BLOGS

Todo empezó en Telegram

30/01/2017 07:16 CET | Actualizado 30/01/2017 10:57 CET
EFE

Han dejado de hablar de la gente, de las hipotecas, de la educación, de la sanidad, del empleo, de la transparencia, de la politización de la Justicia y hasta de la regeneración de la vida pública. Ya sólo lo hacen de ellos, de trincheras, de reparto de tartas, de cuotas, de familias y de toques de corneta. Tres años de existencia, 450.000 inscritos y 69 diputados en sus primeras elecciones generales para, en su corto trayecto, acabar en una crisis interna idéntica a la de los partidos con solera, donde la táctica se impone a la estrategia y lo personal se lleva a lo político. Un ejemplo muy revelador de ello es que hacia fuera, los morados ya no tienen portavoces de Podemos, sino de corrientes. Mal síntoma.

Han entrado de lleno en el barrizal de la política con minúsculas y, a dos semanas de su congreso, avanzan inexorablemente hacia la ruptura. Pase lo que pase ya en Vistalegre, nada volverá a ser lo mismo. Pablo Iglesias dará un paso atrás si pierde ante Iñigo Errejón y su secretario político ha dicho este fin de semana en la Sexta Noche que hará lo propio si pierde ante Iglesias. Uno de los dos saldrá malherido.

Pero la explicación a la cruenta batalla que libran ambos dirigentes no está en las estrategias, ni en las alianzas con otras izquierdas, ni en dos visiones distintas del papel que debe jugar Podemos en las instituciones, sino en algo mucho más prosaico como una guerra por el poder interno. Todo empezó con el minucioso diseño de una operación orgánica coordinada por el "errejonismo" a través de Telegram (el canal de mensajería más utilizado por los morados) para perpetrar un golpe en Madrid como paso previo a hacerse con el control del partido.

A dos semanas de su congreso y sin posibilidad de cerrar aquella herida, los morados caminan hacia el choque de trenes

MATE PASTOR. Así lo llamaron. La expresión es conocida entre los aficionados al ajedrez: cuatro movimientos al comienzo de una partida y se puede lograr uno de los jaque mate más cortos que se conocen. Basta con unos minutos para intimidar a un jugador amateur y la partida habrá acabado.

Ahí empezó todo. En Madrid, hace poco más de un año. Enero de 2016. Podemos discutía sobre si facilitar o no la investidura del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Se impusieron las tesis de Iglesias e, inmediatamente después, en Madrid se produjeron diez dimisiones en el Consejo Ciudadano Regional de otras tantas personas relacionas con el entorno de Errrejón.

Se encendieron todas las alarmas. El secretario Político quería el control de los territorios y había empezado por Euskadi. Andalucía, Cataluña y Madrid, que suman casi la mitad del censo, eran fundamentales para su avance. Pero Teresa Rodríguez supo sumar posiciones y su liderazgo se hizo incuestionable. Cataluña no era una plaza fácil. Así que quedaba Madrid y había que provocar un cambio en la secretaría general para sustituir a Luis Alegre por Rita Maestre. Por eso las renuncias en cadena en el Consejo Ciudadano.

Pero alguien se dejó un ordenador abierto en la sede de Princesa con una pantalla que dejó al descubierto el chat de Telegram con el que los "errejonistas" comunicaban los pasos a seguir para el "asalto". En el grupo aparecía una decena de nombres, todos vinculados al secretario Político y entre los que estaban Rita Maestre, Sergio Pascual, José Manuel López y Emilio Delgado.

'Jaque Pastor', una operación diseñada por el 'errejonismo' e interceptada por los 'pablistas' en un ordenador

Fue entonces cuando el "pablismo" llegó a la conclusión de que su número dos intentaba montar un partido dentro del partido y que el control de Madrid sólo era el paso previo a la pretendida neutralización del secretario general antes del próximo congreso. De aquellos polvos, estos lodos. Iglesias destituyó a Sergio Pascual como secretario de Organización para zanjar la crisis y Errejón desapareció de la escena pública durante dos semanas en una especie de autoexilio durante el que dicen que se planteó seriamente por primera vez competir por el liderazgo de Podemos.

Aquél cisma cogió por sorpresa a un Iglesias que hasta el momento había aplicado con Errejón una política de apaciguamiento con la que calmar sus ansias de controlar el aparato político que, además de los territorios, incluía también las redes sociales y los equipos de prensa. Desde entonces no hay más que desconfianza entre ellos y entre sus respectivos equipos, además de una lucha encarnizada por el poder orgánico en ocasiones aderezada con discrepancias estratégicas.

Planearon un "golpe" en Madrid como paso previo para neutralizar a Iglesias

El cierre en falso de la crisis de Madrid y la negativa de Iglesias a explicar con claridad ante la opinión pública lo que allí había ocurrido hizo que aquella herida quedara abierta y que hoy supure más que nunca porque Podemos se dispone a una más que previsible confrontación que puede poner en riesgo el futuro del partido.

Recuperar la Ilusión, la candidatura del número dos de Podemos, ha decidido recaudar dinero entre los simpatizantes para financiar su campaña electoral, una señal más de que los morados transitan hacia el choque de trenes en Vistalegre. El nivel de tensión es máximo a tan sólo tres días de que expire el plazo para alcanzar un acuerdo. Y nada invita a pensar que pueda haberlo.