POLÍTICA
31/01/2018 15:51 CET | Actualizado 31/01/2018 19:14 CET

Ana Rosa Quintana: "Tengo un nudo en el estómago desde las cinco de la mañana"

La periodista desvela, en exclusiva, los mensajes de Puigdemont reconociendo el final del procés.

"Todavía tengo un nudo en el estómago y lo tengo desde las cinco de la mañana" contesta Ana Rosa Quintana cuando, nada más acabar su programa, El HuffPost le pregunta cómo se siente después de haber dado a las 10:30 de la mañana una exclusiva destinada a cambiar el rumbo de ese eterno bucle llamado 'el procés'.

A esa hora, la periodista desvelaba los mensajes que el exconseller huído en Bruselas Toni Comín recibió este martes por parte del otro huído, Carles Puigdemont, después de que este martes el pleno de investidura fuera suspendido sine die por incomparecencia del expresident.

"Volvemos a vivir los últimos días de la Cataluña republicana [...] El plan de Moncloa triunfa [...] Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado. Al menos, a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo) pero yo ya estoy sacrificado, tal y como sugería Tardá".

AR

Así de claro era Puigdemont en privado mientras en público decía "mis intenciones [de volver a la Generalitat] permanecen intactas". Y así lo ha revelado 'El programa de Ana Rosa'.

¿Eran conscientes de la repercusión que iba a tener su exclusiva?

Nuestros periodistas Luis Navarro y Fernando Hernández nos llamaron de madrugada. Ellos habían visto un teléfono pero no exactamente lo que había en la pantalla. Estaban detrás y lo grabaron pero no eran conscientes hasta que lo visionaron en el hotel. Entonces llamaron a la directora. Ella estaba ya trabajando a las 3 de la mañana. A mí me dejó dormir un poco más, hasta las 5. Sabíamos lo que teníamos entre manos.

¿Es su exclusiva más importante?

Bueno, hemos dado muchas, lo que pasa es que esta tiene una trascendencia nacional e internacional porque Puigdemont se empeñó en internacionalizar este conflicto y ahora es lo que le pasa, ¿no? Que también va a tener que vivir las repercusiones de la internacionalización de la noticia.

¿Tuvieron algún tipo de duda sobre la veracidad de los mensajes?

Teníamos que corroborar que esa información era cierta, que ese era el teléfono de Puigdemont. Y luego montar todos los vídeos, traducirlos y hacer todo el proceso técnico que tiene una noticia. Por eso no lo hemos podido contar hasta las 10:30 de la mañana.

¿Han tenido que consultar con Paolo Vasile?

Esto no se consulta. Esto se tiene y, gracias a Dios, vivimos en un medio de comunicación, en Mediaset, que nos da absoluta libertad y sólo nos hacen una pregunta: '¿Lo tenéis corroborado? ¿Sí? Pues adelante'.

Los mensajes han sido tomados con cautela al principio. De hecho, algunos medios la hemos recogido con un "supuestos mensajes".

Pero luego lo han cambiado. Nosotros no teníamos dudas. Teníamos la imagen con la persona que sujeta el móvil. Lo que pasa es que, con una noticia de tal trascendencia, teníamos que agotar hasta la última comprobación, que es la que hemos tenido un poco más tarde.

Su equipo lleva meses desplazado en Bélgica. Está claro que el periodismo requiere medios e inversión.

Tres meses llevan cubriendo todas las informaciones de Puigdemont. Es nuestro trabajo, informar de primera mano y esta ha sido la compensación porque, desde que el expresident llegó allí, no nos ha dedicado ni una sola palabra.

Al final, sin querer, ha hecho una confesión y, además, es la primera vez en mi vida periodística que un scoop de esta magnitud, que hace temblar y cambia absolutamente todo en la política catalana y en el procés de los próximos tiempos, es corroborado por los protagonistas de la información en tres horas. Porque al final, con sus tuits, lo que han venido a confirmar es que los mensajes son de ellos y eran verdad.

¿Qué opina de la respuesta de Puigdemont, una vez que se han revelado los mensajes?

"Soy periodista y siempre he entendido que hay límites, como la privacidad, que nunca se han de violar. Soy humano y hay momentos en que también yo dudo. También soy el Presidente y no me echaré atrás, por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos y el país. Seguimos!"

No tiene salida y vamos a ir otra vez a lo que ha ido todo el tiempo al sentimiento y no a la razón. Él dice que ha tenido un mal momento pero no es verdad. Es muy difícil responder a esos mensajes, responder a la evidencia de que, al mismo tiempo que le estaba mandando ese mensaje a Comín, estaba emitiendo un vídeo, diciendo que él es el presidente.

Es muy difícil explicar que está diciendo una cosa públicamente a personas que tienen todo el derecho a ser independentistas, que han puesto toda su ilusión y todo el sentimiento, y luego demostrar que les está engañando. Que está diciendo una cosa y pensando otra.

¿Cuál cree que será el siguiente paso en el procés?

Proponer otro candidato. Puigdemont ya es un cadáver político.

ESPACIO ECO