TENDENCIAS
01/02/2018 07:52 CET | Actualizado 01/02/2018 07:59 CET

¿Llevas todo el invierno enfermo? Tu abrigo podría ser el culpable

Vas a querer tomar medidas.

¿Desde que comenzó el invierno estás continuamente enfermo con algún resfriado o con la gripe y parece que nunca te acabas de curar del todo?

Aunque no lo creas, el verdadero problema podría ser tu propio abrigo y otras prendas, cuenta el microbiólogo Charles Gebra al New York Post.

"Es recomendable lavar la ropa que llevas en público una vez a la semana. Y las personas no suelen lavar los abrigos muy a menudo", señala Gebra.

De hecho, los guantes, las bufandas, las cazadoras y las botas a las que recurres para mantenerte en calor en invierno son un hervidero de gérmenes, según el New York Post.

Getty Images

"Estas prendas pueden albergar bacterias, transmitir los virus y dar lugar a infecciones", afirma James Swiencicki, especialista en enfermedades infecciosas. Además, puedes volver a infectarte a ti mismo si no has lavado la ropa de invierno desde la última vez que estuviste enfermo.

A continuación, se incluyen algunos consejos de expertos para que este invierno digas adiós (por fin) a las infecciones.

1. Lava los guantes con agua caliente​​​​

Getty Images

"En una hora, nos tocamos la cara unas 16 veces", explica Gerba.

Sí, incluso cuando llevamos guantes. De modo que no solo tus guantes están absorbiendo todas las bacterias, sino que también "están cogiendo otras de todo lo que tocas en los lugares públicos", razona el experto.

Dado que el calor mata a los microbios, Gerba recomienda lavar los guantes a una temperatura alta una vez a la semana, o meterlos en la secadora unos 45 minutos si tienes miedo de que encojan.

2. Lava tu abrigo de una vez por todas

NYS444 via Getty Images

Piénsalo: ¿Cuándo fue la última vez que lavaste el abrigo? Pues eso.

"Normalmente están bastante sucios, porque las personas suelen lavarlos una vez al año a lo sumo", indica Gerba.

Si quieres ahorrarte la tintorería, tranquilo: la mayoría de pañuelos, chalecos y polares pueden lavarse a máquina. En cambio, los abrigos de lana sí tienen que pasar por la tintorería.

3. Mantén limpia tu bufanda

Ridofranz via Getty Images

Deberías lavar tu bufanda al menos una vez a la semana, señala Nasia Safdar, especialista en el control de enfermedades infecciosas.

"El virus de la gripe puede sobrevivir en prendas como guantes o bufandas entre dos y tres días, y los virus causantes de la diarrea, como el rotavirus o el norovirus, pueden vivir hasta cuatro semanas", advierte.

"Si tus hijos van a compartir la bufanda, te recomiendo que la laves ese mismo día", aconseja Gerba.

4. Es probable que tus botas estén asquerosas

SrdjanPav via Getty Images

"Las botas son un caso grave", explica Gerba al New York Post. "Hay bacterias fecales en las suelas y se cogen más bacterias cuando las botas están mojadas"

En resumen, "debes limpiar la suela de tus botas con una toallita antiséptica al menos una vez a la semana", zanja el experto.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Canadá y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.

ESPACIO ECO