Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Antonio Aramayona Headshot

Los 'Centinelas de Occidente' también lloran

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Estuve al borde del llanto cuando una mujer entrada en años me contaba que tenía a su cargo una hija y dos nietas con una pensión mensual inferior a cuatrocientos euros, que más de una noche y más de dos se había quedado sin cenar para que las dos niñas pudiesen compartir una tortilla de un huevo y una patata hervida. A esa mujer, sentada a mi lado mientras esperábamos con un puñado de miembros de Stop Desahucios la resolución del enésimo caso de desahucio en los antiguos Juzgados de la Plaza del Pilar, también le iban a desahuciar su vivienda en breve plazo. Aquella mañana, sí, estuve al borde del llanto de tanta impotencia.

Ni entonces ni nunca vi a Albert Rivera llorar por la angustia diaria de aquella gente ni de la gente de su Barceloneta que padecía el mismo drama. Solo lloró el otro día en Venezuela ante decenas de cámaras ávidas de esa lacrimosa imagen por las víctimas del diabólico Maduro. Mientras miraba cómo resbalaban las lágrimas por su rostro, me indigné por todas las lágrimas no derramadas durante los últimos años en su España unida ante los centenares de miles de víctimas de Bruselas, la Troika, el Gobierno Popular, la Banca toda, las grandes empresas del Ibex 35. Me pregunté también si Albert Rivera no había llorado porque desconocía a las víctimas de su España unida, lejanas y sin rostro, conociendo quizá bien, en cambio, a los banqueros y empresarios que le habían aupado hasta su mirífico centro desde donde garantizaba la vacuna contra el populismo radical de los amigos de la dictadura bolivariana.

Mientras sonaba, vibrante, el himno venezolano...

Gritemos con brío / Muera la opresión / Compatriotas fieles, / la fuerza es la unión; / y desde el Empíreo / el Supremo Autor, / un sublime aliento / al pueblo infundió...

...me venían a la memoria las palabras de Luis Almagro, actual presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA): "No hay neutralidad moral si hay presos políticos", y me preguntaba qué neutralidad moral hay, por ejemplo, cuando Arabia Saudí, uno de los principales aliados del Occidente rico, cristiano y suministrador de armas, ha batido su récord de decapitaciones (157 en 2015) o de diez años de prisión y mil latigazos por insultar el islam, o que allí la mujer sea severamente castigada en el caso, por ejemplo, de conducir, viajar sola, probarse ropa durante las compras, hablar con hombres que no sean de su parentela o abrir una cuenta bancaria sin permiso de su marido. No he visto llorar a Albert Rivera ni a nadie de la clase política por esta causa. Tampoco conozco las intenciones de Rivera (o de Aznar o de González, pongamos por caso) de hacer una visita a Arabia Saudí durante la campaña electoral.

Con tanto ruido y tantas nueces, es difícil ver y escuchar el hambre invisible del que habla Jean Ziegler, esos 2.000 millones de mujeres y hombres malnutridos, esos cincuenta millones de personas que cada año mueren en hambrunas que jamás aparecerán en nuestras teles, ese niño que cada cinco segundos muere de hambre en el mundo. A la luz de estos datos, algunas lágrimas pueden ser sinceras y a la vez propagandísticas, incluso me atrevería de tacharlas de obscenas.

No solo hay lágrimas, sino también loas, como las lanzadas por el expresidente González a su admirado amigo, el emprendedor nato Massoud Zandi, por aquel entonces presidente de Star Petroleum, inigualable "para crear espacios nuevos", como el que se proponía crear en Sudán del Sur, rico en minerales y petróleo, rico sobre todo en guerras civiles sin fin que dejan al mejor postor occidental sus riquezas naturales, y que obliga al indígena a defenderlas con las armas para poder comprar más armas para seguir defendiendo sus riquezas en manos del amo occidental, con el resultado de dos millones de sursudaneses muertos en guerras interminables de baja intensidad de las que ni nos enteramos.

Millones de campesinos sin tractores, bueyes o carros, sin arados ni instrumentos que son sean sus propias manos, alimentados con la caridad de lo que nos sobra, estafados por emprendedores natos recomendados por gobernantes natos que van dejando en la cuneta de la vida a millones de muertos por hambre y de miseria. Nunca han oído hablar del FMI, del Banco Mundial o del Club de París, y desconocen que su país es el miembro 134 del G-77 desde marzo de 2015. A algunos emprendedores-depredadores natos tampoco les interesan estos datos, pues ya buscan los negocios en otros lares, mientras reparten a sus amigos suculentos pellizcos de alguna de sus empresas radicadas en paraísos fiscales.

Llora y llora Albert Rivera porque "algunos" van a Venezuela solo en busca de "dinero e información", mientras que a él y a los suyos, políticos altruistas natos, les importa "lo que pasa más allá de nuestras fronteras" y viajan a otros países solo a "apoyar a los que han sufrido" en la dictadura bolivariana, que, en su hipocresía supina, dicen tener por la peor de las dictaduras posibles. Por amor a la democracia y la libertad abandonaron, por ejemplo, en 2013 el Parlament en una votación sobre el franquismo y el nazismo, y con su abstención evitaron junto con el No del PP que la localidad zaragozana de Calatayud retirase a Franco la medalla de oro de la localidad

Ahora y siempre, Timonel de la dulce sonrisa y Centinela de Occidente.