BLOGS

5 motivos por los que el Barcelona ganará el clásico

30/01/2013 17:50 CET | Actualizado 01/04/2013 11:12 CEST

A continuación se exponen 5 razones o motivos por los cuales el Barça de Vilanova tiene muchas opciones de llevarse la victoria en el clásico copero.

Las numerosas lesiones blancas (hasta 5), la eficacia azulgrana, el tridente de oro formado por Pedro, Iniesta y Messi, la movilidad de Cesc y el equilibro de Busquets y Xavi son algunas de las claves de este encuentro de ida de las semifinales de la Copa del Rey.

El Real Madrid tiene las suyas, y éstas son las del Barça:

5. Lesiones blancas

Ramos, Pepe, Di María, Casillas y Coentrao no podrán ser de la partida en el encuentro de ida de Copa ante el Barcelona. Se trata de bajas realmente sensibles.

Quziás las bajas más importantes sean las de Pepe y Ramos, la pareja de centrales. Ese eje zaguero es uno de los puntos fuertes de este Madrid de Mourinho, y sin ellos, el equipo se resentirá a la hora de defender la avalancha atacante blaugrana.

Sin los dos centrales, la solidez y firmeza defensiva del Real Madrid no será tal, pese a que Carvalho, Varane y Albiol han cumplido con creces la baja de estos dos magníficos futbolistas en los últimos encuentros. No obstante, ante un Barça de récord, ante un equipo lanzado hacia el título de liga y con grandes futbolistas en la zona de arriba, la ausencia de Pepe y Ramos puede condicionar, por un lado, el planteamiento inicial de Mou teniendo en cuenta el desequilibro y la velocidad de futbolistas como Pedro y Messi (a priori será defensivo), y por otro lado, la compenetración en jugadas de estrategia.

Los expulsados Coentrao y Di María también estaban siendo importantes en la faceta ofensiva de los merengues. El argentino, muy cuestionado en este último tramo de competición, había recuperado un puesto en el 11 titular y volvía a ser una amenaza al contragolpe. Además, las subidas por banda de Coentrao dotaban de profundidad al conjunto blanco. De hecho, el lateral zurdo, incluso, anotó un tanto frente al Espanyol. Esta profundidad y verticalidad se pierde con la ausencia del argentino y el portugués. Por ello, la defensa azulgrana, muy ofensiva con Alves y Alba, no sufrirá en exceso las subidas de los laterales madridistas.

El equipo madridista también pierde veteranía y experiencia en la portería porque la lesión de Iker Castillas (3 meses en el dique seco por una fractura en su mano izquierda) obliga a Mourinho a optar por la juventud y la sangre fresca con Adán. Sin menospreciar al joven canterano, Casillas es el mejor portero del mundo y, pese a estar cuestionado en este inicio de temporada, su "ángel" y su capacidad para crecerse en los grandes partidos es innata.

Por tanto, las numerosas bajas defensivas (contando la portería) son realmente importantes de cara a este partido ya que la seguridad del conjunto se verá mermada ante tanta suplencia y la zona atacante azulgrana con Messi, Iniesta y Pedro incrementará la inseguridad blanca y potenciará las posibilidades culés.

4. Efectividad y pegada eclipsan cierta vulnerabilidad defensiva

El "Tito Team" se ha caracterizado en este inicio de temporada por su eficacia en ataque. Se ha mostrado como un equipo letal tanto en ataque posicional o estático como al contragolpe. Los jugadores de Vilanova han adquirido ciertos matices de su máximo rival: velocidad y salida en tromba al contragolpe junto a una efectividad desconocida hasta el momento.

Pese a que el conjunto culé ha recibido 9 goles en los últimos 5 partidos (casi 2 tantos por encuentro), su enorme pegada eclipsa esa vulnerabilidad defensiva. Bien es cierto que se trata de un colectivo que no concede muchas oportunidades, el problema para los blaugranas es que las pocas que recibe acaban en gol.

Esto hace de los azulgranas un equipo realmente peligroso y eficaz de cara a puerta y además, se trata de un conjunto que concede escasas ocasiones por lo que, aunque el rival se muestra efectivo, sus opciones de doblegar a los culés son reducidas.

3. Tridente de oro: Messi, Iniesta y Pedro

Estos 3 futbolistas forman el trío acatante del Barça, uno de los tridentes más letales en el mundo del fútbol. Quizás se trate de la mejor punta ofensiva del Barça en los últimos tiempos.

Las asociación Iniesta-Messi es un escándalo. Ambos jugadores encuentran el hueco donde no lo hay, trenzan jugadas en una baldosa y son capaces de decidir un partido con media oportunidad de gol. Además la gran movilidad y permutas constantes de posición hace que defenderlos sea una odisea y un auténtico quebradero de cabeza.

Una defensa desconcertada sin ninguna referencia a la que cubrir genera inseguridad y desbarajustes en la zaga. Eso es lo que le podría pasar al Madrid en el clásico y más sabiendo que sus dos centrales más experimentados no estarán sobre el césped.

A esto hay que unirle el desequilibro y la verticalidad Pedro. El canario está en un momento de forma excelente. Essien o Arbeloa serán sus posibles marcadores y ninguno de ellos posee la suficiente velocidad para frenar al extremo culé. Por tanto, Pedrito será clave para generar desequilibro por banda y generar superioridad numérica por dentro como viene siendo habitual.

2. Cesc Fábregas: un falso "9" muy verdadero

La figura de Cesc Fábregas se está volviendo imprescindible en el esquema de Vilanova. Aunque también es cierto que es el futbolista más sustituido del Barça. Sin embargo, y pese a las dudas que despertó su fichaje, su capacidad para moverse entre líneas, su visión de juego y su perfecta asociación con Leo Messi son otra de las claves de este Barça.

Es un mago del pase, sus asistencias son medio gol. Además, Cesc posee una enorme libertad sobre el campo, es una especie de palomita suelta que intercambia su posición por todos los frentes de ataque. Es una amenaza que mantiene alerta a toda la defensa y permite a jugadores como Xavi o Busquets dominar la pelota y salir con ella de forma limpia.

En el clásico su función será fundamental para provocar desbarajustes en la defensa madridista y permitir mayor libertad a Iniesta por banda. Khedira y Alonso tendrán muchos problemas para atarle en corto ya que su movilidad es permanente. Si a Fábregas le das un metro, puede fabricar un pase entre líneas que rompa la línea defensiva merengue y provoque más de un mano a mano con el portero blanco.

1. Equilibro defensivo con Busquets como eje. El socio perfecto

Sergio Busquets es el futbolista encargado de robar balones peligrosos tanto en defensa como en ataque. Su gran disposición táctica permite al Barça ser un conjunto equilibrado. Su presencia como pivote defensivo transmite seguridad a los centrales y a Xavi. Es un coche escoba que barre todos los balones que pasan por su lado y que domina el juego aéreo gracias a que es un futbolista espigado.

La salida limpia de balón tiene en él un peso específico. En el caso de que Piqué se vea muy presionado, es Sergio Busquets (incrustado entre centrales) el encargado de sacar la pelota jugada mientras Xavi busca su espacio. En el clásico, con un Madrid no excesivamente presionante arriba, en principio, el mediocentro catalán podrá salir con la pelota jugada sin muchos problemas.

Ante un Madrid muy abierto con Cristiano y Ozil en banda, las coberturas del catalán serán claves para que los extremos ofensivos (Alves y Alba) no se vean sobrepasados en ningún momento. Además, la ausencia de Di María es un valor añadido ya que Ozil no tiene la velocidad del argentino y Busquets podrá llegar a la ayuda con mayor facilidad.

Es el socio perfecto de la máquina de crear, del cerebro blaugrana, de Xavi Hernández. La brújula que mueve al equipo de un lado a otro tiene a su lado un seguro de vida ante cualquier pérdida de balón.

NOTICIA PATROCINADA