BLOGS

Carta abierta a Emmanuel Macron: ¿Aprobar la ley del trabajo por decreto? No, gracias

14/05/2017 10:33 CEST | Actualizado 14/05/2017 10:34 CEST
DR

Por François Ruffin, cineasta, Caroline De Haas, militante feminista, y Florian Borg, abogado. Petición ley del trabajo, no, gracias.

Carta abierta a Emmanuel Macron:

¿Decretos? ¡No, gracias!

Señor presidente:

Usted anunció que a lo largo del verano quería avanzar en la segunda etapa de la reforma laboral contra la que jóvenes y asalariados se manifestaron el año pasado.

Para eludir nuestro desacuerdo masivo, parece que usted ha encontrado la solución. Más rápido que un debate en la Asamblea, más fácil que una negociación con los sindicatos y más práctico que el artículo 49.3: los decretos. Esta anomalía democrática le permite decidir solo, sin tener en cuenta nuestra opinión ni la del Parlamento.

Para alguien que afirma querer renovar la vida política, se puede decir que usted ha plantado bien el decorado.

¿Vio usted las consecuencias de la primera Ley del Trabajo? La bajada en la remuneración de las horas extra, la supresión del seguimiento médico laboral de las mujeres embarazadas y el debilitamiento de los derechos de los trabajadores en caso de cesión de empresa (los planes sociales de Vivarte, Tati o Whirlpool hablan por sí solos) son sólo algunos ejemplos.

El mundo que usted nos dibuja, señor Macron, es el mundo del individualismo y del 'cada uno mira por sí mismo'.

Aparentemente, a usted no le basta con esto. Usted quiere restringir las banales indemnizaciones en caso de despido improcedente (se puede decir que es su capricho). Quiere seguir invirtiendo la jerarquía de las normas, algo que ya comenzó el año pasado. Quiere extender el recurso a los referéndums para eludir a los sindicatos mayoritarios.

El mundo que usted nos dibuja, señor Macron, es el mundo del individualismo y del 'cada uno mira por sí mismo'. Y, sin embargo, los valores de nuestra República —que usted no deja de celebrar en sus discursos— son los de la solidaridad, los de compartir y los de las protecciones colectivas.

¿Quiere volver a darle sentido a la política? Señor presidente, encuentre la vía del interés general, renuncie a los decretos.

Los firmantes de esta tribuna proponen a los lectores que interpelen al presidente de la República Francesa a través de esta petición.

Este post fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Francia y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano