BLOGS

El CNI investigó a Julio Rodríguez

Política y espionaje en el CNI

22/11/2017 07:25 CET | Actualizado 22/11/2017 07:25 CET
Getty Images

El informe que el CNI tiene en sus archivos sobre el dirigente de Podemos, Julio Rodríguez, la investigación sobre un espía que informaba al PP en la época de Rodríguez Zapatero, la ideología de las secretarias generales "sin ideología" y la forma no oficial de conocer algunas actividades de Pablo Iglesias. Son algunas de las revelaciones del libro La Casa II, el primero que se publica sobre el CNI.

La decisión se adoptó hace unos días. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acordó con Iñigo Errejón, destinado a ser candidato a la Comunidad de Madrid, que el general retirado Julio Rodríguez optará a la secretaría general del partido en Madrid. Rodríguez, que alcanzó la máxima graduación en el Ejército del Aire y el puesto de mayor responsabilidad en las Fuerzas Armadas, es una persona controvertida en algunos ámbitos por atesorar precisamente tan altos méritos. Lo que no se sabía es que antes de ser elegido para presidir la cúpula militar en el 2008, la División de Seguridad del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) investigó profundamente su vida.

AOL

Lo desvelo en mi último libro La Casa II. El CNI: agentes, operaciones secretas y acciones inconfesables de los espías españoles. Una historia que adquiere ahora una mayor trascendencia dado que ese informe secreto está archivado en la sede central del servicio de inteligencia.

En abril de 2008, Carme Chacón se convertía en la primera mujer en dirigir el Ministerio de Defensa. Sabía que una de sus trascendentales decisiones consistiría en elegir una cúpula militar experimentada que tirara del carro del día a día de las Fuerzas Armadas. El problema es que apenas conocía militares y siempre estaba el riesgo de equivocarse.

Se enteró de que otro ministro de Defensa, José Bono, había encargado al director del CNI, Alberto Saiz, que investigara a sus candidatos a ocupar la jefatura del Estado Mayor de la Defensa y de los tres Ejércitos. Y que tras recibir los informes designó a Félix Sanz para el máximo puesto, un general que años después sería nombrado curiosamente director del CNI, puesto que ahora sigue desempeñando.

Según pude descubrir en mi investigación, el informe del general salió limpio, sin ningún trapo sucio que pudiera aparecer en los medios de comunicación

Así que Chacón se reunió con Alberto Saiz y le encargó una investigación sobre la vida privada y pública de varios candidatos, el principal de los cuales era Julio Rodríguez. Según pude descubrir en mi investigación, el informe del general salió limpio, sin ningún trapo sucio que pudiera aparecer en los medios de comunicación y sin ninguna vulnerabilidad que pudiera ser utilizada por los enemigos exteriores de España para chantajearle. En consecuencia, Chacón le designó Jefe del Estado Mayor de la Defensa. Si ese informe ha sido revisado desde entonces, es algo imposible de descubrir.

Espionaje político

En mi libro también narro algunos asuntos de espionaje político que no han sido desvelados:

- Al final del mandato del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, la División de Seguridad, mandada por entonces por la secretaria general, Elena Sánchez, detectó que el Partido Popular, en la oposición, recibía información procedente del interior de La Casa. Una información distinta a la que el servicio le mandaba por cauce oficial cuando consideraba que su líder, Mariano Rajoy, debía estar al tanto de algún tema. Había un topo que, sin autorización, les facilitaba información secreta. La investigación duró varios meses, sin que la División de Seguridad obtuviera información concluyente sobre ninguno de los sospechosos. El objetivo principal fue un agente que estaba pendiente de cubrir un puesto en un país del centro de Europa. Sabían de su proximidad ideológica al PP, pero no detectaron ni una reunión clandestina o coincidencia en restaurante. Nada se hizo, porque sin pruebas no se puede actuar.

La historia reciente demuestra que las ideas de los espías son importantes a la hora de ser designados para un alto cargo

- Se habla de que los agentes del CNI deben ser apolíticos en su trabajo, pero no que carezcan de creencias. La historia reciente demuestra que las ideas de los espías son importantes a la hora de ser designados para un alto cargo. En el CNI todos saben, por ejemplo, que las secretarias generales María Dolores Vilanova y Beatriz Méndez de Vigo son simpatizantes del PP –ocuparon estos cargos con gobiernos populares- y que la también secretaria general, Elena Sánchez, y la que fue directora de Inteligencia, Raquel Gutiérrez, son de izquierda –ocuparon esos puestos con gobiernos socialistas-.

- El espionaje político no se practica oficialmente en el CNI porque violaría la ley. Extraoficialmente hay caminos alternativos. Uno de los casos más representativos en los últimos años es el de Podemos y su líder Pablo Iglesias. La apariencia de legalidad es tan importante para el CNI y su director Sanz que se puede asegurar sin faltar a la verdad que ningún agente "en nómina" de La Casa ha investigado las actividades del partido y de sus líderes. Ningún micrófono ha sido instalado en ninguna de sus sedes o domicilios por agentes "en nómina" de La Casa, ni se ha infiltrado a un solo agente "en nómina" en sus círculos. Lo que es más determinante: hay una orden tajante de no pisar ese terreno.

¿Cómo no iba el CNI a investigar la financiación de Podemos ante la sospecha de que "países golfos" –en terminología estadounidense- como Irán y Venezuela intentaran cambiar la política española?

Si alguna de esas misiones se ha llevado a cabo –como así ha ocurrido-, ha sido ejecutada "a título particular" por los llamados "agentes oscuros", personal que no está "en nómina" en el CNI y cuyos nombres aparecen en la extensa lista de colaboradores. Si por cualquier inconveniente hubieran sido pillados en el trascurso de alguno de sus trabajos fotografiando a Pablo Iglesias en alguna reunión secreta, el CNI podría desmentir sin titubear que estuvieran en el listado de agentes.

Agentes oscuros al servicio del CNI les han enseñado informaciones sobre actividades privadas de Pablo Iglesias y de otros líderes de Podemos, aunque nada preocupante. No obstante, si en los años 90 un agente oscuro investigó a Jordi Pujol para confirmar que tenía una cuenta oculta en Andorra -20 años antes de que la Policía lo descubriera y lo filtrara-, ¿cómo no iba el CNI a investigar la financiación de Podemos ante la sospecha de que "países golfos" –en terminología estadounidense- como Irán y Venezuela intentaran cambiar la política española?

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs