Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Esther Palomera Headshot

La última bala

Publicado: Actualizado:
Imprimir
efe
efe

Alguien dijo que el éxito es una mezcla de preparación y de suerte. En el caso de Pedro Sánchez y de que se considere un triunfo que haya logrado ser candidato del PSOE a las elecciones, por segunda vez consecutiva, hay más de lo segundo que de lo primero. Porque ni el secretario general de los socialistas parece la mejor cabeza que haya parido la socialdemocracia europea ni su intelecto es superior al de sus antecesores. Del libreto de éxitos electorales, mejor ni hablamos, salvo para recordar que el peor resultado en democracia se consideró una "oportunidad histórica". Llamémosle, entonces, suerte.

Los suyos le han intentado tumbar "ene" veces, y no lo han logrado. Sean cosas del azar, de la responsabilidad mal entendida por unos o de la aversión al riesgo de otros, el caso es que las banderolas electorales del PSOE lucirán de nuevo, y a pesar de los pesares, el careto de Pedro Sánchez.

¡Habemus candidato! Más de 30.000 avales ha presentado ante la Comisión Federal de Garantías Electorales para que el próximo sábado sea proclamada su candidatura. No habrá primarias porque no hay adversario. Y no hay adversario porque Susana Díaz se ha rajado por tercera vez consecutiva. La presidenta de Andalucía intenta que el refranero cambie el "no hay dos sin tres" por "no hay tres sin cuatro". A la cuarta quiere que sea la vencida. Pero eso será si hay cuarta y si para entonces las miradas del socialismo siguen mirando al sur o, por el contrario, viran al norte.

Susana Díaz se ha rajado por tercera vez consecutiva

De momento, a Pedro Sánchez le queda una última bala con la que defender su liderazgo. Y esta vez ya no valen ni gobiernos transversales ni mestizajes ideológicos. Del 26-J sólo podrá salir un gobierno de derechas articulado en torno al PP o uno de izquierdas orquestado en torno a Pablo Iglesias, independientemente de que Podemos logre o no el sorpasso. Las fórmulas oblicuas ofrecidas por Sánchez y Rivera tras el 20-D han caducado, por lo que al secretario general no le salvará más que un gobierno de izquierdas.

¡Cosas de la política! La coalición Podemos-IU puede resultar pésima para el PSOE y su posición hegemónica en el espacio de la izquierda, pero decisiva para la supervivencia política de Sánchez.

Si el secretario general suma la noche del 26 una clara mayoría de izquierdas no habrá quien le tosa. Pero si, por el contrario, la suma de PSOE-Podemos-IU precisara nuevamente del apoyo de los independentistas, los barones no le permitirán que lidere ninguna negociación. Uno tras otro, esa misma noche pedirán que el PSOE se vaya a la oposición sin rechistar y Sánchez a su despacho, si aún lo tuviera, en la Universidad.

Los populares alertan contra la suma de tres izquierdas, la del PSOE, la de Podemos-IU y la de Ciudadanos

Hasta entonces, el PP construirá una de sus líneas estratégicas de la campaña contra la suma de la izquierda y la admonición de un Frente Popular. Parte del argumentario ya está hecho sobre el relato de la elección entre la responsabilidad de un gobierno del PP o un "pacto a la granadina" a escala nacional. En Génova lo llaman "suma de distintas izquierdas para hacer presidente al perdedor de las elecciones, el PSOE".

¿Quienes pretenden llevar ese 'pacto de perdedores' al Gobierno? Los populares alertan contra la suma de tres izquierdas, la del PSOE, la de Podemos-IU y la que representa Ciudadanos tras su acuerdo fallido con los socialistas. Sí, han leído bien. Quien fuera la marca blanca del PP para los socialistas, es hoy una tercera izquierda para los populares; en el último argumentario que Génova ha difundido entre sus cargos lo deja claro.

Si el secretario general suma la noche del 26 una clara mayoría de izquierdas no habrá quien le tosa

El PSOE es "la vieja izquierda carente de liderazgo, desunida en torno a un proyecto político que hace aguas y a la espera del fracaso de Pedro Sánchez". La "izquierda radical" de "recetas trasnochadas" está representada en Podemos e IU. Y la "nueva izquierda" es Ciudadanos, un partido con un proyecto político que no es de fiar y que, según el día, "hace una cosa y dice la contraria".

Y contra todos ellos y lo que han representado en el "teatrillo" de las negociaciones que sucedieron al 20-D, se erige un PP que anuncia una campaña seria y pegada a la realidad. Así se presenta Rajoy frente a un candidato socialista que por muchos 36.000 avales sólo cuenta, es sabido, con un último proyectil: o gobierna o le echan. Y es que, como dejó escrito Maquiavelo, "cuando se hace daño es menester hacerlo de tal modo que sea imposible la venganza". Y ese no ha sido el caso en la corta trayectoria política de Pedro Sánchez.