Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Antonio Ruiz Valdivia Headshot

Elogio de la alcachofa

Publicado: Actualizado:
Imprimir

rajoy
Foto: AP

"Ahora hemos estado aquí viendo este campo de alcachofas. A mí realmente me emociona". El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, hace estas declaraciones en Tudela (Navarra) este miércoles en plena campaña electoral. Inmediatamente las redes sociales arden y Twitter se llena de burlas y de chistes.

Rajoy es un político al que no le gustan especialmente las redes. Cree que no hay que prestarles excesiva atención. De hecho, su mensaje no va dirigido a sus usuarios, sino a los millones de ciudadanos que viven ajenos al universo de gurús tuiteros y de it girls/boys de Instagram. El 85,9% de los españoles no mandó ni un mensaje ni un whatsapp ni un tuit sobre las elecciones generales del pasado 20-D, según el CIS.

Aunque tenga una imagen de simple lector de Marca, Rajoy es un político táctico, profundamente estratégico, curtido en decenas de campañas. Y ya para las pasadas elecciones identificó el voto rural como uno de sus grandes caladeros para sobrevivir y seguir instalando en La Moncloa. En su carpeta tiene un dato subrayado en rojo: unos quince millones de españoles viven en municipios de menos de 20.000 habitantes.

Los partidos emergentes generan mucho ruido. Pero sus discursos se pierden en la inmensidad del campo. "Somos todavía un partido principalmente urbano", suelen repetir en la intimidad dirigentes de Podemos. La regeneración es un argumento que apasiona en círculos universitarios y en los jóvenes profesionales -sacos de votos para los morados y Ciudadanos-. En cambio, la España más agraria encuentra mayores argumentos en las 'viejas formaciones' y es terreno donde resiste mejor el bipartidismo.

¿Un mero paseo por un campo de alcachofas? Detrás hay un mundo que no suele aparecer en los grandes debates televisivos y al que las cámaras no hacen mucho caso. Según explican a El Huffington Post desde la asociación Alcachofa de España, nuestro país es el segundo productor europeo. En total, producimos al año 204.000 toneladas, lo que supone el 25% de toda Europa. Somos el principal país exportador del continente, especialmente a Francia e Italia.

Además, nos gusta mucho comerlas. Somos el segundo país consumidor, solo nos superan los italianos en sus mesas. La ingesta media es de 3,4 kilos al año por persona. Los epicentros de la alcachofa en España son Navarra, Murcia, Alicante y Granada. A nadie se le escapa que en estas cuatro circunscripciones ganó el Partido Popular hace seis meses en las urnas. Por cierto, Rajoy llegaba a Tudela un día después de haber estado en Aguadulce y Adra, enclaves de la costa del Poniente almeriense, zona que se ha enriquecido gracias a la agricultura de invernadero y que es el gran bastión popular en Andalucía.

rajoy

La famosa finca de las alcachofas a la que acudió Rajoy es de la empresa familiar Castel Ruiz, que fue fundada por Joaquín y Sebastiana en los años cuarenta con la intención de producir las mejores frutas y verduras de Tudela. En los cincuenta se especializaron ya en la alcachofa como producto estrella y empezaron a llevarla a los principales mercados de Madrid y del norte de España. Mucho sacrificio y esfuerzo. Una historia que conecta con los valores que suele vender el Partido Popular en campaña y que ha resaltado durante estos durísimos años de la crisis.

Habitualmente trabajan en la empresa entre ochenta y cien personas, pero en el pico de producción llegar a estar en nómina hasta 150 trabajadores, según comenta a El Huffington Post una portavoz de Castel Ruiz. Tiene 200 hectáreas destinadas a este producto, pero de su tierra salen también peras, manzanas, coliflores y brócolis.

Estos campos forman parte de la Ribera navarra, en el sur de la autonomía -"los andaluces" de esta comunidad-. "Esto da mucho trabajo aquí", dice la portavoz, que recuerda que en esa zona "la gente ha sido hortelana toda la vida". Muchísimas familias dependen de este sector. Y sienten además que nadie les escucha lo suficiente. "Se le da muy poca importancia al sector agrícola", comentan desde Castel Ruiz, donde vivieron con "ilusión" el paso del candidato del PP.

Uno de los encargados de campo de la empresa fue el que guió a Rajoy, a quien enseñó la finca y explicó la forma en la que se recoge el producto. Pero no hay que quedarse solo en ese campo, recuerdan desde la empresa, pues también en la zona se da mucho trabajo en las conserveras.

Eso sí, Rajoy no fue en el mejor momento, ya que las alcachofas que hay ahora no tienen la misma calidad que las de marzo, abril y mayo. La campaña para mercado ya ha acabado y las actuales se destinan a fábrica. En julio comenzará la planta otra vez y en octubre volverá la recolección. Su producto va principalmente a Madrid, Cataluña, País Vasco y La Rioja, además de a Pamplona.

"Está muy bien que se emocione con las alcachofas", dice la portavoz, que describe de manera vehemente: "Hay mucha gente que se emociona comiendo un plato de alcachofas".

Lo que tampoco saben muchos lectores es que, además, Rajoy es un gran aficionado a la gastronomía de Navarra. El presidente en funciones se ha dejado caer en alguna ocasión por La Huerta de Tudela, un restaurante cercano al Congreso de los Diputados. Allí ha disfrutado de los platos de Ricardo Gil, maestro de las verduras, junto al portavoz del PP, Rafael Hernando, y la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez.

rajoy

La alcachofa tiene mucho análisis detrás en el Partido Popular. Hay que fijarse en la circunscripción de Navarra. Según el CIS, el próximo 26 de junio se repartirán así los escaños: UPN-PP (2), Unidos Podemos (2) y PSOE (1). La encuesta de Metroscopia para El País publicada este miércoles señalaba que Unidos Podemos podría ganar en votos a la colación de derechas, lo que supondría un vuelco histórico. La derecha siempre ha ganado desde 1989 en esta autonomía en las generales. Pamplona es un lugar de poder de la derecha y de la Iglesia, además de ser un lugar al que acuden estudiantes universitarios con posibles de toda España.

En esta apuesta por la España rural Rajoy lleva repitiendo desde la pasada campaña el mensaje de que está a favor de mantener las diputaciones provinciales, cuya desaparición estaba incluida en el fallido pacto de Gobierno del PSOE y Ciudadanos. En esta línea, también el PP lanzó la campaña Mi pueblo no cierra. Va a por todas en esa España.

Las alcachofas dieron mucho juego a los tuiteros irónicos, divertidos, con ganas de animar la red social. Pero también, o eso espera, muchos votos a Rajoy.