BLOGS

5 de julio: Orgullo por los Derechos Humanos

30/06/2014 07:34 CEST | Actualizado 29/08/2014 11:12 CEST

Cada año salimos obstinadamente a la calle. Cada año salimos determinadamente a las calles. Como cada año, el Orgullo nos saca a las calles y visibiliza nuestra razón en nuestro lema, haciéndonos presentes en nuestra obstinada determinación; y este año, otra vez, nos manifestamos. Este año, por quienes no pueden.

Este día, todos los días en este, es un día para la lucha, la reivindicación y la alegría. Celebramos que somos supervivientes de un mundo que no nos permite ser, apoyamos a quienes se arriesgan, a quienes sufren tortura sólo por ser como son, por amar como aman. A quienes mueren por ello. Celebramos a quienes, a pesar de todos los pesares, resisten con orgullo ante su día a día colmado de homofobia.

Nos manifestamos este año el 5 de julio en Madrid por todas aquellas personas que, en demasiados lugares, no pueden hacerlo. Demasiados: pensad en un país, en tres, en diez; pensad en más de veinte, en cuarenta, en más de setenta... en más... Por ellos salimos a la calle.

Salimos a la calle por quienes en más de un país, en más de cuatro, en más, en más de siete, en más... son castigados con la pena de muerte por amar a alguien del mismo sexo, por sentir que naces en el cuerpo equivocado.

Es muy claro de lo que hablamos, muy evidente lo que proclamamos: hablamos de exclusión, de impunidad, de violencia y de muerte, de eso hablamos. Proclamamos que toda persona tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad. Hablamos de violaciones correctivas para las lesbianas y mujeres bisexuales; hablamos de agresiones y asesinatos; de violencia cotidiana en la vida de las mujeres transexuales.

Hablamos de Sudáfrica, Arabia Saudí, de Irán, Mauritania, Sudan, Yemen, Somalia y Nigeria; de Centroamérica y Brasil. De Nigeria, Uganda, Kenia y Etiopía, con sus políticas intolerantes y fundamentalistas. De eso hablamos.

Y no tan lejos: hablamos de Europa misma, que Europa misma está legislando contra los derechos humanos, contra el colectivo de la diversidad sexual y de género. Eslovaquia, Hungría, Croacia, Rusia...

¡Ay de la homofobia cercana, la más casera! La que rocía con ácido a Ulrike Lunacek en la manifestación del Orgullo de Viena, la que levanta la bandera del odio al colectivo LGTB, a las personas que son percibidas como diferentes, la que fomenta con su inacción la violencia de Estado. Proclamamos el respeto a los Derechos Humanos, todos y de todas las personas, exigiendo políticas efectivas de asilo para las personas LGTB que huyen de sus países para salvar sus vidas.

Y aquí, también en casa, las políticas de discriminación y austeridad del Gobierno del Partido Popular ponen en riesgo, en grave riesgo, a la parte más vulnerable de nuestro colectivo. La salud, la educación, la igualdad, han dejado de ser un Derecho Humano fundamental en España.

Salimos obstinadamente a la calle: como cada año, el Orgullo nos saca a las calles, nos manifestamos, como venimos haciéndolo cada año el fin de semana después del 28 de junio.

Este año con muchas razones: cada lesbiana, cada persona transexual, cada gay, cada persona bisexual que cada día lucha por el respeto a su dignidad, a su libertad y a su vida, son las razones, muchas, que nos van a echar este 5 de julio a la calle.

Porque no están solos, porque no estáis solos. Porque sois, las mujeres y los hombres capaces de resistir ante la injusticia y la homofobia, quienes vais a salir a la calle el día 5 de julio en Madrid, quienes vais a manifestaros por la vida, por la libertad. Porque vuestra bandera y vuestra lucha es la nuestra, salimos a la calle manifestándonos por quienes no pueden, manifestándonos por vuestros derechos, por nuestros derechos. Por los Derechos Humanos.

2014-06-27-Cartel_Imprimir_A3.jpg