ECONOMÍA
08/02/2018 22:23 CET | Actualizado 09/02/2018 13:27 CET

Wall Street sufre un segundo batacazo histórico en una semana

El Dow Jones se deja más del 4% y vive su segunda peor caída en puntos de la historia.

Otra jornada negra para los mercados estadounidenses en apenas una semana. Tras el pánico que se vivió el lunes, Wall Street ha cerrado este jueves con un nuevo derrumbe bursátil. El índice Dow Jones de Industriales, el principal indicador de la Bolsa estadounidense que incluye a las 30 mayores sociedades anónimas del país, se ha dejado un 4,15% en otra sesión que ha estado dominada por la volatilidad.

Aunque la jornada parecía que iba a transcurrir tranquila, los números rojos se han apoderado del mercado al final del día. El Dow Jones ha caído más de 1.000 puntos otra vez. Se trata de la segunda mayor caída en puntos que se registra en la historia de este indicador bursátil, que comenzó el año con casi 25.000 puntos, 5.000 más de los que tenía justo un año antes. Este jueves ha perdido la cota de los 24.000 puntos para situarse al cierre del mercado en los 23.860 enteros.

Este desplome bursátil, que ha afectado a todas las empresas que conforman el Dow Jones, se une al sufrido este lunes, cuando se dejó más de 1.100 puntos (la mayor caída de su historia), y el pasado viernes. En apenas cinco días, este índice ha descendido cerca del 9%. Si se calcula desde que marcó su máximo nivel (26.616 puntos), el pasado 26 de enero, el Dow Jones ha bajado un 10,4%.

No solo ha caído el Dow Jones, también lo han hecho los índices Standard & Poor's 500, considerado como el más representativo de la economía estadounidense, y el Nasdaq, que está compuesto por empresas tecnológicas. Ambos se han dejado cerca del 4%.

¿Por qué está cayendo tanto el mercado estadounidense? Los inversores permanecen atentos a los tipos de interés y a las posibles decisiones que tome la Reserva Federal estadounidense. El aumento de la rentabilidad de la deuda estadounidense despierta su interés. El bono a diez años ha llegado a remunerarse al 2,88%, en unos niveles que no se veían desde hace años.

Esto ha hecho que los inversores opten por vender las acciones con el objetivo de recoger beneficios, ya que creen que la Bolsa va a seguir cayendo, lo que en el mercado se denomina como tendencia bajista. Además, creen que se va a producir un cambio de tendencia en la inflación.

Los analistas temen que ahora el miedo se extienda este viernes a las Bolsas asiáticas y europeas, al igual que ocurrió el pasado martes cuando cerraron en rojo tras el batacazo de Wall Street. El Ibex cerró ese día en su peor nivel en 11 meses.

NOTICIA PATROCINADA