Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Cristina Morató Headshot

El club de los viajeros

Publicado: Actualizado:
Imprimir

En una ocasión, Fahad Bey, jeque de la tribu de los Anazeh, invitó a su tienda beduina a la célebre viajera y diplomática inglesa Gertrude Bell. Mientras los dos, sentados en el suelo sobre unas alfombras charlaban animadamente en árabe, su anfitrión le preguntó: "Dígame la verdad. ¿Por qué vienen tantos viajeros al desierto? ¿Es por dinero o por trabajo?". La dama le respondió que no había otro motivo que la curiosidad. El anciano jeque no podía creer que hubiera ingleses capaces de abandonar el confort de sus mansiones para jugarse la vida en una geografía tan desolada y extrema. Gertrude, al comprobar que su anfitrión no se quedaba satisfecho con su respuesta, añadió: "Es que a los ingleses no nos gusta mucho quedarnos en casa; nos encanta ver mundo".

2015-03-19-1426798203-7682756-Tibet044.JPG

Foto Premio Internacional SGE 2014. Colin Thubron

Si el anciano Fahad Bey le hubiera hecho la misma pregunta al reputado escritor inglés Colin Thubron, Premio Internacional de la SGE 2014, posiblemente la respuesta hubiera sido la misma que la de su compatriota Miss Bell. Este gentleman viajero educado en Eton, hijo de militar y descendiente por parte de madre del gran poeta John Dryden, comenzó a viajar para comprender el mundo y como excusa para escribir. Es uno de los más grandes escritores de viajes, y desde que en 1967 publicó su primer libro no ha dejado de recorrer escenarios remotos de Oriente Próximo, Asia Central o las repúblicas post-soviéticas. Viajero a la antigua usanza, armado con un bloc de notas y una pluma estilográfica, es un poeta del viaje con una capacidad excepcional para describir los paisajes. A sus 76 años, muy bien llevados, Colin sigue viajando y escribiendo. Su última aventura literaria, Hacia una montaña del Tíbet, es un periplo al sagrado monte Kailash en el Himalaya y quizás su viaje más personal e íntimo. Necesitaba meditar tras la muerte de su madre, a quien estaba muy unido y en este paisaje sobrecogedor en el techo del mundo encontró la respuesta a sus preguntas.

2015-03-19-1426797418-5929089-AritaBaaijens104.JPG

Foto Premio Viajero del Año 2014. Arita Baaijens

Es difícil imaginar a Arita Baaijens, elegantemente vestida y subida a unos tacones para recoger el Premio Viajero del Año, atravesando sola inmensos desiertos a lomos de su camello. Pero como esta exploradora holandesa dejó muy claro en su discurso al recoger emocionada su galardón "no hay que tener músculos y barbas para hacer lo que yo hago". Digna sucesora de las grandes pioneras de la exploración, como Freya Stark o la propia Gertrude Bell, ella también abandonó una vida confortable y su trabajo de consultora ambiental atraída por los horizontes lejanos. En 1990 dejó su Amsterdam natal para sumergirse en un océano de dunas, las arenas de Sudán, Chad, Mauritania o Egipto. Fue la primera mujer que cruzó sola el desierto de Libia, toda una hazaña. En 2013 cambió el camello por el caballo y el desierto por las montañas de Altai en Siberia recorriendo más de 1.500 kms a través de Rusia, Mongolia, China y Kazakhastan. Deseaba encontrar el mítico reino de Shambala, según la leyenda budista un paraíso en la tierra oculto en un remoto valle de las montañas nevadas del Himalaya. "Viajar me ha enseñado que el mundo es un gran milagro", dice Arita mientras sonríe cuando se le pregunta por su próxima aventura que seguro ya tiene en mente.

2015-03-19-1426798083-7055158-Lorenzo_1977.jpg

Foto Miembro de Honor, Lorenzo del Amo

Lorenzo del Amo, elegido Miembro de Honor de la SGE, fue un viajero precoz y romántico que antes de cumplir los 20 años ya había recorrido Europa en autostop y tenía muy claro que Madrid se le quedaba pequeño. En octubre de 1974 compró un furgón grande que acondicionó con camas y puso rumbo a Katmandú. Fue el primer viaje de aventura organizado en nuestro país cuando Turquía era el destino más exótico. Aquellos eran viajes de verdad, por tierra, largos y difíciles, sin fecha de retorno y que hacían las delicias de los hippies. La siguiente aventura de Lorenzo fue al continente africano, que recorrió con un tractor de segunda mano, "vehículo perfecto porque se adapta a cualquier terreno, selva o desierto" al que añadió un remolque de fabricación propia. Durante quince meses viajó con su socio en este pintoresco medio de transporte hasta Camerún. África ya se había adueñado de su corazón y tras esta hazaña compraron un camión para organizar viajes turísticos siguiendo el mismo itinerario. Hizo así dos travesías memorables que marcaron a toda una generación de jóvenes trotamundos pero su sueño se truncó al fracturarse la columna cuando se lanzó al Níger para darse un baño. Tenía 30 años y comenzaba para él una nueva aventura, la de adaptarse a una silla de ruedas. Pero Lorenzo no tiró la toalla, y durante los siguientes veinte años continuó organizando viajes por África, diseñando nuevas rutas y compartiendo de manera generosa todos sus conocimientos.

2015-03-19-1426797837-8236386-_DSC4161.jpg
Foto de grupo de todos los premiados de esta XVll Edición

Los flamantes premiados de esta nueva edición de los Premios de la Sociedad Geográfica Española 2014 comparten la curiosidad, la pasión por los horizontes lejanos y la sed de conocimiento. Entre los elegidos renombrados escritores de viajes, fotógrafos y documentalistas, exploradoras de raza, geógrafos, empresarios comprometidos, investigadores del mar y sus recursos y enamorados de la montaña. El Auditorio de la Mutua Madrileña, un año más, se quedó pequeño ante la concurrida presencia de socios, amigos y personalidades que acudieron a la que ya es, por derecho propio, la gran cita anual de este selecto club de viajeros.