TENDENCIAS

Esta es la razón por la que rompieron Jennifer Lawrence y Darren Aronofsky

"La edad no es solo un número".

30/11/2017 10:53 CET | Actualizado 30/11/2017 10:59 CET
Jim Spellman via Getty Images

Jennifer Lawrence y Darren Aronofsky hicieron pública su ruptura la semana del 21 al 28 de noviembre. La causa aparente de que el director y la actriz se separasen era la diferencia de edad de más de veinte años entre ambos. Aronofsky tiene 48 y Lawrence, 27. Además, la relación entre ambos era más parecida a Madre!, la película que les unió, de lo que se puede imaginar.

"Hay una enorme diferencia de edad y son personas muy diferentes", contó una fuente anónima cercana a ambos a la revista People. "Cada uno tiene que mirar por su futuro. Jennifer tiene que tratar de desarrollar su vida y ver cómo desenvolverse, tiene muchas responsabilidades en su vida".

A pesar de su ruptura, esta persona aseguró a People que ellos dos "nunca estuvieron destinados a casarse" pero que "se respetan muchísimo el uno al otro".

La pareja se conoció durante el rodaje de la película Madre!, dirigida y escrita por Aronofsky, e interpretada por Lawrence. Ambos presentaron la cinta el pasado mes de septiembre en el Festival de Cine de Venecia y fue a partir de entonces cuando empezaron a hablar abiertamente de su relación. En Madre!, el protagonista, Javier Bardem, es un artista que se centra de forma desquiciada en su obra, poniéndola por delante de su mujer y musa (Jennifer Lawrence) algo que se daba también en la relación de Aronofsky y Lawrence.

"Antes había estado en relaciones en las que siempre estaba confundida y nunca lo estoy con él", contó Lawrence a Vogue el pasado mes de septiembre. A pesar de los aparentes halagos a su novio "perfecto" en dicha entrevista, unas declaraciones posteriores de la actriz a Variety dejan ver que su relación tenía en común con la película más de lo que pensaba.

La actriz aseguró que la promoción de la película le resultó "agotadora" y que de lo último que quería hablar al llegar a casa era de la cinta. Sin embargo, para Aronofsky no era así. "Cuando volvíamos de la promoción, él solo quería hablar de la película. Era su bebé. La escribió, la concibió y la dirigió. Estaba haciendo el doble de esfuerzo, por un lado ser una pareja que sirva de apoyo y por otro pensar: '¡Por el amor de Dios! ¿Podría dejar de pensar en Madre! solo un segundo?".

Lawrence aseguró además que esta obsesión con la película no le permitía separar el trabajo de su vida personal. "Generalmente, cuando promocionas una película te centras en publicitarla y decirle a la gente que vaya a verla y eso es algo que no puedes controlar, así que lo dejo ir [...] Salir con el director es diferente".

Por su parte, Aronofsky negó en una entrevista a The Guardian cualquier influencia autobiográfica en la película. "Por supuesto que no, Javier [Bardem] me conoce y sabe que no soy un monstruo porque un director de cine es un tipo de artista totalmente diferente". Sin embargo, cuando el periodista le presionó al respecto, admitió que se inspira en él mismo para todos trabajos. "Por supuesto que es una proyección de mi vida y de lo que pienso de ella, pero mi ego está en todos personajes de todas mis películas. Puedo ver cómo la gente ve más la relación en esta última, pero es ficción. Es todo una ilusión".

Jennifer Lawrence antes de ser famosa