INTERNACIONAL
10/01/2018 18:24 CET | Actualizado 10/01/2018 18:29 CET

Más de 200 detenidos en Túnez y decenas de heridos tras otra noche de disturbios

Las protestas se deben al descontento por las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno.

AFP
Jóvenes lanzan piedras contra las fuerzas de seguridad este miércoles en la capital tunecina.

Más de 200 personas han sido detenidas y decenas han resultado heridas en una nueva noche de disturbios en varias ciudades de Túnez, alimentados por un creciente descontento social ante las recientes medidas de austeridad del Gobierno.

Las manifestaciones pacíficas y esporádicas habían empezado la semana pasada contra el alza de los precios y un presupuesto de austeridad que incluye subidas de impuestos, que entró en vigor el 1 de enero. Las protestas degeneraron en disturbios el lunes por la noche, especialmente en Túnez y Teburba, al oeste de la capital, donde estalló la violencia tras la muerte de un hombre durante una manifestación.

AFP
Manifestantes gesticulan frente a las fuerzas de seguridad durante una protesta en la localidad de Tebourba.

En la segunda noche de enfrentamientos 49 policías resultaron heridos y 206 personas fueron detenidas, informó el miércoles el portavoz del ministerio del Interior, Jlifa Shibani, que acusó a los alborotadores de estar pagados por líderes políticos.

"Hay actos de saqueo y de robo, pero también un mensaje político de una parte de la población que no tiene nada que perder y que se siente ignorada", siete años después de una Primavera árabe que reclamaba trabajo y dignidad, considera el politólogo Selim Jarrat.

Éste subraya que fueron atacados muchos edificos públicos, símbolos del Estado. Y que el gobierno "por el momento se ha posicionado con bastante firmeza contra los manifestantes".

Un supermercado de la periferia sur de Túnez fue saqueado el martes por la noche por jóvenes que robaron dinero y mercancías, según Mohamed Baccuche, director adjunto de Carrefour.

En Sidi Buzid, ciudad desfavorecida del centro del país donde en diciembre de 2010 comenzó la protesta social que marcó el inicio de las Primaveras árabes, grupos de jóvenes cortaron carreteras y lanzaron piedras a la policía que respondió con gases lacrimógenos durante buena parte de la noche, señaló un periodista de la AFP.

REUTERS
Policías tunecinos lanzan gases lacrimógenos en la localidad de Tebourba.

También hubo incidentes en Gafsa (sur), Kasserin (centro), Jedaida (norte) y otros barrios populares de Túnez, constataron periodistas de la AFP. Pero la calma había regresado el miércoles por la mañana al conjunto del país.

En Teburba, a 30 kilómetros al oeste de la capital, estallaron los disturbios después de que cientos de jóvenes tomaran las calles tras el entierro de un hombre fallecido en los disturbios de la noche anterior.

Persiste la controversia sobre las causas de la muerte del hombre, de 45 años, considerado como un mártir por los manifestantes, aunque los resultados de la autopsia realizada el martes no se han hecho públicos.

El ministerio del Interior negó que muriera a manos de la policía y destacó que el hombre no tenía ninguna señal de violencia en el cuerpo. El portavoz, Shibani, precisó que el individuo padecía "problemas respiratorios".

Estos incidentes se producen en un contexto de reivindicaciones sociales en Túnez contra las medidas de austeridad previstas por el gobierno, en especial el alza del IVA, que entró en vigor el 1 de enero.

AFP
Una joven tunecina exhibe este lunes un cartel en árabe durante una protesta en el que se lee el lema "¿A qué estamos esperando?".

Tras varios años de marasmo económimco y contrataciones masivas de funcionarios, Túnez se enfrenta a importantes dificultades financieras. La inflación superó el 6% a finales de 2017 mientras la deuda pública y el déficit comercial alcanzan niveles preocupantes.

Los activistas de la campaña "Fech Nestannew" ("Qué estamos esperando"), lanzada a principios de año contra el alza de precios, llamaron a manifestarse masivamente el viernes.

El mes de enero está tradicionalmente marcado por las protestas en Túnez desde la revolución de 2011. El contexto es especialmente tenso este año antes de la celebración en mayo de las primera elecciones municipales desde la Primavera árabe.