profile image

Juan Luis Marín

Escritor

Licenciado en Periodismo y especialista universitario en guiones audiovisuales, ha sido crítico cinematográfico en prensa, radio y televisión, ha realizado trabajos de publicidad y ha desarrollado una destacada carrera televisiva creando contenidos originales, adaptando formatos internacionales y ejerciendo funciones de guion y dirección de programas de entretenimiento. 
Premio Ategua de novela 1998 por La Espina, escrita junto a Raúl Sanz. En 2013 publicó Isla Perpetua y Almas Grises, Premio Ultratumba a la mejor novela del año. El suicida impertinente (Ediciones Versátil, 2016) es su última novela.
AOL

El circo del libro

"Vaya mierda de cartel el de este año, infantil y a todas luces hecho a toda prisa por alguien que se habrá llevado una pasta por media hora de curro, lo que vuelve a poner de manifiesto...
25/05/2017 07:26 CEST

El suicida impertinente

El suicidio es la primera causa de muerte no natural en España. Los últimos datos arrojan un total de 3.910 suicidios en 2014. Casi 15 diarios. Más del doble que el número...
09/03/2017 19:16 CET

Animalistos

Poco a poco lo estamos consiguiendo: proteger los derechos de los animales, incluso creando algunos nuevos, para poner fin al maltrato que muchos sufren a manos del ser humano. Los últimos beneficiados podrían ser los galgos: la Plataforma No a la Caza con Galgos pide que se prohíba esta actividad, en vez de perseguir y castigar el crimen.
01/03/2017 07:21 CET

Aquí sí hay valla, vaya, vaya

Nos hemos acostumbrado a las vallas. Como en Melilla, cuya valla cumple 20 años, acumula más de 40 millones de euros en gastos y, aun así, no evitó que 18 subsaharianos la saltasen el pasado seis de febrero; o en Hungría, cuyo Gobierno planea añadir una segunda valla a su frontera sur para mantener alejados a los refugiados procedentes de Serbia y cuyo coste se sumará a los 227 millones de euros que acumula la primera.
21/02/2017 07:24 CET
EFE

Metronator

Hace tiempo que noto pequeños cambios en el Metro de La Capital. Y no me refiero a las continuas obras de remodelación que suponen el cierre de una línea entera durante meses. Sino a la progresiva desaparición de las "taquillas", esa especie de búnker protegido por cristales del grosor de un turrón del duro. ¿Qué harán ahora los que hasta ahora han trabajado allí?
08/02/2017 07:23 CET