BLOGS

¿Qué es mejor, pilates en suelo o en máquina?

11/07/2015 10:01 CEST | Actualizado 10/07/2016 11:12 CEST
AOMM TV

Con una pregunta como esta podría parecer que estamos ante una competición entre dos bandos enfrentados: el pilates en suelo (MAT) y el pilates en máquina (reformer, trapecio, chair...). Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Ninguno es mejor que el otro, son dos métodos complementarios.

El método Pilates es un sistema de entrenamiento global: cuerpo y mente se conectan en una toma de conciencia absoluta de los movimientos corporales. Practicando pilates se mantienen en todo momento el control desde la powerhouse o core (faja abdominal y lumbar, glúteos y suelo pélvico) hacia las extremidades y, mediante la respiración costal, se trabaja toda la musculatura profunda lo que supone una mayor sujeción del tronco.

Teniendo claras las bases del método, podemos establecer algunas diferencias entre practicarlo en el suelo o hacerlo en máquinas:

  1. Orígenes. Joseph Pilates ideó primero el trabajo en máquinas, concretamente en una arcaica versión del cadillac: una cama de hospital adaptada con muelles y poleas para que los heridos en la II Guerra Mundial, a los que J. Pilates atendía, pudieran iniciar su recuperación sin necesidad de levantarse.
  2. Dificultad. El trabajo en suelo (MAT) es más exigente, ya que es necesario tener mucho más dominio y conciencia del cuerpo, al estar ejercitándose constantemente en contra de la fuerza de gravedad. Las máquinas pueden ayudarnos a conocer bien los ejercicios y después practicarlos en suelo; de la misma forma, con la graduación adecuada, se puede elevar el nivel de dificultad del ejercicio.
  3. Número de alumnos. Lo ideal es que las clases sean lo más reducidas posible. En el caso de que la persona practique esta actividad por una lesión o una patología concreta, lo mejor es que sea individual. Lo más habitual es que las clases de pilates MAT tengan entre 10 y 12 alumnos y las de aparatos sean de 4 o 5.
  4. Precio. En los centros de pilates se gana más dinero con las maquinas que con las actividades de suelo. Esto ha llevado en muchas ocasiones a generar un concepto mercantilista y poco ético en algunos centros.
  5. Lesiones/patologías. Para personas lesionadas se recomienda empezar por los aparatos ya que tendrán mayor control sobre las zonas debilitadas. Pero no hay que desplazar al trabajo en suelo, ya que es sobre la colchoneta donde la fuerza y el control de cada alumno salen a la luz.

CONCLUSIÓN:. Esta batalla no tiene demasiado sentido. El mejor entrenamiento de pilates es la combinación de las dos modalidades, siempre que sea posible. Si los aparatos se escapan del presupuesto, recuerda: el suelo y el cuerpo siempre están disponibles.

Más información en Aomm.tv, plataforma de clases de yoga y pilates online en castellano.