INTERNACIONAL

Jared Kushner, yerno de Trump, interrogado por el caso de la injerencia rusa

El interrogatorio ha estado centrado en una reunión que tuvo lugar en diciembre pasado entre Kushner y Sergey Kislyak, embajador ruso en Washington.

30/11/2017 09:49 CET | Actualizado 30/11/2017 09:50 CET
EFE

Los fiscales estadounidenses que, liderados por Robert Mueller, investigan la presunta injerencia de Rusia en los comicios de 2016 a la Casa Blanca han interrogado este mes a Jared Kushner, yerno y asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, según han informado medios locales.

El interrogatorio ha estado centrado en una reunión que tuvo lugar en diciembre pasado, durante el periodo de transición presidencial, entre Kushner, el entonces embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, y Michael Flynn, quien fue asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Los fiscales, según fuentes anónimas citadas por medios locales, también han indagado a Kushner sobre otros contactos entre Flynn y miembros del Kremlin.

Flynn y sus negocios internacionales de consultoría están en uno de los focos de la investigación de Mueller, que también ha pedido a la Casa Blanca información sobre el exasesor.

Flynn llevaba apenas 24 días en el puesto cuando se vio forzado a dimitir por haber mentido a altos cargos de la Casa Blanca, entre ellos el vicepresidente, Mike Pence, sobre el contenido de sus charlas con Kislyak, que empezaron antes de las elecciones y se prolongaron durante el periodo de transición.

Según admitió después el propio Flynn, él y Kislyak abordaron las sanciones contra el Kremlin que el anterior presidente de EEUU, Barack Obama, impuso antes de dejar la Casa Blanca.

"COOPERÓ VOLUNTARIAMENTE"

Tras conocerse el encuentro de Kushner con los fiscales, un abogado del yerno de Trump, Abbe Lowell, ha dicho a The New York Times que su cliente "cooperó voluntariamente" con esta y otras investigaciones y que "lo seguirá haciendo".

El fiscal especial Mueller investiga si alguien de la campaña electoral de Trump estableció contactos con el Kremlin para tratar de influir en el resultado de las elecciones a la Casa Blanca, en las que el ahora presidente se impuso contra todo pronóstico a la demócrata Hillary Clinton.

Mueller y sus fiscales han interrogado ya a varios colaboradores de Trump, como el exportavoz de la Casa Blanca Sean Spicer o el exjefe de gabinete Reince Priebus.

A finales de octubre la investigación tomó un nuevo rumbo cuando Mueller presentó cargos contra Paul Manafort, exjefe de campaña de Trump, y su exsocio Rick Gates, que serán juzgados en mayo de 2018 por delitos como lavado de dinero, evasión de impuestos y conspiración contra EEUU, que podrían traducirse en más de diez años de prisión.