NOTICIAS
09/02/2018 14:33 CET | Actualizado 09/02/2018 14:34 CET

El millonario príncipe Al Waleed ya está libre

Fue acusado de corrupción por Mohammed Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí.

Getty Images

El domingo era liberado de su "prisión de oro" en el hotel Ritz-Carlton de Riad —la capital de Arabia Saudita—, el príncipe Al Waleed bin Talal. Estaba recluido desde el pasado mes de noviembre junto con otros 700 príncipes y empresarios saudíes acusados de corrupción por el príncipe heredero y el hombre que está revolucionando el país, Mohammed Bin Salman.

Al Waleed es el dueño de uno de los holding accionariales más importantes del mundo, a través de su empresa de inversión Kingdom Holding Co. Según parece, este y otros príncipes y empresarios habrían llegado a un acuerdo y pagarían 100.000 millones de dólares a las arcas públicas sauditas para evitar el juicio por corrupción y poder salir en libertad.

El príncipe saudita en libertad es uno de los accionistas más importantes de compañías como Twitter, Citigroup, Disneyland Paris y es el dueño del hotel Savoy de Londres. Se estima que su fortuna alcanza los 17.000 millones de dólares. En el mundo de los negocios era conocido como el Warren Buffet árabe y entre sus caprichos se encuentran un Boing 747 y un Airbus A380 por el que pagó 215 millones de euros, más la adaptación a sus gustos, como los 200 kilos de oro distribuidos dentro del avión en diferentes decoraciones. En 2015 decidió donar su fortuna íntegra a la caridad. Aún así, su nombre era el primero de la lista de los "presuntamente corruptos" de Arabia Saudita y por ello fue encarcelado en el Hotel Ritz de Riad. Según sus primeras declaraciones a Reuters " todo está aclarado y se trataba de un malentendido".

Handout . / Reuters

Bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, está convulsionando Oriente Medio con sus medidas anticorrupción, anunciando que las mujeres pueden conducir y que se abrirán los cines próximamente en un país en el que casi todo estaba prohibido y las mujeres son relegadas a un segundo plano.

ESPACIO ECO