Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Antonio Hernández Nieto Headshot

Francisco Nieva, ¿qué les voy a contar qué ya no sepan?

Publicado: Actualizado:
FRANCISCO NIEVA
EFE
Imprimir

2016-11-12-1478943681-5683712-Foto6DavidRuano.jpg
'Salvator Rosa o el artista' foto cedida por el Centro Dramático Nacional - ® David Ruano

Muere Francisco Nieva, escritor, dramaturgo, director de escena, escenógrafo y no se cuantas cosas más. Muere, por tanto, un artista. Lo hace casi a la vez que Leonard Cohen, por lo que se opacan un poco los homenajes. Pues mientras Cohen forma parte sentimental de la vida de muchos españoles, Paco, así le llamaban, Paco Nieva, no.

Y esta vez no es un tema de reconocimientos públicos. Si se le ha resistido algún premio en España ha sido el Cervantes, algo que parece que ya se estaba reclamando en los círculos profesionales. El Centro Dramático Nacional le ha estrenado, es cierto que no con mucha regularidad, algo que este mismo centro parece que ha querido compensar en los últimos años con los estrenos de Tórtolas, crepúsculo y... telón y Salvator Rosa o el artista.

Además, sus publicaciones y obras siempre han atraído a periodistas y críticos que las han reseñado en periódicos y revistas de grandes tiradas. Y tanto las crónicas como los panegíricos que acompañan a la muerte han sido del todo elogiosos. Hasta el Presidente del Gobierno actual, el Sr. Rajoy, se ha sumado al pésame enviando un telegrama a la familia.

Sí, es cierto que pasó mucho tiempo fuera, en Francia, pero fue al principio de su carrera. También es cierto que es un creador ecléctico y diverso. Difícil de clasificar, a no ser que haya una categoría que se llame Francisco Nieva.

No ayuda tampoco su obra ni su teatro, que visto con una mirada superficial parece un teatro antiguo y arcaizante. A veces, perteneciente a las vanguardias más cercanas, que a nuestra sociedad, en general, siempre le parecen que han envejecido mal, que suenan a viejas.


Vídeo promocional de 'Tórtolas, crepúsculo y... telón' cedido por el Centro Dramático Nacional

El caso es que a Nieva le llora, además de la familia y amigos, fundamentalmente, la profesión. Unos profesionales que saben lo difícil que es hacer lo que él hizo y, además, vivir como el vivió. Resistir y conseguirlo. La historia generalmente recurrente de los artistas, más recurrente si cabe cuando son artistas, mejor dicho, profesionales que merecen la pena.

Recuerdan el exitoso, y polémico, montaje de Pelo de Tormenta también en el Centro Dramático Nacional que dirigía en aquel momento Pérez de la Fuente. Ese montaje excesivo se mirase por donde se mirase que recuperó en democracia a Agata Lys, una actriz que había sido todo un sex-symbol de los últimos años del franquismo, y que en aquellos momentos estaba desaparecida.

Porque el teatro de Paco, Paco Nieva, se presta y prestaba a eso. Al inserto atemporal de géneros. A la astracanada. Y, por supuesto, al más delirante disparate sobre la vida y la muerte. Un teatro, al menos el que yo le conozco, que siempre llamaba a la fiesta, a la celebración, al júbilo. Sin embargo, era raro que el público lo entendiese así.

Era Francisco Nieva. Era cultura. Era un teatro, una narrativa, un dibujo raros. Y de ahí, se pasaba a pensar que debería ser un arte para tomárselo muy en serio, muy de cejas altas, sin pizquita de gracias. Cuando el humor, sobre todo en lo personal, ha sido de lo más recordado en artículos y breves de Facebook que han aparecido con motivo de su muerte. Sí, visto en la distancia, parecía que para él siempre había oportunidad para reírse.

Ahora, debería ser el momento para que en vez de hablar de él, de hacer un listado de obras y premios, de contar las anécdotas y recopilarlas, de enumerar todo lo que ha hecho, se viese en escena. Busco con urgencia una obra suya en la cartelera madrileña para recomendarla en este artículo. A pesar de todo lo bueno que se le reconoce, no encuentro ninguna de este autor clave para el teatro español del siglo XX. ¿Qué les voy a contar qué ya no sepan?