INTERNACIONAL

¿Qué pasa con el Brexit después del 'no acuerdo' sobre el 'divorcio' con la UE?

Es complicado.

05/12/2017 16:54 CET | Actualizado 05/12/2017 17:02 CET

Theresa May estuvo en Bruselas el miércoles para cerrar un acuerdo encaminado a que Reino Unido abandone la Unión Europea. Todos pensaron que se trataba de una mera formalidad. Pero no fue así.

Después de que se confirmara que no existiría un acuerdo de "divorcio" para el Brexit, estas son algunas de las preguntas más sonadas tras un día de mucho drama político:

¿Qué problema hay con la frontera con Irlanda?

La frontera con Irlanda (concretamente la frontera entre Irlanda, país europeo, y la región británica de Irlanda del Norte) ha resultado ser un gran obstáculo. Los eternos debates acerca de su futura situación están obstaculizando las negociaciones para que el gobierno de Reino Unido y la UE puedan cerrar un futuro acuerdo comercial.

Desde Dublín se teme la creación de una "frontera rígida" que sustituya a la actual "frontera blanda", ya que esto podría interrumpir los 20 años de paz en Irlanda del Norte y poner en riesgo el Acuerdo de Belfast. Hay quien ha mencionado al ejército y las torres de vigilancia que salpicaban la frontera de 499 km durante el conflicto de Irlanda del Norte, e Irlanda ha pedido garantías de que nunca volverá a suceder algo similar.

Sin embargo, ahora se ha llegado a un callejón sin salida.

Irlanda ha pedido a Theresa May que Irlanda del Norte permanezca dentro de la unión aduanera de la UE, una zona de librecambio, a fin de evitar la creación de la frontera "rígida".

No obstante, como el gobierno de Reino Unido se ha esforzado en subrayar, esta petición va en contra de los principios del Brexit que, según afirma, debe consistir en que Reino Unido abandone la unión aduanera y el mercado único, que permite el libre movimiento de bienes, personas, servicios y capital.

Por si todo esto no fuera suficiente, podría añadirse el hecho de que el Partido Unionista Democrático no apoye al gobierno conservador minoritario.

¿Por qué tiene tanto peso el Partido Unionista Democrático (PUD)?

El PUD norirlandés y sus 10 diputados en Westminster han estado apoyando a los conservadores después de suscribir un acuerdo "de confianza y asistencia" tras los desastrosos resultados obtenidos por May en las elecciones generales. Salir de ese acuerdo sería un triunfo para este partido norirlandés.

La semana pasada aumentaron las especulaciones de que se estaba discutiendo un posible acuerdo para armonizar las relaciones comerciales en algunas zonas entre Irlanda del Norte y la UE (o, en otras palabras, la República de Irlanda). El PUD compareció con el objetivo de llevar a cabo su jugada, señalando que cualquier acuerdo para "apaciguar a Dublín y a la UE" significaría que los conservadores no podrían "contar con su voto":

Entonces, ¿cómo hace el gobierno de Reino Unido para corresponder a las demandas de las dos Irlandas?

Es complicado.

El lunes se filtró un borrador que sugería que Reino Unido estaba de acuerdo con que Irlanda del Norte mantuviera su "alineamiento regulatorio" con la UE para que no fuera necesario introducir controles de aduanas en la frontera.

En una declaración conjunta de 15 páginas entre la Comisión Europea y Reino Unido se establecía que "ante la ausencia de soluciones, el Reino Unido se asegurará de que sigue habiendo un alineamiento regulatorio continuado" con el mercado interno y la unión aduanera.

Y aquí fue cuando reinó la confusión.

Mientras el texto pasaba por Bruselas, Londres, Dublín y Belfast, los debates giraban en torno a si ese "alineamiento regulatorio" era efectivo si seguía siendo miembro de la UE. Un antiguo ministro del Tesoro pensaba que no:

Se organizaron ruedas de prensa y comidas, y se cancelaron posteriormente, ya que los informes divergían en cuanto a si el PUD y el gobierno irlandés habían conseguido un acuerdo; pronto quedó claro que los unionistas no iban a acceder.

Arlene Foster, líder del PUD, comunicó a los reporteros que no podían apoyar la propuesta: "No aceptaremos ningún tipo de divergencia regulatoria que separe a Irlanda del Norte económica o políticamente del resto de Reino Unido. Irlanda del Norte debe abandonar la UE de igual manera que el resto de Reino Unido".

¿Por qué esta disputa respecto a la frontera irlandesa está bloqueando las negociaciones del Brexit?

Mientras tanto, en Bruselas, May esperaba poder anunciar que se había llegado a un acuerdo respecto a la situación de Irlanda del Norte y los derechos de los ciudadanos europeos después del Brexit, y cuánto está dispuesto a pagar Reino Unido por este "divorcio".

Después de que el PUD rechazara la solución de las fronteras, el Primer Ministro británico se quedó en el limbo (May estaba comiendo durante el comunicado de prensa y tuvo que parar para llamar a Foster).

Junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, May se vio forzada a admitir que no había habido acuerdo con Bruselas respecto al divorcio. Sin embargo, mantenían la esperanza de conseguirlo. May sostuvo que solo había diferencias de opinión sobre "un par de asuntos", y que la situación de Irlanda seguía pendiente.

Las negociaciones relativas al acuerdo de "divorcio" se conocen como la Fase Uno, y este proceso es crucial para seguir adelante con el Brexit. La UE insiste en que la Fase Uno debe completarse antes de pasar a la Fase Dos: las discusiones sobre las relaciones comerciales entre Reino Unido y Europa.

Los negociadores tienen un calendario estricto y albergan la esperanza de que la Fase Uno se complete antes de la cumbre de líderes europeos del 14 de diciembre. Esto es importante a fin de que haya suficiente tiempo para discutir a fondo los nuevos acuerdos comerciales antes del 29 de marzo de 2019, día en el que Reino Unido se va de forma oficial.

¿Por qué este acuerdo "especial" ha llevado a que Escocia, Gales y Londres pidan lo mismo?

Tanto Nicola Sturgeon —ministra principal de Escocia— como Sadiq Khan —alcalde de Londres— solicitaron acuerdos de Brexit "especiales" para Escocia y Londres, argumentando que no había motivo para que otras partes de Reino Unido recibieran un tratamiento distinto al de Irlanda del Norte.

La ministra principal de Escocia dijo que, si se puede hacer un acuerdo de Brexit que mantenga a Irlanda del Norte de manera "eficiente" en el mercado único europeo, no habría una"buena razón" por la que otras partes no pudieran beneficiarse de lo mismo.

Tanto Escocia como Irlanda del Norte votaron a favor de permanecer en la UE en el referéndum.

El alcalde de Londres, apoyándose en el 59,9% de los votos a favor de permanecer en la UE obtenidos en el referéndum, tuiteó:

El efecto dominó continuó, el primer ministro galés Carwyn Jones también pidió que a Gales se le permitiera permanecer en el mercado único si a otras partes de Reino Unido se les permitía..

Sin embargo, los corresponsales en Bruselas les acusaron de oportunismo político:

Entonces, ¿habrá o no habrá Brexit?

Pese a todo, parece que el Brexit sigue adelante, pero a una velocidad tan lenta que ha llevado a que muchos se pregunten si va a dar lugar a un acuerdo decente tras todas las concesiones que ya se han hecho.

Un artículo publicado en London Evening Standard, editado por el ex canciller George Osborne, hacía referencia a una serie de concesiones que ha hecho Reino Unido desde que la UE insistió en que las condiciones comerciales no podían negociarse hasta que se acordara el divorcio. El artículo mencionaba:

  • El secretario de Estado para Relaciones Exteriores Boris Johnson dijo que Europa 'puede esperar sentada' si cree que va a cobrarle al Reino Unido una factura generosa por su salida; y ahora Reino Unido está a punto de acceder a pagar 50 mil millones de libras (56,5 mil millones de euros).
  • Conceder todas las peticiones relativas al futuro estatus de los ciudadanos europeos que viven en Reino Unido, lo que incluye aceptar la implicación del Tribunal de Justicia Europeo, mediante lo cual se cruza una de las "líneas rojas" de May.
  • La frontera irlandesa, la cual muchos partidarios del Brexit consideraban una cuestión sin importancia y con fácil solución.

Dejando todo lo anterior, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha afirmado que, pese a que "cada vez hay menos tiempo" para llegar a un acuerdo de divorcio, sigue siendo posible alcanzar un acuerdo la próxima semana para continuar con las discusiones sobre un futuro acuerdo de comercio.

En resumen, aún no hay nada dicho.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.