INTERNACIONAL
10/01/2018 03:39 CET | Actualizado 10/01/2018 03:55 CET

Ecuador busca que alguien resuelva la "insostenible" reclusión de Assange en su embajada en Londres

El Gobierno andino le ha advertido varias veces de que no comente sobre sus aliados.

AFP

Ecuador analiza la posibilidad de que un tercer país o una personalidad medie en la búsqueda de una solución definitiva al caso de Julian Assange, cuya situación en la embajada del país andino en Londres "no es sostenible", ha admitido la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa.

La titular de la diplomacia de Ecuador apunta que ningún asunto "emblemático" sobre asilo a nivel mundial, como el del australiano Assange, se ha resuelto sin la cooperación de las naciones involucradas e incluso, a veces, la intervención de un tercer país.

"Tenemos un enorme interés en lograr una solución definitiva y estamos en permanente diálogo con el Gobierno de Reino Unido (...) y estamos explorando varias opciones para encontrar una salida a esta situación", ha revelado en una reunión con la prensa extranjera.

Seguiremos protegiendo a Julian Assange mientras su integridad física y psicológica corran peligro.María Fernanda Espinosa

"Seguiremos protegiendo a Julian Assange mientras su integridad física y psicológica corran peligro. Nosotros somos un país defensor de los derechos humanos, un país, además, que respeta el derecho internacional", ha querido dejar claro.

Consultada sobre los rumores de que Ecuador pudiese otorgar la nacionalidad a Assange, Espinosa argumenta que ese tipo de datos "no merecen ni los comentarios ni la opinión" de la Cancillería, más aún si se trata de un tema "tremendamente delicado".

EXPLORAN UNA MEDIACIÓN

La canciller se mostró conmovida al ser consultada sobre el estado de salud del fundador de WikiLeaks: "¿Cómo se sentirían después de cinco años y medio de estar en una pequeña oficina, sin poder tomar la luz del sol y sin respirar aire fresco?".

"Hasta las personas que están en centros de detención pueden salir al patio, pueden hacer deporte. Eso no ocurre con Julian Assange, su condición de confinamiento es muy complicada", ha detallado Espinosa.

Espinosa apunta que están "considerando también y explorando la posibilidad de una mediación" y, sin profundizar en detalles, ha señalado que puede ser de un tercer país o de una personalidad.

"Estamos explorando alternativas, pero creemos que realmente hay que empujar un poquito el asunto y buscar soluciones. Ninguna solución se logrará sin la cooperación internacional y sin la cooperación del Reino Unido que, además, se ha mostrado interesado en buscar una salida", ha subrayado.

Para la canciller ecuatoriana, "no puede vivir una persona en esas condiciones para siempre, y estamos buscando de manera muy, muy respetuosa con el Reino Unido mecanismos de solución".

LE HAN LLAMADO LA ATENCIÓN POR COMENTAR SOBRE CATALUÑA

El activista está en el punto de mira de EEUU desde 2006, cuando su web Wikileaks comenzó a publicar documentos clasificados. En los últimos tiempos ha llamado la atención por su campaña contra los demócratas en las elecciones de 2016 en las que salió elegido Donald Trump.

De hecho, según algunos medios, el magnate podría acabar indultándolo.

Assange cumplió el verano pasado cinco años resguardado en la sede diplomática ecuatoriana en Londres, donde se encuentra asilado desde el 19 de junio de 2012. El Gobierno británico había decidido extraditarlo a Suecia, donde se enfrentaba a una demanda por violación.

Ese día, el entonces canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, leyó en Quito una carta enviada por Assange a Rafael Correa, a la sazón presidente del país andino, en la que le solicitaba el asilo.

"La persecución de la que soy objeto en distintos países deriva no sólo de mis ideas y mis acciones sino de mi trabajo, al publicar información que compromete a los poderosos, de publicar la verdad y con ello desenmascarar corrupción y graves abusos a los derechos humanos alrededor del mundo", decía.

La acusación por violación fue archivada en mayo de 2017 porque la investigación no avanzaba pero Assange teme ser extraditado a EEUU, donde cree que se vulneraran sus derechos. Reino Unido ha anunciado que planea arrestarlo si sale de la delegación diplomática por no presentarse ante el tribunal.

El nuevo presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha advertido varias veces al activista de que no comente sobre la política de los países aliados de la nación andina, en concreto sobre el referéndum de Cataluña, asunto en el que Assange toma partido indiscutible por los independentistas.

Si el presidente Moreno quiere amordazarme cuando informo sobre los abusos de los derechos humanos en España debería decirlo explícitamente y aportar una base legal para ello.