BLOGS

Diario de una 'startup': definir 'startup' (2)

03/07/2017 07:20 CEST | Actualizado 03/07/2017 07:20 CEST
Getty Images/iStockphoto

El juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos Potter Steward pasó a la historia por una sentencia de 1964 en la que desistió de acuñar una definición inteligible de lo que pudiera constituir pornografía (y por lo tanto material cinematográfico censurable), para añadir en la misma sentencia, "y sin embargo, la reconozco en cuanto la veo".

De la misma manera, no parece haber una definición meridiana de que constituye una startup (y disculpas por los anglicismos) por más que la he buscado. Pese a todo, y puesto que me propongo escribir una serie de posts bajo el epígrafe 'Diario de una startup', a diferencia del juez Steward, me dispongo a intentar dar por lo menos algunas pistas más allá de que yo pueda creer que reconozco una startup en cuanto la veo. Quora es casi un oráculo para gente como yo en estos casos, suele ser bastante bueno respondiendo a este tipo de preguntas, así que empecemos por ahí.

No es un problema sencillo. El profesor de Stanford Steve Blank, que como algunos de los genios mencionados en mi anterior post es un notorio college drop-out, define una startup como "una organización diseñada para lograr un modelo de negocio repetible y escalable".

Tomemos esta definición como punto de referencia, para indicar qué apunta pero sobretodo que NO apunta. El profesor Blank no habla de empresas recién creadas (es decir, esta definición no abarcaría el bar que acaba de abrir en la esquina de mi casa). Tampoco habla de empresas con un pequeño número de empleados (Facebook, con casi 20 mil empleados podría pues ser considerada una startup según esta definición). Tampoco habla de innovación: si yo creo una célula fotoeléctrica para determinar la fatiga a la resistencia de los puentes de suspensión de acero de una longitud entre 400 y 600 metros, es posible que haya creado una empresa (y un producto) muy innovador e interesante, pero probablemente mi universo de clientes potenciales sea de una docena (y por lo tanto, el modelo de negocio no es muy repetible a mi entender). Tampoco habla de empresas de internet (y más abajo volveré a insistir en este tema): si abro un hotel de tres habitaciones y una página web para gestionar sus reservas, probablemente no tenga una startup ya que el límite de las 3 habitaciones limitará enormemente mi capacidad de crecimiento.

El término 'startup' suele aplicarse a empresas de internet porque en muchas ocasiones estas son las empresas que pueden generar más fácilmente efectos de red.

El concepto de escalabilidad de la definición de Blank me parece que es la clave que encierra su definición del concepto de startup. Si entendemos la misma como la capacidad para generar economías de escala, como Peter Thiel, aún mejor. De hecho, en su libro Zero to One, Thiel define lo que el considera que es una buena startup, y es una empresa que puntúa alto en cuatro dimensiones:

- Es escalable (puede generar economías de escala)

- Genera un efecto de red

- Tiene tecnología propia

- Tiene una buena marca

En el mismo libro, Peter Thiel añade que él mismo solamente invierte en empresas siguiendo una regla de a ojo de buen cubero consistente en seleccionar empresas que marcan muchos puntos en estas cuatro dimensiones y que además puedan potencialmente enjuagar las pérdidas generadas por todas las empresas en las que está perdiendo dinero (que puesto que es un billonario e inversor muy activo, son muchas), lo que constituye un muro infranqueable para la mayor parte de empresas.

Incluso afinando tanto, resulta complicado definir una startup: casi todos los negocios pueden generar economías de escala, es decir, si mi negocio es un bar, puedo abrir un segundo y realizar las compras para los dos bares conjuntamente, generando pues ciertas economías de escala. Sin embargo, estas economías de escala son mucho menores que las que a Amazon le pueda suponer gestionar una o dos cuentas de cliente, ya que le cuesta prácticamente lo mismo.

El término startup suele aplicarse a empresas de internet porque en muchas ocasiones estas son las empresas que pueden generar más fácilmente efectos de red. Facebook tiene casi dos mil millones de usuarios activos: le quedan una cifra casi tres veces mayor de usuarios por captar, y cada usuario adicional es un nuevo nodo de la red que añade valor a la misma. Sin embargo, no solamente las empresas de internet tienen esa capacidad, para mi no hay duda de que Apple en 1977 era una startup con capacidad de generar efectos de red, y puede que incluso Apple en 1997 (lo que algunos llaman Apple II, tras el retorno de Steve Jobs) lo fuera aún más.

Finalmente, todo esto tiene una importancia relativa. Si yo estuviera creando una empresa que vende jaboncitos de diseño que vendo por internet, en mi opinión no estaría creando una startup porque los potenciales efectos de red e incluso las economías de escala me parecen muy limitados. Pero que duda cabe, hoy en día seguro que hay alguien creando una empresa de este tipo a la que considera una startup, y puede que esté en lo cierto. Si crear una startup consiste únicamente en ponerse y créerselo, sin duda alguna, yo estoy ahora mismo creando una.