Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Aurora Mínguez Headshot

El club de los perdedores: víctimas de la postverdad en Polonia

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-11-18-1479470085-406004-Capturadepantalla20161118alas12.54.02.jpg

Entre los corresponsales extranjeros en Berlín, Marcin Antosiewicz destacaba no sólo por su eterna sonrisa sino por su profesionalidad. Siempre acompañado de su cámara, el corresponsal de la televisión estatal polaca estaba, con su enorme energía y su entusiasmo, en todas las ruedas de prensa, en todos los eventos, en todos las movidas periodísticas. Hoy celebra su despedida forzosa de Berlín en un local que se llama El Club de los Perdedores Polacos.

Él no es un perdedor, pero sí una víctima de la política de su país. Los actuales dirigentes del PiS están transformando la Polonia antes liberal bajo Donald Tusk y han hecho una limpieza en la radio y la televisión públicas de su país, siguiendo el modelo de sus vecinos húngaros. 200 periodistas han sido despedidos. También los corresponsales en Washington, Moscú y Bruselas. Marcin ha sido el último en tener que recoger sus cosas en Berlín.

Pero su caso es especialmente insidioso. Hace dos años, un colega tuitero, Cesary Gmyz, empezó a atacarle. Primero, intentando relacionarle con un alto cargo de la desaparecida policía secreta comunista , sólo por tener el mismo apellido. Luego, diciendo que Marcin no se enteraba de nada porque no hablaba alemán (y ya quisieran muchos corresponsales dominar como él la lengua de Frau Merkel). Más tarde, poniendo en duda sus capacidades como reportero y enviado especial (aunque hay pruebas documentadas de sus trabajos cubriendo atentados en Túnez con víctimas polacas o informando de la crisis migratoria en la Europa del Este). El tuitero Gmyz, próximo al Gobierno, ha defendido siempre la teoría complotista del primer ministro Jaroslaw Kaczynski, según la cual su hermano Lech, el entonces presidente polaco, habría muerto con otras 95 personas, todos altos cargos, en un accidente de avión en Smolensk en el 2010, no como consecuencia de un aterrizaje fatídico en medio de una intensa niebla, sino porque había explosivos en el avión. Los cadáveres de la tragedia de Smolensk han empezado ya a ser exhumados para intentar demostrar esa tesis, en la que muchos quieren ver la mano negra del Kremlin.

Cesary Gmyz es ya el nuevo corresponsal de la televisión estatal polaca en Berlin. Y Marcin Antosiewicz brindará esta noche con sus amigos en El Club de los Perdedores Polacos.