POLÍTICA

Pastor defiende la Constitución frente a quienes intentan "saltarse la ley"

La presidenta del Congreso dice que la Carta Magna es "la mejor garantía" de los derechos de todos los ciudadanos.

06/12/2017 12:58 CET | Actualizado 06/12/2017 12:58 CET
EFE

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha destacado hoy que la Constitución de 1978, que hoy cumple 39 años, es la "mejor garantía" de los derechos de todos los ciudadanos y de una convivencia en paz y un "instrumento eficaz" contra quienes han intentado "saltarse la ley, rompiendo las reglas del juego".

En su discurso en la recepción oficial en el Congreso con motivo del Día de la Constitución y sin citar expresamente la crisis en Cataluña, Pastor ha defendido la ley como la "guardiana de nuestra seguridad" y el "freno" contra el intento de cualquiera de someter a los ciudadanos "arbitrariamente a sus deseos".

"Frente a los ataques inadmisibles de quienes han fracasado en su intento de quebrar el sistema legal y democrático que estaban obligados a respetar, tenemos que afirmar con rotundidad y en voz muy alta, que España ha tenido y tiene en su Constitución y en sus instituciones la mejor garantía de nuestra convivencia en libertad", ha remarcado.

En presencia del Gobierno en pleno, presidentes autonómicos, diputados y senadores y altas instituciones del Estado, la presidenta del Congreso ha insistido en que respetar el marco legal y constitucional es "imprescindible" para que la convivencia sea posible en una sociedad "libre y democrática como es la española".

Y así, ha destacado, lo ha reconocido toda la comunidad internacional que ha mostrado su "pleno respaldo" a la estabilidad del sistema constitucional en España.

Pastor ha aprovechado para citar unas palabras pronunciadas en el Congreso por el fundador de la Lliga Regionalista, Francesc Cambó, en 1916, que España es una "cosa viva" y no "únicamente un poder" después de "siglos de convivencia" y de sufrir "las mismas bienandanzas y los mismos desastres".

Una antigua nación, ha añadido Pastor, que se transformó en una nación moderna gracias a la Constitución democrática que fue capaz de darse a sí misma, y con la que consiguió su integración, de pleno derecho, en la Europa comunitaria.

"Una Europa que, tras superar las devastadoras consecuencias de las ideologías nacionalistas y totalitarias, ha conseguido erigirse en referente de la paz, del desarrollo humano y de los más altos valores de libertad, de democracia y de justicia que se profesan en nuestro tiempo", ha proclamado.

Por ello, se ha mostrado convencida de que España es un "país solvente" y una "democracia madura" con instituciones sólidas y un Estado de Derecho "capaz de responder siempre con la ley" y "sin que nadie pueda ponerse nunca por encima de ella".

"En casi cuarenta años se han renovado las generaciones, se ha transformado el mundo, se han abierto nuevas perspectivas; pero los principios de nuestra convivencia y de nuestra democracia siguen y deben seguir tan vigentes como ese pueblo español que es el único titular de sus derechos soberanos y el único dueño de su destino", ha zanjado.