Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Fernando Broncano Headshot

¿Quién mató a la filosofía?

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-08-16-1471362214-1201918-PHILOSOPHYMAN_original.jpg

La inoportuna pretensión del rector de la Universidad Complutense de intentar construir una nueva facultad que absorbiese y disolviese a la Facultad de Filosofía (digo inoportuna por las fechas en las que fue comunicada y por no haber sido precedida de un debate y consulta a los distintos sectores) ha suscitado numerosas respuestas de rechazo en la prensa.

Se comenzó protestando por el cierre de la Facultad de Filosofía, pero más interesante que ese debate, mayoritariamente conducido por filósofos de prestigio, ha sido la deriva más reciente que ha ido tomando. Por aquí y allá han ido saliendo artículos de prensa en los que, sin citar nombres ni corrientes, escuelas o tendencias, se ha ido dejando caer que la decadencia de la filosofía ha comenzado desde dentro.

El estilo general de estos artículos es casi siempre el mismo: se comienza por una queja por el estado de la filosofía y se termina con una acusación soterrada a ciertos sectores de la filosofía como causantes de la muerte.

He aquí una lista de las acusaciones sugeridas en términos más explícitos que los que han aparecido en la prensa, en la que el deseo de guardar la ropa evita nombrar claramente al acusado. Cada entrada comienza con "la filosofía", pero debe leerse como representativa solo del sector de presuntos delincuentes, tal como lo ven los testigos neutrales:

  1. La filosofía se ha convertido en una nueva escolástica que persigue el último artículo en inglés de la revista prestigiosa extranjera, como si "aquí" y en castellano no se escribiesen cosas más interesantes a las que atender.
  2. La filosofía está enferma del mal francés del lenguaje metafórico, aforístico, siempre oscuro e ilegible, ayuna de argumentos y desbordante de aseveraciones sin justificar.
  3. La filosofía ha renunciado a la profundidad filosófica y ha devenido en un batiburrillo de estudios culturales, feminismos, sociologismos baratos y posmodernismos que han acabado con la gran tradición.
  4. La filosofía no se ocupa de los problemas que preocupan a la gente ni interviene en las grandes controversias sociales, y se ha refugiado en un academicismo inútil.
  5. La filosofía se ha dejado obnubilar por la ciencia y la tecnología y ha dejado de ser una instancia crítica para pretender ser una ciencia más.
  6. La filosofía ha dejado de centrarse en el trabajo académico serio y en los problemas profundos y se ha convertido en un género más de la divulgación mediática y de la tertulia barata.
  7. La filosofía ha olvidado que trata de problemas filosóficos y se ha disuelto en historia de la filosofía. Los filósofos se han convertido en forenses que estudian cadáveres del pasado y no cuestiones de la epistemología, la metafísica o la ética.
  8. La filosofía se ha dedicado a comentar a epígonos y autores de segunda, olvidando que todo filósofo debe comenzar a mostrar su valía enfrentándose a alguno de los grandes.
  9. Una gran mayoría de filósofos se han convertido en meros repetidores y preparadores de clase, dejando la investigación y dedicándose a hacer pasillos o tareas burocráticas.

Podría continuar la lista de testimonios informados, pero no tengo ni espacio ni humor para hacerlo. Se puede comprobar en una rápida lectura que las acusaciones son inconsistentes entre sí y que apuntan hacia todo tipo de causas y culpables. No es casual.

He recordado siempre al leer este género elegíaco el conocido cuento de Edgar Allan Poe Los crímenes de la calle Morgue. Como recordarán, el inspector investiga unas muertes en un edificio y toma testimonio a los habitantes. Varios declaran haber oído gritos y voces, aunque no pueden decir cuáles eran las palabras porque estaban en otro idioma. Dupin aclara el misterio al reparar en que cada testigo había afirmado que el asesino hablaba en el idioma que desconocía: el francés, que hablaba en español; el holandés que había sido un francés; el inglés, que había escuchado alemán; el español, claro, que era decididamente un inglés, aunque no comprende nada de inglés. De ahí, deduce que el asesino había sido un animal: un orangután salvaje.

Por mi parte, me acuso de haber caído en todos o casi todos los errores que presuntamente han causado la muerte de la filosofía. Me reconozco muy contradictorio y variado en mis gustos, así que ya me sé condenado al infierno de los culpables, por lo que no voy a hacer de chivato y contribuir con mi testimonio a acusar, quizá injustamente, a alguna forma especial de práctica filosófica.

Pero no me voy escabullir y sí voy a proponer mi personal visión del caso: a la filosofía la ha matado un orangután salvaje.