TENDENCIAS
06/01/2018 12:01 CET | Actualizado 06/01/2018 12:01 CET

Siete consejos de sexólogos para que una mujer llegue al orgasmo

Pero sobre todo, recuerda: tu orgasmo es para ti, no para alimentar el ego de la otra persona.

Los terapeutas sexuales son conscientes de los problemas que tienen algunas mujeres para llegar al orgasmo.

El sexo no consiste solo en llegar al clímax, pero está claro que esa maravillosa sensación hace que sea mucho mejor.

A muchas mujeres no les cuesta tener orgasmos cuando se masturban, solo tienen problemas cuando se trata de sexo con otra persona. Si encajas en esa descripción, no eres la única, ni mucho menos.

De hecho, en una encuesta de la revista Cosmopolitan en 2015 en la que participaron 2300 mujeres de entre 18 y 40 años se descubrió que solo el 57% de las mujeres tienen un orgasmo siempre o casi siempre que practican sexo con otra persona. En el otro extremo, según escribe Elisabeth A. Lloyd en su obra The Case of the Female Orgasm, está un grupo de entre el 5% y el 10% de mujeres que nunca han experimentado un orgasmo, ni masturbándose ni con una pareja sexual.

Pero tranquilas, que hay esperanza. La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con tres terapeutas sexuales y ha recopilado sus mejores consejos para ayudarte en la búsqueda de ese ansiado orgasmo.

Antes de nada, ¿por qué algunas mujeres no pueden llegar al orgasmo durante el sexo?

Los motivos pueden ser físicos, mentales o emocionales, según el terapeuta sexual Ian Kerner.

"Puede deberse a la falta de estimulación, a no prestar la atención debida al clítoris, a una baja excitación psicógena o fisiológica, o a un problema en la relación, como la falta de atracción, mala comunicación o un enfado", sostiene Kerner, autor de la obra Ellas llegan primero: el libro para los hombres que quieren complacer a las mujeres.

También es importante tener en cuenta factores psicológicos como la depresión, la ansiedad, antecedentes traumáticos o problemas de imagen personal, que pueden interferir en la capacidad de una mujer para llegar al clímax.

Algunas mujeres tampoco logran llegar al orgasmo masturbándose.

Aquí también son varios los factores que pueden interferir. Algunas mujeres simplemente no saben qué tipo de estimulación (física o de cualquier otro tipo) necesitan para llegar al orgasmo, según la terapeuta sexual Celeste Hirschman.

"Quizás intentan masturbarse y, al no saber cómo, se aburren y se rinden", especula Hirschman, coautora del libro Making Love Real: The Intelligent Couple's Guide to Lasting Intimacy and Passion junto con su socia Danielle Harel. "Enseñamos a las mujeres que quizás tengan que mover la pelvis y tensar los músculos vaginales y de las piernas para llegar al orgasmo".

"Puede que también necesiten fantasear, leer textos eróticos o ver pornografía. Todo esto no solo sirve para excitarse, también para olvidarse del miedo al fracaso", prosigue la experta.

¿Y si no funciona nada de lo anterior? La dificultad para llegar al orgasmo también puede deberse a los efectos secundarios de algún medicamento, a algún problema ginecológico o a un conflicto erótico sobre lo que te excita (dicho de otra manera, un tabú de tu identidad sexual).

¿Y qué recomiendan los especialistas a sus pacientes? Estos son sus siete consejos:

PHOTOALTO/FREDERIC CIROU VIA GETTY IMAGES

Estimula el clítoris...

De acuerdo con el estudio de Cosmopolitan, el 38% de las mujeres que no llegan al orgasmo cuando practican sexo con otra persona lo achacan a la falta de estimulación del clítoris.

"En lo que respecta a los orgasmos, tanto los hombres como las mujeres deben comprender que el clítoris es el motor principal del orgasmo femenino y que la mayoría de las posturas del sexo no favorecen la estimulación constante del clítoris que hace falta para producir un orgasmo. Hay que centrarse menos en la penetración y más en la estimulación externa", recomienda Ian Kerner.

Plantéate usar un juguete sexual, como un vibrador, tu mano o la de tu pareja sexual para estimular el clítoris durante los preliminares, la penetración y demás juegos sexuales sin penetración.

... pero ve poco a poco.

"Ojalá la gente entendiera que la excitación de las mujeres normalmente surge de una forma paulatina y progresiva en la que está incluida la excitación mental además de la física", comenta Celeste Hirschman, que añade: "Tocar el clítoris demasiado pronto puede reducir la excitación de la mujer, complicando el orgasmo. El tonteo y la creación de una tensión sexual aumenta las probabilidades de que la mujer consiga unos orgasmos más intensos".

Acude a un especialista con tu pareja o por tu cuenta para recibir educación sexual.

La sexóloga Sari Cooper pide a sus pacientes que le cuenten su historial con detalles para conocer el alcance de su educación y experiencia sexual.

"Lo que se busca es identificar qué aspectos de su sexualidad son placenteros para ellas y que así se puedan centrar en ellos cuando mantengan relaciones o se masturben", resume Cooper, presentadora del programa por Internet Sex Esteem.

"Aprenden ejercicios para relajar la mente cuando la tienen cargada de preocupaciones, pensamientos pesimistas y vergüenza, problemas que pueden impedir el placer erótico y la excitación sexual", añade.

También recomienda a sus pacientes que vean vídeos didácticos sobre la masturbación para aprender diversas técnicas y descubrir cuáles les funcionan.

Puede llevar tiempo, pero es normal.

"Aprender a llegar al orgasmo es como aprender a tocar un instrumento, a bailar una coreografía o a dominar una posición de yoga. Hace falta paciencia, práctica, concentrarse en relajar la respiración y mantener a raya los pensamientos perfeccionistas. Al fin y al cabo, no es llegar al destino, sino disfrutar del camino, lo que permitirá que surja el placer", puntualiza Sari Cooper.

No subestimes la importancia de la excitación psicológica.

"A menudo, cuando una persona no es capaz de llegar al orgasmo, es porque hay algún inhibidor interfiriendo: ansiedad, desaliento, demasiadas vueltas a la cabeza sobre si lo va a conseguir o no...", enumera Ian Kerner.

"La estimulación psicológica, como las fantasías, aumentan la excitación y alejan los inhibidores de la mente. Demasiadas veces se fía todo a la excitación fisiológica y no se presta suficiente atención a la psicológica", prosigue.

Recuerda: tu orgasmo es para ti, no para alimentar el ego de la otra persona.

"Si la presión por llegar al orgasmo se debe a los sentimientos de incompetencia, frustración, o peor, enfado, de tu pareja sexual, entonces la terapia también deberá centrarse en la relación de pareja", indica Sari Cooper.

Olvídate de las expectativas y ve a lo tuyo.

"Es fundamental que te olvides de lo que crees saber sobre cómo es un orgasmo y cuánto cuesta llegar. Hay demasiadas películas por ahí de mujeres chillando de placer al ser penetradas sin ningún tipo de estimulación del clítoris. Si sigues atascada en esa concepción de los orgasmos, tu cuerpo y tu mente no irán a la par ni estarán relajados, dos factores clave de lo que denomino 'sex esteem' (autoestima sexual), la confianza y tranquilidad para aprender más de tu faceta erótica", remata Cooper.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.