BLOGS

Universidad dual, sociedad dual

28/07/2014 07:27 CEST | Actualizado 26/09/2014 11:12 CEST
GTRES

Según The Economist el futuro de la universidad será online o no será. En su último número describe una institución que se verá obligada a dar un vuelco en los próximos años si no quiere perecer por falta de respuesta a la demanda social.

Los articulistas se basan en que la educación superior apenas ha cambiado en los tres últimos siglos un modelo fundamentalmente consistente en que un grupo de estudiantes atiendan las charlas del profesor a una hora determinada en un lugar fijo y más tarde sean examinados.

Vaticinan que los MOOCS, massive open online courses o cursos online en abierto, se convertirán en el método estándar de enseñanza en el futuro para una mayoría de estudiantes. Según esta teoría, que tiene algo de ciencia ficción aunque haya MOOCS desde hace años, las grandes estrellas del conocimiento aprenderán técnicas de comunicación con el fin de que sus clases puedan ser filmadas y difundidas a una gran cantidad de estudiantes que pagarán precios mucho más bajos por su educación. Los mediocres, que es como denominan a una inmensa mayoría de docentes que no enseñan en las denominadas universidades de la Ivy League, perecerán al igual que sus mediocres universidades. Sólo sobrevivirán las universidades de élite en las que su alto coste se ve compensado por el capital social que proporcionan los contactos y el contacto con estas superestrellas del conocimiento que, aunque no lo dicen, serán las que filmen las clases que todo el mundo se esforzará por ver.

El resultado final, dicen, será positivo ya que más estudiantes podrán estudiar tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo expuestos a las clases de los mejores docentes a un coste inferior al que muchos pagan actualmente por estudiar en estos centros, según ellos, de baja calidad.

Sin embargo, reconocen, la transición no va a ser fácil principalmente debido a que las clases masivas online plantean muchos interrogantes. Para una buena cantidad de estudiantes, las carreras online constituyen un desafío y hay un alto porcentaje de ellos que no las concluyen por falta de motivación o incluso de calidad de la docencia a través de este canal o tampoco se sabe muy bien cómo se realizarán los exámenes a tanta gente tan dispersa sin que haya algunos que suplanten su identidad, por citar dos de los mayores problemas. Se nos dice que tendrán que evolucionar mucho la técnica para impartir estos cursos pero que no hay duda, siempre según ellos, de que será posible.

En realidad, la experiencia actual demuestra a muchos docentes que para un elevado número de estudiantes, la mayoría de ellos crecidos con las nuevas tecnologías, las clases online son indeseadas y prefieren el formato presencial a no ser que se lo impidan obligaciones profesionales u otras derivadas de la lejanía geográfica. Muchos de ellos carecen simplemente de la motivación y la fuerza de voluntad para hacerlo todo por su cuenta. Los formatos híbridos son la respuesta y proliferan cada vez más, pero no dejan de ser un sucedáneo de lo que había antes.

Si se cumpliera la improbable profecía de The economist, la sociedad, sería cada vez más dual. Un mundo en el que los titulados de las universidades de élite y las escuelas de negocios seguirán dirigiendo la sociedad y ocupando los puestos de responsabilidad. Sí, habrá un pequeño grupo de estudiantes de mérito que lograrán meterse en ese codiciado grupo merced a su aprovechamiento de los MOOCS, pero no serán muchos. Los MOOCS nunca van a crear el capital social imprescindible para romper ciertas barreras sociales todavía existentes.

El conocimiento, después de todo, como nos demuestra la escena del bar de la película El indomable Will Hunting, lleva siendo accesible desde la invención de la imprenta al menos en lo que concierne a materias de humanidades como la historia o la filosofía. Ahora lo es en muchas más ramas del conocimiento, de hecho cuantos no se atreven a desafiar a sus doctores en sus diagnósticos realizando búsquedas en Google. Quizás todo consista, como confiesa el pijo sabelotodo de la película, en que el titulado de Harvard gracias a su título se comerá cuando tenga 50 años unas patatas fritas servidas por aquel que quizás sepa más que él, Will Hunting, pero que no tuvo la oportunidad de estudiar en Harvard sino quizás de presenciar algunas clases por internet de los grandes nombres. Habrá tantos como él que será inevitable que bastantes de ellos tengan que dedicarse a servir patatas fritas y cerveza.

The Economist no está solo. Cada vez son más los autodenominados gurús de la educación que parecen sentirse bastante cómodos con esta hipótesis de dos tipos de universidades, las online para una mayoría y las del tipo Ivy League o escuelas de negocios para una élite. Es un tema, no cabe duda, demasiado extenso para agotarlo en una entrada de blog, pero sí transmite que hay una visión, o quizás convendría decir deseo, de una parte las clases dirigentes de apuntalar desde sus cimientos una sociedad cada vez más dual.