BLOGS

Redes sociales ¿un mundo feliz?

11/11/2013 07:35 CET | Actualizado 10/01/2014 11:12 CET

¿Harto de que sus salidas nocturnas no terminen siempre en un constante devenir de felicidad, sonrisas y alegría? ¿Le gustaría que su tardes de domingo con un infumable telefilme y una deshilachada manta pasaran a ser un irresistible plan de peli y mantita? ¿Cansado de que sus desayunos se compongan de un café de máquina y un sobao sin glaseado de colorines? ¿Cada vez que ve una Coca-Cola con nombre le entran ganas de compartirla con el mundo? No se sienta desgraciado, hay un lugar para todo ello, un lugar en el que podrá mostrar sus infinitas virtudes y en el que nadie será consciente de sus defectos. La formula mágica para borrar la vulnerabilidad de un plumazo. Su mejor yo.

Para empezar, en este lugar, le aseguramos que será sorprendentemente fácil hacer amigos, y no tendrá que malgastar tiempo o energía como en épocas anteriores. Aquí sólo ha de pedirlo de forma automática. Déjelo en nuestra mano, nosotros le sugerimos la mejor compañía. Si es activo puede acumular 500, hasta mil. Hemos erradicado la soledad. Todos ellos conocerán sólo lo que usted quiera mostrarles y podrán aconsejarle sobre cualquier cosa, igual que usted podrá opinar sobre sus asuntos, con total libertad. Algunas de estas personas son habituales en su círculo, nada nuevo. Lo bueno es que también estará en contacto con aquellas con las que apenas ha cruzado palabra en los últimos 20 años. No tiene por qué saludarles si se las encuentra en el súper, pero conocerá detalles de su vida y su personalidad, incluso puede leer sus conversaciones cuantas veces quiera. Es posible que tengan amigos interesantes, así que no sienta culpabilidad si se encuentra rastreando las fotos de fin de semana del primo del peluquero de su vecino del cuarto. Recuerde, los amigos de sus amigos son sus amigos. Es la magia de este mundo feliz. Y por supuesto, está de más decir que si alguno le desagrada o le cansa usted es libre de eliminarlo. ¡Elija otros nuevos!

Le garantizamos también que en este sitio cualquier momento de su vida será excepcional. Y no podrá evitar hacerlo público. Sugerimos, si quiere disfrutar plenamente de la experiencia, que lleve siempre a punto la cámara de fotos. Nunca se sabe lo que merece ser fotografiado. Cualquier cosa es de interés, no se preocupe. Lo importante es el ojo que lo mira, y bueno, los filtros. Pero eso ya lo irá aprendiendo. Sólo fotografíe, descubrirá además su vena artística, usted es un genio. El plato que se va a comer, no importa que se enfríe. Una puesta de sol en las islas griegas, sus calcetines estampados nuevos. Todo vale.

Se preguntará cuál es el sentido de revelar su intimidad a pseudodesconocidos, pues bien, es que tiene su recompensa: la constante aprobación de los demás. Imagine que fuera a trabajar una mañana y 25 personas le comentaran de forma inmediata lo mucho que les gusta su nuevo corte de pelo o lo ingenioso que es usted. Aquí es posible. Algunos estudios, como el de la Universidad Libre de Berlín aseguran que es adictiva, que cada vez que obtenemos un gesto de aprobación, un me gusta, se activa el núcleo accumbers, el centro del placer del cerebro. También se activa con el sexo o la alimentación. Pero digo yo, ¿qué daño puede hacer un poco de egolatría? Los halagos y los gestos de aprobación generan ese sentimiento de bienestar que lleva a las personas a repetir determinadas conductas para aumentar su buena reputación. Siga aumentándola, ¡mímese! hasta que se sienta pleno. Si no se siente pleno y por el contrario siente un sentimiento de insatisfacción o ansiedad y no sabe por qué, no se alarme, son efectos secundarios, se acostumbrará. Tome un gramo de soma. Vuelva a conectarse. Opine sobre las injusticias y ponga su grano de arena para cambiar el mundo, así aliviará su conciencia. Pero recuerde que no queremos que nada cambie. Así somos más felices, su vida es mucho más fácil.

Y por último, a cambio de todos estas gratuitas ventajas, sólo tiene que aceptar los términos y condiciones de uso. Su información es pública y nunca será borrada, aunque decida marcharse. Podremos utilizarla con fines comerciales, para calibrar o comprender la eficacia de los anuncios que usted y otros usuarios ven, para operaciones internas, o cuando la Seguridad Nacional este en juego, pero eso no importa, porque usted no tiene nada que ocultar, ¿verdad?