BLOGS

Los 3 pilares del éxito de Nintendo

06/01/2017 09:51 CET | Actualizado 06/01/2017 09:51 CET

2016-12-22-1482427193-4547742-nintendo.jpg

Es posible que no te gusten nada los videojuegos o que ni siquiera conozcas nada de este mundo, pero si vives en este planeta, hay tres palabras que seguramente te suenen de algo o que quizás hayas oído alguna vez: Pokémon, Súper Mario y, como no, la responsable de todas ellas, Nintendo.

Y es que no importa el tiempo que pase para esta compañía nipona veterana que fue fundada en 1889, ya que siempre dará que hablar. Pero, ¿qué es lo que tiene esta compañía que siempre está en boca de todos?, ¿en qué radica su éxito? Y lo más importante: ¿qué podemos aprender de ella para triunfar en nuestros proyectos?

Diferenciación y originalidad como estrategia de ventas

Algo que no se puede negar es el derroche de creatividad que tienen los juegos de Nintendo. Súper Mario, Splatoon, Zelda o Pokémon son simplemente únicos y, a pesar de que puedan estar inspirados en otros videojuegos o que compartan ciertos elementos, Nintendo consigue renovar la fórmula de éstos, dotando a sus videojuegos de una personalidad y carisma propios que los hacen destacar entre la gran mayoría.

Sin embargo, cuando Nintendo sacó más partido del elemento diferenciador como estrategia de negocio, fue a partir del lanzamiento de Wii. Por aquel entonces (noviembre de 2006), la guerra de consolas estaba establecida entre PlayStation 3 (SONY) y Xbox 360 (Microsoft), que competían por ser la más potente, la que mejores gráficos tenía y la que mayor catálogo de juegos ofrecían.

¿Y qué hizo Nintendo? Sacar una videoconsola con una potencia media-baja, unos gráficos escuetos y un catálogo de juegos más reducido basado en sus Ip's (propiedades intelectuales). Sin embargo, aportó un pequeño detalle que descuidaron sus competidoras: un tipo de juego diferente basado en el movimiento para jugadores casuales y para toda la familia. Es decir, ofrecieron un producto a un público objetivo, totalmente diferente al de sus competidores (los jugadores de toda la vida) y que nadie había explotado.

¿El resultado? La Wii de Nintendo se proclamó como líder en ventas de videoconsolas. Desde entonces , esa ha sido la premisa que ha guiado la estrategia de ventas de Nintendo, y que a día de hoy aún mantienen con la presentación de su nueva videocionsola, Nintendo Switch, una plataforma de juego totalmente diferente a las demás.

Sacar ventaja del componente social

Si tuviésemos que buscar un ejemplo de videojuego que explota el componente social como ningún otro, ese sería sin lugar a dudas Pokémon.

Muchos de los videojuegos actuales incluyen entre sus modos de juego un componente multijugador, o basan su jugabilidad en ello (MMO), pero en Pokémon no compites o te relacionas con una persona que está al otro lado del mundo, en Pokémon te relacionas presencialmente con tus amigos, ya sea para competir o para intercambiar Pokémon. Y como prueba de ello, solo hay que mirar a todos los niños que se bajan a jugar a la calle con su videoconsola, sus amigos, y... ahora también, con su smartphone gracias a Pokémon go.

Además, ahora con el lanzamiento de su nueva consola, el componente "Multijugador sí, pero todos juntos" será llevado a un nuevo nivel al permitir incluso a 4 personas jugar y competir presencialmente, sin cables y de la manera más sencilla posible: mediante bluetooth.

Utilizar las emociones y motivaciones básicas como reclamo

Para entender este fenómeno, toca de nuevo poner como ejemplo a la franquicia estrella de la compañía: Pokémon. "Hazte con todos": así reza el eslogan oficial de los monstruos de bolsillo, que no hace más que atacar a esas ganas de coleccionar y recopilar que tanto nos caracteriza, cosa que a día de hoy, a pesar de ser más fácil gracias a los códigos qr de pokémon sol y luna, sigue representando un auténtico desafío y requiere de una gran motivación.

Pero no solo eso, hablemos también del misterio, los enigmas, la exclusividad, las ganas de ser y tener lo mejor... A día de hoy, todavía hay gente que se siente atrapada por los misterios de esta franquicia, sus Pokémon legendarios, sus secretos, puzzles, o molestarse en calcular sus evoluciones. Todas estas tareas requieren constancia y dedicación, como si de un trabajo o rutina se tratase, y que en realidad no son más que un reclamo para satisfacer unas de nuestras necesidades básicas: la autorrealización.

Y ahí está la clave, cuando terminas el primer Súper Mario, el sentimiento de autorrealización de haber superado ese gran desafío es verdaderamente satisfactorio, muy similar a cuando completas cualquier juego de Zelda al 100%, o como ya hemos dicho antes, cuando logras "hacerte con todos".

No pienses que es casualidad. Nintendo sabe muy bien qué elementos incluir en sus juegos para que queramos volver a ellos una y otra, y otra vez.