BLOGS

El arte de la topiaria: el toque más artístico de los jardines

02/02/2013 10:02 CET | Actualizado 03/04/2013 11:12 CEST

¿Quién no recuerda a Eduardo Manostijeras podando con sus manos los jardines y esculpiendo figuras vegetales? La película de Tim Burton de los años 90 nos mostraba esculturas vegetales adentrando así al espectador en el mundo de la topiaria sin darse cuenta.

La topiaria es la práctica de la jardinería más artística, que consiste en dar forma a las plantas mediante el recorte con tijeras de podar.

Se apunta a que la etimología de la palabra procede de topiarius, término utilizado para designar inicialmente a los pintores paisajistas y más tarde, a los encargados de los jardines.

Aunque las villas romanas en el siglo I ya tenían en sus jardines setos recortados a diferentes alturas, no es hasta el siglo XV cuando esta técnica adquiere popularidad y esplendor. Italia se convierte en la cuna del renacentismo europeo y los jardineros se inspiran en la cultura clásica para desarrollar sus creaciones. Esto supone una ruptura frente al jardín de la Edad Media, caracterizado por un paisajismo cerrado y protegido que buscaba el aislamiento y la meditación, sin diseño y con plantaciones simbólicas incluso culinarias y medicinales. En el renacentismo se imponen los jardines como representación de poder, unificando los elementos arquitectónicos con los vegetales buscando la simetría.

Esta práctica se extendió a otros países como Alemania, España o Francia en el siglo XVII, donde la nobleza organizaba fiestas en los jardines de los palacios y se divertían escondiéndose entre laberintos tallados escultóricamente sobre impresionantes setos.

Versalles

En Francia André Le Notrê, hijo de Jean Le Notrê jardinero del rey Luis XIII, diseñó los jardines más espectaculares del siglo XVII como los del palacio de Vaux-le-Vicomte, Chantilly y los de Versalles, su obra maestra. Le Notrê comenzó su carrera como jardinero de Gaston de Orleáns, tío de Luis XIV, y en 1661 el propio rey le encargó la creación y el acondicionamiento de los jardines de Versalles. Los trabajos se iniciaron al mismo tiempo que los del palacio y duraron unos cuarenta años.

Versalles está diseñado con ejes principales cortados por avenidas secundarias, esculturas y fuentes repartidas por toda la superficie, parterres y avenidas principales delimitados por estatuas de boj y tejo podados con formas sorprendentes. Un auténtico museo vivo del arte topiario.

Jardines de Versalles

Este año en el palacio de Versalles, con la excusa del 400 aniversario del nacimiento de André Le Nôtre, han preparado un amplio programa de actividades incluyendo exposiciones, eventos y espectáculos.

Topiaria en Madrid

Otras formas no meramente cónicas o piramidales, como las de Versalles, son las que se pueden admirar en San Martín de Valdeiglesias, en la provincia de Madrid.

Situado a 75 km de la capital, allí se encuentra un jardín botánico con más de 300 esculturas 'vivientes' y más de 500 especies vegetales.

Seres mitológicos, personajes de cuento y animales salvajes se dan cita en este -desconocido para el público general- jardín de 25.000 m2 donde también existen laberintos, plantas aromáticas, cactus y bonsais formando un bosque encantado. El recorrido está organizado por rutas temáticas: la de los cuentos, con personajes como Blancanieves; la de los animales sorprende con delfines, ovejas, jirafas, leones, distintos tipos de dinosaurios y hasta el monstruo del Lago Ness .

El bosque encantado

Y hablando de animales aunque éste no sea estrictamente topiario tenemos que nombrar al cachorro más famoso de Bilbao, Puppy. De raza terrier blanco West Highland, fue creado por Jeff Koons y está construido con una estructura de acero recubierta por una enorme variedad de flores, y un sistema interno de irrigación.

El pasado verano, con motivo de la celebración del XV aniversario del museo Guggenheim Bilbao, Puppy lucía un aspecto "más asilvestrado y orgánico", completamente cubierto de plantas en flor recordando a un jardín clásico europeo del siglo XVIII.

2013-01-23-PuppyGuggenheim.jpg
Puppy. Foto: ©FMGB, Museo Guggenheim Bilbao, 2013.

DIY en casa o en tu jardín

Si te animas a empezar con esta práctica, en cualquier vivero de tu ciudad venden macetas con formas geométricas y moldes metálicos con diferentes diseños. Se coloca el arbusto dentro para que según crezca vaya adoptando la forma adecuada. Cuando el crecimiento de la planta llegue a sobresalir del molde, solo tienes que podarla como si estuvieras recortando un dibujo. Además, en la visita a El bosque encantado de San Martín de Valdeiglesias puedes comprar esculturas vegetales vivientes de pequeño tamaño para decorar tu casa.

Y si tienes tu propio jardín y te apetece podar algún seto o árbol de forma diferente puedes hacerlo de manera sencilla, solo es necesario un poco de destreza. Árboles como el ciprés, aligustre y diferentes ficus o arbustos como el boj, tejo, acebo y hiedra son perfectas para esta poda. También el grupo de las aromáticas como el laurel, el romero y la madreselva admite formas artísticas mientras ellas siguen desprendiendo su aroma.

Tutoriales y demostraciones

OFRECIDO POR NISSAN