POLÍTICA
22/12/2017 00:48 CET | Actualizado 22/12/2017 01:01 CET

La 'nit' de Ciudadanos: paseíllo, "yo soy español" y Coldplay

Así han vivido Arrimadas y Rivera la victoria del 21-D

EFE
Arrimadas y Rivera

La Avenida de María Cristina en Barcelona tiene un especial significado para el independentismo. Allí se han organizado algunos de sus masivos actos en los últimos años como los mítines finales del 27-S y de los referéndums ilegales del 9-N y del 1-O.

Pues allí mismo, junto a la plaza de Espanya, Ciudadanos ha levantado el escenario de la noche más importante de su historia. Les gustan los símbolos, sin complejos, como suelen repetir. Aquel pequeño partido que surgía hace once años, al que solo hacía caso en las tertulias nocturnas de televisiones de derechas, es hoy la formación más votada en Cataluña. En el Parlament tendrán a partir de ahora 37 escaños gracias al apoyo de casi 1,1 millones de votantes.

Una noche que nunca podrán olvidar los naranjas. Pero una fiesta extraña también: se han impuesto a los independentistas pero no han logrado de sumar entre constitucionalistas. Alegría máxima por lo conseguido... y "sorprendidos" por los resultados del PSC y del PP. El propio Albert Rivera lo materializaba en palabras: Inés Arrimadas "debería" ser la presidenta.

DE LA PLANTA MENOS UNO... A LOS GRITOS Y GANAR

El día más vibrante para los naranjas, que arrancaba con su candidata votando a las 12 de la mañana en la Escola Ausìas Marcha, entre gritos de "presidenta" y "fuera". La máxima expresión de esa polarización que reina en la sociedad catalana. Por la noche se han desquitado los 'ciudadanos' con gritos de "luego diréis que somos cinco o seis".

La fiesta 'naranja' capitaneada por Inés Arrimadas tenía dos pistas al estilo Razzmatazz. La de la música más lenta (al ritmo del escrutinio) estaba en el hotel Catalonia Plaza, donde en la planta menos uno se ha instalado el cuartel general.

CIUDADANOS

Allí estaban como grandes anfitriones Arrimadas y Rivera (seguro que hoy le han venido a la mente todos los recuerdos de hace una década, cuando paseaba casi siempre solo por el Parlament, aquel veinteañero de un partido recién fundado).

Dentro, el 'pinyol' de Cs: José Manuel Villegas, Fran Hervías, Juan Carlos Girauta, José María Espejo, Fernando de Páramo,Miguel Gutiérrez y Carlos Carrizosa. Y siempre muy cerca la jefa de prensa de Cs en Cataluña, Clara de Melo. En la sala estaba también Xavier Cima, marido de Arrimadas y ex diputado de CiU. Hoy se ha decantado también en las urnas por su mujer.

Cervezas, coca-colas... y muchos nervios. Llegaban todos con buenos ánimos, pero pidiendo prudencia. Todos los dirigentes avisaban que iba a ser una noche larga, emocionante, en la que importaban cada uno de los votos. Sobre las mesas ordenadores, móviles y libretas para hacer las cuentas.

Y los gritos de alegría traspasaban las paredes cuando conseguían ponerse en primera posición también en escaños. Lo escuchaban perfectamente los 400 periodistas acreditados de 108 medios (52 nacionales y 56 internacionales). Incluso vibraba alguna pared.

"PRESIDENTA, PRESIDENTA"

Emoción, palmadas, alguna lágrima... y a la 'dancefloor'. Ningún nombre mejor que plaza de Espanya. Entre las dos míticas torres venecianas, Ciudadanos ha instalado su gran celebración. Pero Arrimadas y Rivera han hecho el 'paseíllo' desde el Hotel Catalonia Plaza hasta el otro lado de la calle, con gritos de "presidenta, presidenta" y una nube de periodistas. Al fondo se reflejaba el árbol de Navidad de la plaza de toros reconvertida en centro comercial.

EFE

"Hoy hemos ganado las elecciones", decía en catalán sobre el escenario Arrimadas, ante unos centenares de personas que ondeaban banderas con el símbolo de Ciudadanos. Ella se ha tocado el corazón varias ocasiones y hacía ese símbolo constantemente.

"LEYENDAS", CONFESIONES Y POLÍTICOS-FANS

Todo precedido por una música más de Mayumaná que de noche electoral (o de anuncio de running). "Campeones, campeones, oe oe oe", gritaban los 'ciudadanos' a los dirigentes. Una noche de alegría, pero de negro en la vestimenta. Un estilo muy business friendly, de jornada electoral-laboral.

"Visca Catalunya, Visca España, Visca Europa", repetían Arrimadas y Rivera. "Qué leyenda es ya Albert", comentaba un votante fan mientras los escuchaba. "Ahora sí hemos votado", coreaba detrás otro grupo. Al minuto salía otro de sus gritos de guerra: "Yo soy español, español, español".

Entre el público, sin subir al escenario, se podían encontrar también figuras de pata negra ciudadana como Toni Roldán, Juan Marín, Begoña Villacís, Melisa Rodríguez, y Patricia Reyes.

EFE

Emoción, alegría, y comentarios también de algunos sotto voce: "Hoy hay que disfrutar, mañana echaremos cuentas", decía un parlamentario nacional. "Por lo menos hemos ganado", comentaba otro alto dirigente cuando se le preguntaba por la suma de una mayoría por parte de los independentistas. "Quedan meses de estabilidad", advertía otro alto cargo.

Fiesta 'naranja', pero sin actores secundarios potentes. El PSC y el PP no han acompañado con sus datos. Eso ha hecho que la fiesta no haya ido a más. Un par de canciones más (previo megatrón de confetis). Los altavoces a tope han escupido luego Viva la vida, de Coldplay. Un poquito de salseo con Pitbull y su Floor on fire. Luego, el buen rollito de Sax, de Fleur East.

Y... a dormir, que ya es viernes y toca trabajar.

Jornada histórica en Cataluña

MÁS SERIES