BLOGS

Pedro Sánchez: el hombre del momento

02/07/2014 07:09 CEST | Actualizado 31/08/2014 11:12 CEST
JOSÉ ÁNGEL/EFE

Hace pocos meses Pedro Sánchez era un gran desconocido para el gran público, pero hoy se puede decir sin riesgo a la equivocación que es el hombre del momento en el PSOE. El viernes terminó el plazo de la presentación de avales y contra los pronósticos iniciales Pedro Sánchez entregó muchos más avales que nadie, casi el doble, que su principal contrincante, Eduardo Madina, hasta ahora el favorito. Y aunque algunos digan que no son importantes el número de avales, los mismos que hoy estarían presumiendo de avales si su candidato hubiera sido el que más hubiera obtenido, sí es cierto que el aval es un primer compromiso con un candidato, pero no el definitivo, tendrán que seguir trabajándose su confianza para contar con su voto el día 13 de julio.

Éramos muchos los que sabíamos que este momento llegaría, que Pedro estaría en esta fase del proceso y que crecería día a día, como así está ocurriendo. Se ha recorrido muchas agrupaciones en el último año, hablando con los militantes, escuchando sus dudas, críticas y preocupaciones, camino que le ha llevado a detectar la necesidad de cambio en el PSOE.

En las primeras fases del proceso de elección a la Secretaría General, algunos hemos asistido atónitos a un espectáculo que en nada beneficia a la política, y mucho menos al PSOE. A Pedro Sánchez se le están intentando poner todo tipo de etiquetas buscando debilitarle. Debe ser muy triste intentar que tu candidatura gane debilitando a los contrincantes y con ello al partido, cuando lo que habría que hacer es fortalecer el proyecto de cada uno, resaltando las ventajas sin debilitar al contrario. Por eso me gustó escuchar a Alberto Sotillos hablar en Mérida de su proyecto y no mencionar, ni sutilmente, en ningún momento las supuestas debilidades de los otros candidatos.

Me resulta cuanto menos curioso escuchar de los que quieren que nada cambie para que todo siga igual, e incluso montar acciones en la red con determinadas etiquetas contra Pedro, cuando muchos sabemos que: no es el candidato preferido de los pesos pesados de la dirección actual, es el que menos lleva de diputado, no ha formado ni forma parte de la dirección del partido, tiene trabajo fuera de la política,... y sus verdaderos impulsores son miles de militantes que ha ido conociendo a lo largo de los más de 40.000 km que ha recorrido.

A los que ahora proponen debates y primarias abiertas, recordarles que Pedro, en su presentación hace más de dos semanas, ya pidió debates abiertos y se comprometió con la celebración de primarias abiertas, no en vano, Pedro llevaba mucho tiempo recorriendo kilómetros para prepararse para ese proceso.

Hace muchos meses, cuando se empezó a hablar de esta fiesta de la democracia en la que nos encontramos ahora, algunos le indicaban que él no estaba invitado, porque creían que era una fiesta reservada. Hoy ya sabemos que esa invitación ha llegado en forma de aval firmado por más de 40.000 militantes.

Estamos en un momento clave en la historia del PSOE, y se necesitan liderazgos que se ejerzan sin dudas. Pedro nunca ha dudado, quería liderar este cambio histórico y así lo mostró en numerosas ocasiones ante los medios de comunicación. Un liderazgo compartido por encima de liderazgos individuales, que dé fortaleza al proyecto socialista y termine con la necesaria unidad al final del proceso.

Los militantes y los ciudadanos quieren volver a confiar en el PSOE, quieren ilusionarse con un proyecto nuevo, con una cara nueva, sin ataduras, con valentía, con ideas, con discurso, con proyecto,... y creo que todo eso quien mejor lo encarna a día de hoy entre los candidatos es Pedro Sánchez.