POLÍTICA

"Si no quieres que te acose, bloquéalo": Una joven denuncia acoso grave y la Justicia no hace "nada"

Una joven denuncia acoso grave y la Justicia no hace "nada".

29/11/2017 14:37 CET | Actualizado 29/11/2017 18:37 CET
FACEBOOK

Sonia Santa Cruz no sale sola de su casa desde hace tiempo. Teme que el hombre que la lleva acosando desde junio esté esperándola en el portal o en algún rincón de su calle. "Si no quieres que te acose, bloquéalo", fue la respuesta de la Justicia cuando ella pidió una orden de alejamiento y una prohibición de comunicación. La joven tiene 23 años, es una modelo de Gijón y está siendo víctima de acoso por parte de su expareja.

Tras una denuncia y un juicio que para ella no han servido de "nada", la joven ha tenido la valentía de subir un vídeo a Facebook contando el calvario que está pasando desde antes de verano. La publicación tiene ya más de 12.000 visualizaciones. "Dejé esa relación a finales de mayo. Él vivía en otra ciudad pero venía a Gijón después de romper a dejarme regalos en la puerta de mi casa, a verme... Yo no quería volver con él", cuenta a El HuffPost. En las imágenes que ha publicado explica que lo dejó porque creía que no la trataba como la tenía que tratar.

Su expareja la esperó varias veces a la puerta de su casa: "He tenido que salir por el garaje para que no me vea". Además, comenzó a enviar mensajes a todo su entorno: "Mandaba emails a mi padre, escribía a mis amigas, a compañeros de trabajo, incluso a cada seguidor que le daba a 'me gusta' a alguna foto de mi Instagram. A gente que ni siquiera conozco".

Aunque ella lo tenía bloqueado de todas las redes sociales, él se encargó de crearse "más de 30" cuentas falsas para poder seguir acosándola. "Insultándome, hablando mal de mí a la gente, comentarios...", explica la joven. Llegó incluso a contar a su entorno las intimidades que compartían en pareja, "cosas que mi familia o amigos no tienen por qué saber". Él la había amenazado con "contar información" o "contactar con gente de su familia, de su pueblo, de su clase, de su trabajo...". "Y lo hizo", asegura Sonia.

INCLUSO EN EL PUEBLO

Ante el acoso, Sonia se fue unos días a su pueblo de Galicia a desconectar de lo que pasaba. Pensaba que allí estaría algo más tranquila. Pero no fue el caso: "También se puso en contacto con la gente de allí. Además, me esperó en la estación de Gijón a la vuelta. Y eso que nadie sabía a qué hora llegaba".

El día que el acosador se presentó en su trabajo fue cuando Sonia se decidió a poner una denuncia. "Llamé a mi padre llorando, él llamó a un abogado y pusimos la denuncia. El juicio tardó tres meses en llegar". Tres meses en los que seguían sucediéndose las cuentas falsas, los mensajes, los insultos seguidos de "te quieros"...

El día del juicio, el abogado de Sonia presentó más de cien mensajes en las redes y a personas de su entorno. Pero no fue suficiente: "Me dijeron que lo que más servía en el juicio eran los mensajes de Whatsapp. Yo lo tenía bloqueado, así que pregunté si lo tenía que desbloquear para tener pruebas. Me dijeron que, si lo desbloqueaba, sería cómplice".

SIN ORDEN DE PROTECCIÓN EN LA MISMA CIUDAD

"El día del juicio, ¿sabéis lo que pasó? nada. No pasó nada". "A él no le hicieron nada. No me concedieron la orden de protección... Pedí una prohibición de comunicación, pero la jueza tampoco la aceptó. Me dijeron que la solución era bloquearlo". En el Juzgado de Violencia de Género de Gijón también le dijeron que "si no tienes parte de lesiones o un ojo morado y algo para demostrar que ha sido él, no tienes nada que hacer".

Ahora, Sonia sabe que su acosador se ha mudado a Gijón y teme salir de casa sola. Cuando lo hace, anda nerviosa: "A veces creo que me están siguiendo". "Lo único que quiero es que me deje tranquila y en paz", concluye la joven modelo.

Si quieres leer más noticias como ésta síguenos en El HuffPost Feminismos

ESPACIO ECO