INTERNACIONAL
26/01/2018 02:05 CET | Actualizado 26/01/2018 02:46 CET

Un juez ordena retirarle el pasaporte a Lula Da Silva y le prohíbe salir de Brasil

Pocas horas antes de un viaje oficial que tenía planeado a Etiopía.

REUTERS

Un juez federal de Brasilia ha ordenado la retención del pasaporte del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado la víspera a 12 años de prisión por corrupción, y le ha prohibido salir de Brasil.

La decisión, ya comunicada a la Policía Federal, responsable del control de aduanas, se ha producido pocas horas antes del viaje que Lula tenía planeado a Etiopía para participar en un evento sobre la lucha mundial contra el hambre, organizado por la FAO en la Trigésima Cumbre de la Unión Africana.

La orden ha sido dictada por el juez décimo federal de Brasilia, Ricardo Leite, en un proceso diferente al que concluyó el miércoles con la condena de Lula, y confirmada por la Policía y el Ministerio de Justicia.

Pocas horas antes del viaje que tenía planeado a Etiopía para participar en un evento.

"El director general de la Policía Federal, Fernando Segovia, comunicó por teléfono en la noche del jueves al ministro de Justicia, Torquato Jardim, la decisión de la Justicia Federal de impedir que el expresidente abandone el país", según la asesoría de prensa del Ministerio.

De acuerdo con la misma fuente, el ministro pidió al director de la Policía Federal que comunique a Lula la decisión para evitarle situaciones embarazosas.

RECIBIÓ "ATERRADO" LA ORDEN, SEGÚN SU ABOGADO

El jefe del equipo de defensores de Lula, Cristiano Zanin Martins, ha revelado que recibió "aterrado" la orden judicial debido a que el propio tribunal que condenó al expresidente sabía de su viaje a Etiopía y no hizo ninguna objeción.

Según el abogado, el derecho del exjefe de Estado a ir y venir está garantizado por la Constitución, que tan solo prevé una restricción al mismo en "la hipótesis de decisión condenatoria transitada en juzgado contra la que no haya lugar a más recursos".

El derecho a ir y venir está garantizado por la Constitución, según su abogado.

Ha recordado además que el Gobierno brasileño, en respuesta al Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre la supuesta persecución política a Lula, garantizó que no existía ninguna restricción contra el derecho del expresidente de viajar al exterior.

"El pasaporte del expresidente Lula será entregado a la Policía Federal este viernes, sin renuncia a las medidas posibles para reparar esa indebida restricción a su derecho de ir y venir", concluye la nota.

LULA SE ENFRENTA A SIETE PROCESOS JUDICIALES

La orden de retención del pasaporte fue emitida por el juez de Brasilia que investiga las acusaciones contra Lula por supuesto tráfico de influencias en el proceso que concluyó con la decisión del Gobierno de Brasil de adquirir 36 caza bombarderos de la empresa sueca Saab.

Lula fue imputado en diciembre de 2016 porque el juez consideró procedentes las acusaciones de que el expresidente intervino en la elección del vencedor de la millonaria licitación gracias a la influencia que tenía en el Gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff.

Lo ha decidido el juez que investiga a Lula por supuesto tráfico de influencias.

Este es uno de los siete procesos judiciales a los que se enfrenta el exjefe de Estado, la mayoría por corrupción. Por uno de los cuales fue condenado el miércoles en segunda instancia.

Los tres jueces de la octava sala del Tribunal Regional de la 4 Región de Porto Alegre decidieron por unanimidad confirmar la condena de Lula en primera instancia por corrupción y lavado de dinero y elevar su pena a 12 años y un mes de prisión, frente a los nueve y medio a que había sido condenado.

¿PODRÁ SER CANDIDATO? DEPENDE DE LA JUSTICIA ELECTORAL

La decisión, aunque apelable, complica que Lula se presente a las elecciones presidenciales de octubre ya que, según la legislación brasileña, los condenados en segunda instancia no pueden ser postulados.

No obstante, la última palabra sobre la candidatura del expresidente, que lidera todos los sondeos de opinión y ha manifestado su intención de presentarse, estará en manos de la Justicia Electoral.

Según la ley brasileña, los condenados en segunda instancia no pueden ser postulados.

La ejecutiva del Partido de los Trabajadores ha anunciado de forma unánime la decisión de postularle como su candidato. El exsindicalista de 72 años ha advertido que "no puede depender solo de Lula" e insta al partido a seguir luchando ante "un hecho indeseado", como una inhabilitación o la cárcel.

NOTICIA PATROCINADA