BLOGS

Descorazonado de alcachofa 20D: no tenemos remedio, ¿o sí?

25/12/2015 09:10 CET | Actualizado 24/12/2016 11:12 CET

2015-12-24-1450956001-2286581-DESCORAZONADODEALCACHOFA20D.JPG

No hay duda, el PP es el paradigma del vanguardismo y del artista total. Para ser exactos, sus votantes. Es decir, nuestros vecinos. Nadie sabe quién los vota, ni las encuestas más serias han dado con la respuesta ni la vieja el'visillo ha sido capaz de conocer a uno, por más empeño que haya puesto en ello; pero los millones de votos obtenidos salen de algún lado, y no lo dudemos, también de la escalera en la que vivimos.

Siempre he creído en el arte y en su infinita capacidad para subyugar al ser humano. Y si un mingitorio es arte y una lata con los excrementos de un artista lo es también, no lo es menos que el PP vuelva a ganar las elecciones. Se requiere mucho arte para ello. Ser un artista en el más amplio significado de la palabra, porque al final es todo un arte conseguir que el ciudadano, que mis vecinos, los tuyos y los míos, terminen por votar en contra de sus propios intereses. No ha sido suficiente con la corrupción, que por sí sola hubiera bastado para hundir un partido en tiempos de estabilidad. No ha sido suficiente con convertir en pobre a quien no lo era y deshacer la clase media. No ha sido suficiente con crear una sociedad desigual, donde el paro sigue siendo una epidemia, los derechos laborales se han perdido y los sueldos no garantizan una vida digna. No ha sido suficiente con desmantelar unos servicios públicos ejemplares ni con haber perdido los derechos civiles que una ley de Ciudadanía dice garantizar, para que mis vecinos dejaran de votarles.

La verdad es que tiene mucho mérito, y hay que reconocerlo: tenían razón; ese era el camino para todos aquellos que temen el más mínimo cambio, que han sido muchos. La prueba evidente de que recortar, al menos en educación, funciona.

Y por si el país no tenía ya suficiente con la indigestión del potaje post-electoral, Mou se queda sin equipo y el Madrid plantea ficharlo de nuevo...Ya te digo, nos estamos convirtiendo en el paradigma del vanguardismo. No somos nadie.

En fin, qué duro es que te rompan el corazón, en la política o en el amor; sobre todo en el amor. La receta que hoy te presento es excelente para los corazones desencantados: Descorazonado de alcachofa 20D. El bocado perfecto para sobrellevar las decepciones. Pequeños corazones de alcachofa que confirman la evidencia de que lo sublime y exquisito, como el perfume, puede contenerse en un frasquito muy pequeño. Una auténtica joya de la huerta que guarda en esa cámara secreta, en ese lugar clandestino, la dulce esencia de su profundo sabor. Y si además la acompañamos de jamón y mousse de foie, el resultado es insuperable; pues no sólo se convierte en el plato perfecto, sino que nos ayudará a evadirnos, siquiera en los instantes en que los disfrutamos, de esta realidad cansina que, como en el día de la Marmota, se resiste a abandonarnos y dejarnos en paz de una vez.

Que los disfrutes.

NECESITARÁS (para 4 personas)

  • 16 corazones de alcachofa.
  • 2 huevos.
  • Harina de maíz.
  • 100 g de jamón serrano bien picado.
  • Un poquito de mousse de pato.
  • Aceite de oliva virgen extra para freír.
  • Sal y pimienta.

ELABORACIÓN

  1. Saca del bote los corazones de alcachofa y pásalos por papel absorbente para que queden lo más secos posible. Con cuidado de no romperle el corazón, haz un huequecillo a cada uno y rellénalo con el jamón picado.
  2. Bate los huevos con la sal y la pimienta. Pasa por el mismo los corazones, cuidando que no se vacíen de su contenido, y después por la harina de maíz.
  3. Dóralos en freidora o sartén en aceite bien caliente y pásalos por papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  4. Guarda en el congelador el mousse de pato hasta que se congele.
  5. Emplatado: sirve los corazones calientes en fuente como tapa, primer plato o acompañamiento espolvoreados con el mousse de pato rallado.

Sencillísimo y tan aparente como delicioso.

NOTA

Yo he utilizado corazones de bote, así me evitaba el mal trago de tener que operar las alcachofas a corazón abierto. Pero si lo prefieres, las compras frescas, eliminas las hojas hasta alcanzar su corazón y los hierves en agua con sal durante 25 minutos aproximadamente (si al intentar quitar una hoja se desprende con facilidad, ya están.

Rellenas con el mismo mousse y jamón están deliciosas también. En cualquier caso, admiten multitud de rellenos; adáptalo a tu gusto.

MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

Para la elaboración: El ángel exterminador, Fran Laguna.

Para la degustación: Flor del mal, María Rodes.

VINO RECOMENDADO

La Gitana, Manzanilla. DO Manzanilla Sanlucar de Barrameda.

DÓNDE COMER

La verdad es que se trata de un bocado reparador especialmente dedicado a corazones desconsolados; así que en mesita de dos, perfectamente vestida, bien surtida de vino, y que sean las manos de tu pareja las que, a modo de cubierto, los lleven a tu boca...y a las penas, puñalás.

QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

No sufras, vendrá solo y sin avisar. Además de ligero, con lo que previsiblemente te espera, estos corazones no sólo no te engordarán sino que, por encima de todo, te reconfortarán...y mucho. A por ellos.