Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Ángel Tristán Headshot

¡Toma primarias, compañero!

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-10-03-1475499422-1704594-636109575662571730.jpg
Foto: EFE

La campanada, mejor que asonada, de los 17 miembros de la ejecutiva de Pedro Sánchez que en la tarde del 28 de septiembre dieron un sonoro portazo y se marcharon en bloque ya había sido precedida de un intermitente campanilleo.

A veces, la explicación más fácil, y la que más le gusta a las presuntas víctimas es, como es natural, la conjura. Una buena conspiración es un milagroso bálsamo que lava la memoria y permite dormir dulcemente olvidando cuáles han sido las verdaderas causas de la contienda. En el PSOE, sencillamente, lo que ha ocurrido es que el consejero delgado-director general no solo no ha cumplido los objetivos que se le marcaron cuando fue elegido para el cargo, sino que dejó en quiebra a la compañía.

Mientras estuvo al mando, se fugaron en masa los clientes a la competencia, que había sido azuzada por una eficaz publicidad del PP, quien le echó la culpa a Zapatero y al PSOE de todos los males que aquejan a España -desviando su enorme y directa responsabilidad en el cataclismo-, y teniendo Sánchez tiempo y medios, no supo recuperarlos; como consecuencia, cayeron en picado las ventas y ya se veía imparable e inevitable la bancarrota y el concurso de acreedores. Tal cual.

Así quizás, con esta comparación se entienda mejor el fenómeno, y la dimisión por asfixia de Sánchez a las 20.21 horas del pasado sábado, 1 de octubre. Como en el Motín del Caine, ¿lo recuerdan?. El imprescindible Séneca nos dejó tres pensamientos que resumen lo que le ha ocurrido al secretario general del Partido Socialista: "A algunos se les considera grandes porque también se cuenta el pedestal". "Cree- le escribía a Lucilio en su Carta XXI- que tienes que habértelas con muchas dificultades, pero la verdad es que la mayor dificultad está en ti, y tú eres un estorbo para ti mismo", y en la LXXI remataba: "Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina".

Ya el 21 de diciembre de 2015, al día siguiente del gran batacazo -los 110 diputados logrados por Rubalcaba en el Verdún de la crisis reducidos a 90- algunos socialistas se extrañaban, a las once de la noche, durante la presentación del libro Cataluña: regreso al big-bang en el Gabinete Literario de Las Palmas, de que todavía el candidato socialista, que pedía con energía a los demás asumir responsabilidades, no hubiera presentado su dimisión.

Algunos militantes históricos le habían advertido apenas ganadas las primarias de 2014 que la campaña que diseñó era una completa equivocación. Había que ponerle cara a los votantes que abandonaban el partido. Y entender, y atender, las causas. "Han creído al PP, que ha desarrollado una fenomenal campaña de desinformación, achacando a Zapatero todos los males de España, y hasta de la gran recesión mundial". Pero el líder socialista elegido por las bases siguió ajeno a la realidad con su discurso único: la corrupción - muy importante, pero no el único asunto que le interesa a la gente cuando no tiene que comer y se muere en las listas de espera- y el inamovible 'No es no' y su sinónimo 'Váyase señor Rajoy'.

Está en marcha nada menos que una lucha por los derechos civiles, encabezada por los jóvenes y su inagotable energía.

"No quieren rescatar ni de coña la polémica imagen de Zapatero", me confesó un diputado allegado a Sánchez. El coste, silenciar los grandes éxitos socialistas, la sanidad universal y gratuita, la multiplicación de universidades, el Pacto de Toledo de las pensiones, y las pensiones no contributivas, la Fiscalía Anticorrupción, las leyes de derechos civiles, la ley de la dependencia, explicar con realismo y sinceridad las causas de los recortes... Como tantos otros políticos, sucumbió al adanismo. Plena coincidencia con Pablo Manuel Iglesias. Antes de ambos, el diluvio. Ellos, por lo visto, iban en el arca de Noé. Con lo fácil que hubiera sido contratar un buen estratega...

Mientras Podemos se quitaba la careta y aparecía la olla de los caníbales a fuego lento de leña disimulada en el sotobosque, el nervosismo se acentuó. No había una estrategia clara. Todo era una yenka. Una improvisación según las declaraciones de la otra parte, los editoriales y las encuestas. El encargo del rey para que intentara formar Gobierno fue una extraordinaria oportunidad, que aprovechó a medias para ocupar la escena mientras pudo, pero fracasó porque Iglesias prefirió darle una prórroga a Rajoy con su enérgico y leninista 'no' a Sánchez, para tener la oportunidad de crecer y comerse a la socialdemocracia. El enemigo eterno de comunistas y populistas.

Las elecciones del 26J, con el crecimiento del PP y la segunda derrota socialista, y bajando, marcó un punto crítico. Por segunda vez, debió haber dimitido Sánchez. Las elecciones regionales en Euskadi y Galicia, el 25-S, con un nuevo batacazo, marcaron el punto crítico: el ahora o nunca. "Tú eres el estorbo", aconsejaría Séneca.

José Miguel Pérez, miembro de la ejecutiva, responsable de Educación, respondió así a la pregunta de qué pensaba hacer Sánchez, poco antes de celebrarse las autonómicas, cuando el núcleo duro de Podemos volvía a sacar sus manos tendidas, una con la hoz de cortar cabezas y la otra con el martillo de machacar al PSOE : "Francamente no lo sé, no nos habla de este tema". Pérez fue uno de los 17.

¿Drama o tragedia? En realidad no ha habido conspiración -salvo las prisas de una impaciente Susana Díaz, que quiso coser y ha quedado deshilachada-, sino el sobrecogedor recuerdo de lo que le ocurrió al Titanic. Pero en este caso, la oficialidad decidió meter en un bote al incompetente capitán.

El problema no era solamente elegir in extremis para evitar unas terceras elecciones en Navidad, con el PSOE corpore insepulto, entre una abstención que facilitara temporalmente un Gobierno del PP mediante la abstención o uno con Podemos, con los antiguos terroristas de ETA (y en esto de la violencia, casi todo el que tuvo, retuvo) y los independentistas catalanes. "A peor la mejoría", que dicen en Canarias. Fue todo el trampantojo anterior.

En fin, que en la acera de Ferraz, el 28 de septiembre a la una de la tarde, antes de la fuga que fue el toque a rebato, en medio de cámaras y periodistas, un viejo felipista-guerrista que oteaba políticos entre el gentío, le refunfuñaba a otro: "¡Toma primarias!, compañero".