INTERNACIONAL
02/01/2018 07:50 CET | Actualizado 03/01/2018 18:12 CET

La ola de protestas en Irán deja al menos 21 muertos y un millar de detenidos

El Gobierno asegura que se ha restablecido la normalidad en la mayoría de las ciudades.

El comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución de Irán, el general Mohamad Ali Yafarí, ha anunciado este miércoles el "fin de la sedición", en referencia a las manifestaciones de estos días contra las políticas económicas del Gobierno, en algunas de las cuales se han producido disturbios que han ocasionado daños materiales y víctimas mortales.

En total, 21 personas han muerto en cinco días de protesta desde que comenzaron las manifestaciones el 28 de diciembre, y 450 personas han sido detenidas en Teherán, la capital iraní, tal y como ha confirmado el vicegobernador de la provincia, Alí Asghar Nasserbakht. Según informa Efe, el total de detenidos este miércoles en todo el país asciende a cerca de mil personas. Varias agencias de noticias informan de que se mantiene un amplio despliegue de guardianes de la revolución en las calles.

AFP
Manifestantes iraníes progubernamentales este miércoles.

Decenas de miles de personas se han manifestado este miércoles en numerosas ciudades de Irán para expresar su apoyo al régimen de la República Islámica de Irán y contrarrestar las manifestaciones de protesta contra las políticas económicas del Gobierno de los últimos días.

Los manifestantes que se han echado este miércoles a la calle para pedir el cese de las protestas han proferido gritos de "¡Muerte a EEUU, muerte a Israel" y han portado carteles en las que le pedían al gobierno que le preste atención a las demandas de la población. La Organización de la Promoción Islámica de la provincia de Teherán ha convocado manifestaciones para el viernes destinadas a condenar las protestas antigubernamentales

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha atribuido las protestas antigubernamentales de estos días a los enemigos del país. "En los últimos días, los enemigos de Irán se han aliado y han usado los distintos medios que poseen, incluido dinero, armas, política y servicios de Inteligencia, para generar problemas en la República Islámica", ha denunciado Jamenei en su primera reacción a los últimos acontecimientos en el país.

"Un ciudadano europeo ha sido detenido en Borujerd. La persona había sido entrenada por los servicios de Inteligencia europeos y estaba liderando las protestas", ha contado al medio iraní Hamidreza Abolhassani, jefe del Departamento de Justicia de dicha ciudad.

EFE
Estudiantes iraníes participan en protestas contra el Gobierno el 30 de diciembre en Teherán.

"El enemigo siempre está buscando una oportunidad y cualquier fisura para infiltrarse y golpear a la nación iraní", ha añadido durante un acto público. Jamenei ha adelantado que hablará a la nación "cuando sea el momento adecuado" ya que tiene "algo que decir sobre estos acontecimientos".

A pesar de los llamamientos a la calma del presidente iraní, Hasán Rohaní, la represión policial contra las protestas al Gobierno se ha intensificado en los últimos días.

Nueve personas han muerto durante la noche de este lunes en diferentes provincias de Irán y ya son 21 las víctimas mortales que dejan las protestas antigubernamentales. De los fallecidos en la jornada del lunes, seis de ellos eran manifestantes que atacaron la comisaría de la ciudad de Qahderiyán. Los otros tres murieron en diferentes tiroteos: un niño de 11 años en la ciudad de Jomeiní Shahr, un miembro de los Guardianes de la Revolución en la ciudad de Kahriz Sang y un policía en la ciudad de Nayaf Abad.

Según el vicegobernador, la situación en la capital está bajo control y la Policía no ha pedido la ayuda de las fuerzas especiales de la Guardia Revolucionaria. "De momento solo ha intervenido la policía", ha asegurado.

En un comunicado, el Ministerio de Inteligencia iraní ha apuntado que "algunas de las manifestaciones pacíficas celebradas para expresar demandas derivaron en violencia debido a la presencia de elementos sospechosos y agresivos", según ha informado la agencia iraní de noticias Tasnim. El Ministerio, según la agencia IRNA, ha reconocido que se han producido "daños en propiedades públicas y también víctimas", si bien no ha ofrecido cifras.

REUTERS
Protestas contra el Gobierno durante la noche del 30 de diciembre en Teherán.

Rohaní ha dicho que los enemigos de Irán azuzaron a ciertos grupos para promover incidentes porque no toleran los "éxitos" que Irán ha obtenido con el acuerdo nuclear suscrito en julio de 2015 con el G5+1 y en sus medidas contra el terrorismo en la región.

El presidente iraní ha reiterado el derecho del pueblo a criticar y protestar pero ha afirmado que "hay que elegir la manera y la vía legal para expresarse".

Inicialmente, los manifestantes reclamaban mejoras económicas y protestaban contra la subida de los precios, pero en muchos lugares se ha pasado a consignas en contra del estamento religioso que gobierna el país, incluido el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei. Así, en algunas ciudades se han escuchado cantos de "muerte al dictador".

Por su parte, el presidente del Tribunal Revolucionario de Teherán, el ayatolá Musa Qazanfarabadi, ha advertido a quienes insisten en participar en la violencia de que el castigo será cada vez más duro a partir del tercer día de disturbios. "Cada día que pase, los detenidos en los disturbios se enfrentarán a penas más severas, ya que no serán considerados más como manifestantes sino como alborotadores", ha subrayado a la agencia Tasnim.

ACUSACIONES CONTRA EEUU, ISRAEL Y ARABIA SAUDÍ

Asimismo el Parlamento iraní ha acusado a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí de fomentar los disturbios generados en las manifestaciones que se han producido.

Desde el sábado, tercer día de las protestas, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha publicado varios mensajes en su cuenta de Twitter en los que ha criticado a las autoridades iraníes.

Trump publicó que "el gran pueblo iraní ha sido reprimido durante muchos años. Están hambrientos de comida y libertad. Junto con los derechos humanos, la riqueza de Irán está siendo saqueada. ¡ES HORA DE UN CAMBIO!", agregó.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha negado la acusación de Rohani también secundada por el legislativo iraní, de que Israel esté detrás de los incidentes.

En un comunicado de su Oficina, Netanyahu calificó de "falsas" e "hilarantes" las acusaciones de Rohaní y dijo que su respuesta pasa por "no insultar al pueblo iraní", pues "se merece algo mejor que eso".

La

MÁS SERIES