POLÍTICA
11/12/2017 17:18 CET | Actualizado 11/12/2017 19:42 CET

Una agenda intervenida por la Guardia Civil revela el rol de Mas, Rovira y Gabriel en el comité estratégico del 'procés'

Pertenecía al 'número dos' de Junqueras

EFE
Mas, Rovira y Forcadell

Una agenda intervenida por la Guardia Civil en el registro que se llevó a cabo el 20 de septiembre en el domicilio de Josep Maria Jové, exsecretario general del Departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, revela el rol que desempeñaron Artur Mas, Marta Rovira y Anna Gabriel, entre otros, en el comité estratégico del 'procés' para conseguir la independencia de Cataluña.

El informe, fechado el 28 de noviembre y al que ha tenido acceso Europa Press, se remitió al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona y en el mismo se hace referencia al "indicio 8", en alusión a la "agenda grande de color negro de tamaño medio con la inscripción Moleskine".

En el informe aparecen unas conclusiones sobre estas anotaciones fechadas entre el 12 de febrero de 2015 y el 11 de noviembre de 2016 respecto a: "la hoja de ruta y el proceso hacia la independencia para alcanzar la República catalana"; "el referéndum de independencia"; "estructuras de Estado"; "leyes de desconexión" y "estrategia de desobediencia".

"Se trata de una agenda que arranca el 12.02.2015 con anotaciones sobre estrategias políticas de ERC, pactos con CiU y CUP, recoge lo que se denomina ideas de fuerza, hoja de ruta y programa", señala en su informe el instituto armado, que también halló el 20 de septiembre el documento Enfocats por el que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha pedido que se amplíe la investigación que afecta al comité de dirección del procés.

El comité estratégico está siendo objeto de investigación judicial por el papel que desempeñaron los diferentes actores que formaban presuntamente parte de este órgano, entre los que figuraban según la Guardia Civil el presidente cesado Carles Puigdemont, su vicepresidente cesado Oriol Junqueras y otros altos cargos y dirigentes políticos, además de representantes de las entidades soberanistas ANC, Òmnium y AMI.

Acuerdo institucional y Govern de concentración

Uno de los elementos a abordar en este plan debía ser la "emergencia social" que podría acarrear el procés; así como la candidatura con la que presentarse a las elecciones; también el "acuerdo institucional", es decir, el "govern de concentración" necesario para llevar adelante la independencia.

Según el informe de la Guardia Civil elaborado a raíz de la incautación de la agenda, en julio de 2015 ya se estaba preparando el plan independentista y los dirigentes responsables se preguntaban "cuándo explicar cosas", cuándo hacer una "primera aproximación al asunto" o cuándo ofrecer "más concreción".

"20 medidas para aplicar de manera inmediata", "80% de la normativa la tienen preparada", "buscamos que no haya agujeros" son otros de los apuntes encontrados en la agenda, que establece, además, cuatro etapas en el denominado procés: preparación Estado, reconocimiento de Estado a nivel internacional, estructuras de Estado y medidas sectoriales.

En esta hoja de ruta, la agenda incluye a los partidos más CATN, que la Guardia Civil deduce que se refiere al Consejo Asesor de Transición Nacional, y se remite a un informe elaborado por el presidente de este organismo durante la consulta del 9 de noviembre de 2014, Carles Viver i Pi-Sunyer.

La presión del Estado

Sobre la proclamación de la independencia, la agenda incautada a Jové habla incluso de hacerlo "cuando todo esté listo o cuando la presión del Estado sea enorme", a través de una "ley constitucional transitoria" que sea tramitada por el procedimiento rápido de lectura única.

Según el plan independentista, para validar el procés primero se tendría que celebrar un referéndum y después elecciones constituyentes en un periodo de 18 meses.

Jové anota en la agenda sus propias dudas, según el Instituto Armado, respecto al calendario, reacción del Estado (legal, jurídica, económica y financiera), Parlamento (investidura, proclamación, constitución mesa), papel de la CUP, documento Viver muy avanzado y programa de gobierno.

En todo caso, también deja claro los titulares que se pueden dar o no en campaña electoral con respecto al procés: "Lo que cabría decidir: fundamentos y titulares de la hoja de ruta dando salida política al acuerdo CDC y ERC y selección de temas que hay que hacer públicos antes del 27 de septiembre y cuáles no por estrategia: Banco Central y Seguridad, que deben estar pactadas, pero sin publicidad por prudencia".

Tras la celebración de las elecciones del 27 de septiembre, pero antes de que se conformara el Gobierno presidido por Carles Puigdemont, Jové siguió haciendo anotaciones en la agenda ahora analizada por la Guardia Civil.

Acuerdo de marzo de 2015

Los inicios del plan independentista también quedan reflejados en otro apunte, esta vez del 3 de noviembre, que se titula ANC+JxS+CUP, en referencia a la colaboración que ya existía entre la entidad soberanista Asamblea Nacional Catalana -presidida hasta ese año por Carme Forcadell, luego presidenta del Parlament-, la coalición formada por CDC y ERC y la formación antisistema.

En esta anotación se deja constancia de que los dirigentes independentistas tienen "clara" la hoja de ruta 'desde el acuerdo de marzo de 2015', lo que confirma que el plan se empezó a diseñar muchos meses antes de las elecciones.

De hecho, Jové destaca que en los meses que pasaron entre marzo y julio de 2015 se fueron "concretando y mejorando' la hoja de ruta, culminando en el acuerdo de candidatura de Junts pel Sí y su programa electoral, tras lo cual se pregunta si este pacto 'se podría mejorar con alguna cláusula más de garantía'.

Según esta misma anotación de la agenda, ERC ya introdujo una cláusula proponiendo una declaración unilateral de independencia en caso de que el Estado la bloqueara, pero sólo si los independentistas conseguían mandato democrático, que sitúa en 72 diputados (la mayoría absoluta en el Parlament son 68).

Oriol Junqueras