El ministro ha contestado que procederá a "solicitar inmediatamente" la información se le requiere respecto a la "ubicación exacta" de todas y cada una de las piezas pendientes de entrega.

Asimismo, Méndez de Vigo pedirá también información sobre la fecha en que se procederá a la entrega de los bienes, y medios por los que ésta se hará efectiva: "Tan pronto como se reciba contestación a dicha solicitud de información, se procederá a trasladar la misma a ese juzgado".

(Puedes seguir leyendo tras las fotos...).

  • ADRIA ROPERO / EFE
  • ADRIA ROPERO / EFE
  • ADRIA ROPERO / EFE
  • ADRIA ROPERO / EFE
  • ADRIA ROPERO / EFE
  • ADRIA ROPERO / EFE

El juez solicitó recientemente al ministro de Cultura que posibilitase la devolución de 44 piezas del patrimonio del Monasterio de Sijena que se encuentran en Cataluña. El pasado viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, Méndez de Vigo explicó que no había recibido la providencia del 15 de noviembre enviada por el juez de Huesca, que este martes ha llegado al ministerio.

En su respuesta al juzgado, el titular de Cultura ha recordado que cualquier actuación está delimitada por el acuerdo del Pleno del Senado, por el que asumió las competencias de la Conselleria de Cultura de la Generalitat tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución española.

La actuación del ministerio en el ámbito competencial del Departamento de Cultura de la Generalitat para el ejercicio de las funciones del Consejero -dice el ministro- debe garantizar el funcionamiento de la organización administrativa ordinaria que, según el artículo 71 del Estatuto, es la Generalitat a la que le corresponde el ejercicio de las funciones ejecutivas.

MÁS DE DOS DÉCADAS DE LITIGIO

La orden del ministro de Cultura acerca a Aragón las últimas piezas de un litigio que se prolonga desde hace más de dos décadas. Las 44 piezas, en concreto, se encuentran depositadas en el Museo Diocesano de Lérida y, al volver a Aragón, se unirían a las 51 que devolvió la Generalitat en julio de 2016, en este caso las que se guardaban en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), en Barcelona.

El conflicto se remonta a los años 80 y 90 del siglo pasado, concretamente entre 1983 y 1994, cuando las hermanas sanjuanistas de la Orden de Malta, propietarias del cenobio, vendieron 97 obras de arte religioso del Monasterio de Sijena a la Generalitat de Cataluña. El Gobierno de Aragón denunció las operaciones al considerar que tenía derecho de tanteo y retracto para adquirir las obras, y en este sentido recurrió el Ejecutivo aragonés al Tribunal Constitucional en 1998.

El alto tribunal tardó 14 años en negar este derecho a Aragón. En 2012 emitió una sentencia en la que dio la razón a Cataluña y declaró nulas las disposiciones presentadas por el Gobierno aragonés, pero sin entrar a valorar si la compra de las piezas había sido fraudulenta ni la calificación de los bienes.

El Ayuntamiento de Villanueva de Sijena comenzó entonces un pleito, junto con el Gobierno de Aragón, para declarar nulas las ventas del tesoro artístico del monasterio. Y en abril de 2015 la titular del Juzgado de Primera Instancia numero uno de Huesca declaró nulas de pleno derecho las operaciones de venta del patrimonio histórico-artístico de Sijena, además de ordenar su devolución a la orden sanjuanista y su traslado al monasterio.

La sentencia consideraba que las tres operaciones de compraventa no se ajustaron a lo previsto en la legislación española de patrimonio, que impide enajenar el contenido mueble de un bien de interés cultural sin una autorización previa de la administración competente.

En 1983 no se informó de la venta al Ministerio de Justicia y en 1992 y 1994 la adquisición se hizo de espaldas al Gobierno de Aragón, que ya tenía las competencias en materia de patrimonio.

Un año después de esa sentencia, en mayo de 2016, la misma juez fijó para el 25 de julio la devolución de las 97 piezas, y un día después de la fecha fijada, el 26 de julio, llegaron en un camión al monasterio cisterciense 51 de ellas, de "escaso valor artístico" según dijo entonces la Generalitat.

Se trataba de piezas que albergaba el Museo Nacional de Arte de Cataluña, las de menor valor histórico, como objetos y ropa de liturgia, cerámica, porcelanas, algunos pergaminos y libros.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

UN TESORO DE LOS SIGLOS XV A XVIII

Un año más tarde, a finales de junio de 2017, la jueza instó a la Generalitat a devolver las 44 piezas restantes antes de las 22.00 horas del 31 de julio, algo que no se produjo. Los técnicos del departamento de Cultura aragonés esperaron en vano el retorno, y el proceso quedó interrumpido por el parón veraniego y por la tormenta política desatada en Cataluña con el proceso independentista.

Entre estas piezas figuran las cajas sepulcrales de tres prioras del cenobio del siglo XV; cuatro tablas policromadas del siglo XVIII de Santa Rosa de Lima, Santa Ubaldesca, Santa Teresa y Santa Clara; varias pinturas sobre tela de una serie del siglo XVIII sobre la historia del Rey David y catorce pinturas sobre tela de entre los siglos XVI y XVIII. También seis altorrelieves de alabastro obra del escultor francés Gabriel Joly y datados en 1529-1530, y otras siete figuras de alabastro atribuidas al mismo artista.

El último capítulo de la trama es el que tiene que ver con la aplicación del artículo 155. A finales de octubre, el nuevo titular del juzgado de primera instancia número uno de Huesca requirió al ministro que posibilitara la devolución, en tanto en cuanto él mismo había asumido las competencias de la consejería de Cultura. La providencia ha llegado hoy al Ministerio y Méndez de Vigo ha ordenado el cumplimiento de la sentencia.