POLÍTICA

El último adiós a Manuel Marín: "España pierde un gran hombre"

El Congreso de los Diputados acoge la capilla ardiente del histórico dirigente socialista.

05/12/2017 15:58 CET | Actualizado 05/12/2017 19:36 CET
EFE

"Un servidor público ejemplar", "España pierde un gran hombre", "longitud de miras", "sosiego, serenidad y altura de miras", "una persona honesta y directa","serio, riguroso y de fiar", "compañero del alma", "preocupado por dignificar la vida política y llegar a acuerdos", "tenía sentido de Estado"...

Un día de tristeza, de reflexiones, de emociones y sentimientos en el Congreso de los Diputados por el último adiós a Manuel Marín. Políticos de todos lo colores, sindicalistas, empresarios y representantes de la vida cultural se ha acercado a lo largo de todo el día a la capilla ardiente del expresidente de la Cámara Baja, que falleció ayer tras una larga enfermedad.

Esta fue su casa, al lugar al que llegó durante la legislatura constituyente y en el que pasó gran parte de su vida política. Y, además, fue su presidente durante los años 2004 y 2008. Muchos de los diputados se acuerdan este martes de aquellos debates parlamentarios, de aquellas largas sesiones, de los momentos que vivieron juntos. Y siempre rememorando su voluntad para llegar a consensos y para dignificar la vida en la Cámara Baja.

Los restos de Manuel Marín llegaban al Congreso a las 14 horas y la capilla ardiente se ha ubicado en el Salón de los Pasos Perdidos. En la calle ya esperaban ciudadanos para rendirle homenaje. El féretro ha quedado cubierto con las banderas de España y de la Unión Europea, además de tres rosas rojas. Su querida Europa, aquella por la que luchó, especialmente para la integración de España en las Comunidades Europeas en la década de los ochenta. Y millones de europeos tendrán siempre que agradecerle haber sido el 'padre' de las becas Erasmus.

EFE

FELIPE VI: "MANOLO, GRACIAS POR TANTO"

Hasta el Palacio de la Carrera de San Jerónimo se ha acercado el rey Felipe VI, que ha mostrado sus condolencias a la familia de Marín y ha saludado a algunos de los presentes durante unos treinta minutos, entre ellos en ese momento el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, y el actual líder socialista, Pedro Sánchez.

El monarca ha firmado en el libro de condolencias: "Quiero dejar testimonio del gran aprecio de la Corona por un hombre de Estado como él lo fue. Gran político y servidor público, siempre defendiendo con pasión el interés general de los españoles y la vocación europea de España, y también fomentando la cercanía de Europa a nuestra querida Iberoamérica. Que descanses en paz, Manolo, y gracias por tanto".

EFE

También ha querido estar con la familia el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se ha expresado de manera emocionada ante los medios rememorando al "gran político y a la gran persona". "Los políticos también somos seres humanos. Hoy estoy triste, pero veo que alguien deja un buen ejemplo para el futuro", ha sentenciado.

Uno de los primeros en llegar a la capilla ha sido el expresidente del Gobierno Felipe González. También han querido arropar a la familia de Marín viejos amigos y compañeros de partido como el exvicepresidente Alfonso Guerra y sus 'compatriotas' manchegos Emiliano García-Page, José Bono y José María Barreda.

Este último contaba muy emocionado cómo fue Marín precisamente quien le convenció para militar en el PSOE. Era amigo de sus hermanos mayores y ha agradecido su actitud desde entonces: "Yo era pequeño, pero me trataba como a uno igual". Era un "compañero del alma", ha comentado a los periodistas, además de poner en valor que es un "ejemplo de la generación del 78". "Ha muerto un hombre, vivo queda su nombre", ha dicho.

Ha muerto un hombre, vivo queda su nombre

Minutos después, Bono ahondaba en sus palabras y lo calificaba como un hombre "serio, riguroso y de fiar". "Las palabras son torpes para expresar el sentimiento de afecto, cariño y solidaridad con Carmenchu, sus hijas y su familia", ha descrito al salir de la capilla ardiente. El actual presidente presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha puesto en valor la "talla intelectual" de Marín y su capacidad para "mirar a medio y largo plazo".

Muchos recuerdos se amontonaban en la mente de Guerra, que ha contado cómo conoció a Marín en Bruselas o cómo se ganó un congreso extraordinario en 1979 del PSOE gracias a los viajes del político fallecido por toda España. "Era una persona muy brillante", ha comentado el histórico socialista, que ha recordado entre risas emocionadas que le gastaba bromas de que le gustaba la "tristeza". "No quería ser alegre, quería ser real", ha subrayado Guerra, que ha enfatizado que "en España no se le ha valorado como merecía".

EFE

Junto a su espíritu europeísta, una de las constantes en todas las conversaciones ha sido su sentido de Estado. No era un político cortoplacista, iba más allá, profundizaba en las ideas. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha aseverado que era una persona "con longitud de miras" y "preparada".

Ha recordado que era el presidente del Congreso cuando ella llegó precisamente a la Cámara Baja: "Estaba muy preocupado por dignificar la política y llegar a acuerdos". Ha agregado que tenía "sentido de Estado" y miraba "mucho más allá".

En sentido, Zapatero lo ha recordado como "un gran servidor público, íntegro y honesto". "Un profundo europeísta y un español entero", ha añadido el expresidente del Gobierno. También ha remarcado el actual líder socialista, Pedro Sánchez, que Marín destacaba por su "compromiso político, sus convicciones democráticas y su vocación de servicio público".

POLÍTICOS DE TODOS LOS SIGNOS

Por la capilla ardiente han pasado para dar su último adiós también el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, el exlíder de UGT Cándido Méndez y políticos como Margarita Robles, Ana Pastor, Rafael Catalá, José Luis Ayllón, Rafael Hernando, Carlos Floriano, Gloria Elizo, Ignacio Prendes e Irene Montero. También se han acercado hasta la Cámara Baja el exministro Rodrigo Rato, el exdiputado Eduardo Madina, la exvicepresidenta Elena Salgado, el expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra y el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán.

Hasta el Palacio de la Carrera de San Jerónimo han acudido otros antiguos compañeros socialistas como Javier Solana, José Luis Corcuera, Pedro Solbes, Juan José Laborda y Joaquín Almunia, entre otros. Y, por supuesto, han acudido antiguos presidentes del Congreso como Federico Trillo, Luisa Fernanda Rudi y Jesús Posada.

EFE

Pasdas las seis de la tarde, el féretro ha abandonado el Congreso, portado por agentes de la Policía destinados en la comisaría de la Cámara Baja. En la calle los presentes han aplaudido. Hasta siempre, don Manolo.

MÁS SERIES