Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Daniel Poyatos Soguero Headshot

Carta abierta de un maestro

Publicado: Actualizado:
Imprimir

apple

Se acerca la vuelta al cole y urge la necesidad de dar voz a los arquitectos de la vida: los maestros. Os habla uno a punto de iniciar su carrera profesional y me dirijo, cargado de compromisos mutuos, a todos aquellos interesados en el presente y futuro de las sociedades.

A la sociedad en general

Nuestro compromiso debe basarse en el respeto. "Los maestros tienen demasiadas vacaciones". Comentarios de este tipo no ayudan. ¿Necesitan respuesta? Dice mucho de una persona el hecho de valorar o no la labor del buen educador. No. En muchos casos, los oídos sordos serán la mejor respuesta ante tal ignorancia. Pero si queremos entrar al trapo, de sobra es sabida la importancia vital de la educación. La profesión de la que se erigen las demás. Para llegar aquí pasamos por un camino tortuoso, no nos lo hagáis aún peor. Si despotricáis con lo que llamáis "vacaciones", os diré que la maestra considera ese período parte del trabajo. Qué hacer con los renacuajos el curso que viene. Cómo motivarles. Qué planificar. El objetivo de crear personas libres, críticas, creativas y entusiastas no es una tarea fácil. Venid conmigo el primer día. Manejad una clase de 25 niños (con suerte). Una mañana. Sólo una. Después, valorad. Quizá vuestros comentarios se evaporen.

A los compañeros

A mis compañeros de profesión les diré que confiéis en mí. En los jóvenes. Que nos enseñéis. Espero aprender mucho de vosotros. Sin duda, estaré con papel y lápiz. Pero sed conscientes también de que estamos aquí para renovar e innovar, no para repetir una y otra vez lo que generaciones anteriores han hecho. Cuestionad vuestros principios, como también yo pondré a prueba los míos. La muletilla "yo llevo enseñando 20 años" está vacía si se ha enseñado un año y se ha repetido 20 veces. Mi opinión es que no existe un único método. Podríamos coger lo mejor de cada uno y colaborar. Nosotros debemos saber mejor que nadie que fuera de la hora de Mates, 1+1=3.

A los políticos

Si habéis hecho caso omiso a toda la comunidad educativa, sería crédulo pensar que os vais a comprometer conmigo. Escuchadnos, por favor. Dejad de mercantilizar la educación. Abandonad la idea de cadena de montaje. Las personas no son productos. Son seres integrales con un sistema de valores superior a cualquier otro agente material. Abasteced las leyes educativas de pensamiento crítico y cívico. Descargadlas de competencia y contenidos. Y si toda negociación se torna utopía y vuestra razón sigue secuestrada por el poder, al menos, considerad la educación como una inversión, pública claro. Una riqueza que la sociedad recuperará con exponenciales intereses en unas décadas. No en 4 años. Igual ya no os interesa mucho el trato.

A los padres

Estamos en el mismo barco. Ambos queremos lo mejor para vuestros hijos. Grupos de WhatsApp, molestas tutorías, continuas exigencias o salidas de tono, no facilitarán remar en la misma dirección. Yo seré el capitán. Pero vosotros sois aún más importantes, pasaréis más tiempo con ellos. Ante todo, seréis el primer ejemplo a seguir. Leed y sed educados en su presencia. Cada palada que deis será imitada. Que mis pautas no se las lleve la marea. Solo veremos tierra si nos comprometemos bajo la confianza y la dedicación recíproca.

A mis niños

A los que me puedan leer. Y a los que lo harán en unos años. Vosotros, los protagonistas. Yo, vuestro guía, mentor y confidente. Escucharé siempre con una sonrisa. Ayudaré a descubrir vuestros sueños. Vuestros talentos. Os enseñaré a hablar inglés, sí, pero también a gestionar vuestras emociones. Os será útil, lo aseguro. Desconectaremos el wifi un rato y nos reconectaremos con la naturaleza. Descubriremos los caminos infinitos de la creatividad. Iréis a casa con más curiosidad que deberes. Acudiremos a nuestros mayores para recordar qué era eso del esfuerzo. Aguijonearé vuestro interés y motivación. Pensaréis por vosotros mismos. Creedme cuando os diga que juntos podéis cambiar este mundo injusto. Yo os prometo que nunca os olvidaré.

A mi yo del futuro

A ese maestro algo desgastado con 40 años de experiencia (reales, espero), le diría que una vez creyó. En rechazar el inmovilismo y la rutina. En acoger el cambio. Le recordaría su originario compromiso humanista. Y que nunca deje de leer esta carta.